Welcome to Inkbunny...
Allowed ratings
To view member-only content, create an account. ( Hide )
Jains en caida (Jains in fall)
« older
Lobezno
Lobezno's Gallery (11)

MLP Fim Tiempos Oscuros Capitulo 2; Dia de Apples

Medium (920px wide max)
Wide - use max window width - scroll to see page ⇅
Fit all of image in window
set default image size: small | medium | wide
Keywords dragon 86673, oc 29628, unicorn 18809, mlp:fim 9623, dragoness 7682, earthpony 834, fanfic 749, daily 695, mistery 49, unicornio 6, pony de tierra 1
Capitulo 2: día de Apples

El Sol de un nuevo día se alzaba sobre la tranquila Ponyville, los primeros rayos de la mañana alumbraban con una luz dorada la habitación de Magic y Pearl.

 – ¿hu?... – Pearl abría con dificultad sus ojos.
 La dragoncita blanca luchaba contra la somnolencia mientras lentamente se levantaba, bostezó perezosamente mientras estiraba sus extremidades.
 Lo primero que pudo ver con claridad fue a su compañero Unicornio mirando por la ventana.
 – buenos días Magic ¿que hora es? – preguntó mientras aun se frotaba los ojos.

 – Diría que son las seis en punto o menos – respondió Magic sin despegar su mirada del horizonte.
  – Lávate la cara, hoy será un día ocupado para los dos – dijo Magic mientras apuntaba a una charola con agua y una toalla a un costado.

La Dragoncita rápidamente se puso de pie sobre la cama, se acerco a la mesa de noche con la charola y empezó a pasarse el agua por su rostro.
  – Apropósito Magic – decía la Dragoncita mientras se mojaba la cara.

 – ¿qué pasa? – Pregunto el unicornio.

 - ¿Por qué escogiste quedarte aquí? – pregunto Pearl muy curiosa.

  – ¿de verdad quieres saber? – cuestiono Magic.

  - Sipy – respondió Pearl ahora secándose.

 – Pues… quería una escusa para ver el culo de AppleJack todos los días – dijo el unicornio de forma jocosa mientras miraba de reojo a su compañera.

 – ¡Magic! ¡Eres un cochino! – replico la dragoncita con severidad, podía verse un intenso rubor coloreando su carita blanca.

 – ¡jajajajaja! No me canso de ver esas reacciones tuyas – dijo Magic de forma burlona.
  – La verdad es que hay tres razones importantes para alojarnos aquí – dijo Magic esta vez con más seriedad.
 – la primera es el dinero. La mayoría de hoteles en los que querías que nos registráramos eran muy caros, incluso si hubiésemos encontrado uno barato solo podríamos estar ahí por un tiempo finito. Nuestro dinero tarde o temprano se acabaría, eso sin mencionar también la comida – expuso El unicornio.

  – Bueno, ahora que lo dices creo que no considere eso – dijo Pearl frotándose la cabeza.

  – Estando aquí a cambio de trabajo podemos quedarnos sin tener que gastar un solo bit y también tenemos libre acceso a una buena fuente de alimentos – dijo Magic.
  – la segunda razón es la ubicación. Esta granja esta sobre una gran colina, desde lo alto de la casa o cualquiera de los graneros se puede tener una vista bastante completa de la zona y con un buen telescopio se puede observar que pasa en toda Ponyville – argumento el Unicornio.

  – dicho de esa forma pareces algún tipo de fetichista – dijo Pearl de forma cínica.

El unicornio ignoró el comentario y solo tomo aire.
 – la tercera y más importante razón, es la conveniencia. Como AppleJack es uno de nuestros objetivos, vivir con ella permitirá vigilarla de forma más efectiva – finalizo el unicornio crema.

  – Pero en ese caso solo podremos vigilar bien a AppleJack, pero a las otras cinco por otro lado no – alego Pearl.

  – Tú sabes bien que tenemos las habilidades necesarias para esto, no te hagas la desentendida – replico Magic guiñando un ojo.
 – en fin, Pearl ya sabes que hacer – finalizo el unicornio mirando de reojo a su compañera.

Pearl saco una tiza y en un punto de la habitación se puso a trazar una imagen. Era como un círculo que encerraba una Luna creciente y un sol, sobre el círculo se dibujaron algunos caracteres extraños y alrededor de este círculo se dibujaron flechas apuntando cada una a uno de los puntos cardinales.

  – Bien, comencemos – dijo la dragoncita.
 La dragoncita se puso frente al círculo y a escasos centímetros de este, Pearl tomó aire profundamente. Acto seguido la dragoncita Perlada exhala una fuerte ráfaga flamígera color zafiro la cual es atrapada por los trazos en el suelo y los recorre de un lado a otro. El fuego empezó a incrementar su volumen hasta parecer una gran hoguera semi ovalada, sin embargo ni al unicornio ni a la bebé dragón parecía preocuparles…
Tras unos segundos la hoguera de color azul se extinguió revelando lo que parecía ser un enorme bulto de cosas cubiertas por una sabana polvorienta de color verde mohoso.

  – Empecemos rápido. Seguro los Apple ya están despiertos – dijo el unicornio mientras se iba acercando.

Magic uso su magia para remover la manta verdosa y tras dicha cubierta se escondían un montón de cajas y paquetes unidos los unos a los otros por sogas.
 Rápidamente el Unicornio y la bebé Dragón se disponen a desmontar esa montaña de paquetes y a sacar su contenido.



Sur de Equestria, Applelosa.

En una taberna del pueblo había un grupo de ponis reunidos en una mesa jugando al póker, la música de un órgano inundaba el ambiente con notas alegres y divertidas, Pero los jugadores todos ponis de tierra ataviados con sombreros de vaquero estaban muy concentrados en su partida.
 El humo que escapaba de cigarros precarios o de abanos empañaba un poco la vista y sofocaba el aire, sobre la mesa se alcanzaba a ver algunas cartas y barios Bits desparramados. Cada jugador estaba escondiendo su cara tras un abanico de cartas mostrando solo sus ojos para hacer contacto visual.

Había un silencio sepulcral entre los jugadores, las notas del piano eran lo único que rompía el silencio.

Todos los ponis pusieron sus cartas sobre la mesa y entonces…

 – Ups… ¡gane de nuevo ♪! ◊ – dijo una vos seca y carrasposa.
 La vos venía de un poni de tierra de un color crema ligeramente castaño. Sus ojos eran de un color morado muy fuerte marcados por una mirada perversa. Su crin, era de color negro azabache, enmarañada y de aspecto grasienta tanto su melena como su cola. En su flanco se mostraba la Cutie mar de un mazo de cartas.
 El poni de tierra en cuestión, traía puesto un sombrero de vaquero negro con un chaleco que hacia juego y una pañoleta amarrada alrededor de su cuello, era de un color entre escarlata y marrón oscuro, recordaba mucho al color de la sangre seca. Como toque final había un cigarrillo artesanal colgando de su boca emanando una pequeña columna de humo que se unía a las demás.

 – Bueno caballeros ha sido muy divertido, pero me temo que es hora de juntar el botín y retirarme ◊ – dijo él Poni ganador mientras arrastraba hacia el todos los Bits.

Los perdedores tensaban los dientes mientras veían como todos sus bits se perdían en el vientre de un morral de cuero y el poni color crema se disponía a marcharse.
 Sin embargo uno de los jugadores puso atención a las cartas del vencedor y pasó su casco por ellas.
 – un momento ¡todas sus cartas están marcadas! – dijo el poni que revisó los naipes.

  – ¡es verdad! ¡Por eso ganó tantas veces! – exclamó otro.

El poni ganador se detuvo unos segundos y luego dio media vuelta hacia los otros.
  – ¡ho! Vaya, no sé cómo pudo llegar a pasar eso con las cartas.◊ – dijo el Poni vaquero con los ojos cerrados y una sonrisa burlesca.

 – ¡no! ¡Te burles de nosotros! – exclamó uno de los estafados.

 – ¡sabemos que marcaste las cartas para ganar! Te enseñaremos como se le trata a los tramposos en Applelosa – dijo otro.

Todos se habían puesto ya de pie para darle una paliza al Poni crema, Sin embargo este solo esbozo una extraña sonrisa.



La alegre música del órgano seguía tocando pese a la disonancia que se había hecho presente. Botellas de sidra y copas se rompían volando contra paredes y suelo, maderas se astillaban, gritos e insultos para el forastero a los que posteriormente le siguieron gritos de terror y el leve sonido de una cuchilla cercenando carne limpiamente… después de eso la disonancia terminó dejando solo las alegres notas del órgano, pero incluso esa música se iba apagando lentamente, sin dejar nada más que el silencio.

Cuando solo hubo silencio el único en salir del bar era el poni tramposo, inhaló fuertemente para respirar el fresco aire de la mañana mientras el manto nocturno lentamente era remplazado por el manto de una mañana rojiza. Después de eso saco otro cigarrillo y lo encendió con un fosforo disponiéndose a gozar de su vicio.

Pero el sonido de unos cascos galopando a alta velocidad llamaron su atención era un poni cartero.
  – ¿disculpe? – dijo el poni cartero para llamar la atención.
   – tengo una carta con esta dirección dirigida a un tal, Black Jack Striker ¿está en casa? – preguntó el cartero.

 – Lo tienes delante – respondió el Poni vaquero.

 – ¡ah! Bueno en ese caso aquí tiene nos vemos – dijo el Poni cartero antes de irse galopando tan rápido como llegó.

Striker abre el sobre y en su interior había solo una extraña tarjeta o carta con un dibujo, en dicha ilustración se veía a una serpiente enroscada alrededor de una rama, en cuya punta pendía una manzana solitaria, el titulo de la imagen decía: “La serpiente”.
 Striker sonrió como si fuera un mal chiste y sin decir una palabra se puso en marcha hacia el horizonte.

Horas después cuando el sol ya iluminaba las calles polvorientas los Ponis de Applelosa se levantaban para empezar un nuevo día.
 Por las calles caminaba un joven semental de color amarillo ámbar, su crin era de color naranja ámbar y ojos verdes y su Cutie Mark era una manzana roja. Traía puesto un sombrero de vaquero color marrón claro y un chaleco que hacia juego.

Este joven poni caminaba por las calles de su pueblo, con una sonrisa confiada y una actitud jovial. Saludaba a sus vecinos y amigos levantando levemente su sombrero con un casco, podría decirse que solo estaba viviendo esa mañana como las de cualquier otra en Applelosa, tranquila, brillante y alegre.

En su camino el semental ámbar se detuvo en el bar, pensaba en saludar a unos amigos y quizás tomar un trago.  
  – ¡buenos días ha…! – fue lo primero que dijo Braeburm cuando se abrió paso a la cantina, pero su saludo había quedado incompleto.
Pasaron tres minutos de absoluto silencio, hasta que un grito de horror rompió la calma.
 El joven corcel salió desesperado de aquel local, casi desplomándose sobre los postes del techo exterior para no caerse. Solo podía quedarse aferrado a la madera todo tembloroso mientras respiraba agitado, con la cara excesivamente pálida y una mirada errática en sus ojos como si hubiera visto a Nightmare Moon en persona.

Otro poni terrestre se dio cuenta con solo verlo que el poni ámbar no estaba nada bien.

  – Braeburm ¿estás bien? Te ves como si hubieras visto un fantasma – indago el otro poni.

  – Ta… ¡da!... – Braeburm intentaba decir algo, pero las palabras no le salían.

  – ¿he? ¿Qué estas tratando de decir Braeburm? No te entiendo – respondió extrañado el poni vaquero.

  – ¡lla! ¡Llama al comisario Silver Star! ¡Ahora! – dijo el Poni ámbar gritando con todas sus fuerzas.
 Tras lanzar ese grito, el poni terrestre rápidamente se tapo la boca como si tratara de contener algo, era su desayuno el cual inevitablemente botó.



Centro de Equestria, Ponyville.

En Sweet Apple Acres.
 AppleJack se encuentra en la cocina preparando el desayuno de todos. AppleJack y Big Mac solían turnarse para cocinar, aun que muchas veces la abuela Smith insistía para cocinar ella misma.

 Applebloom entro en la cocina bostezando, se frotaba uno de sus ojitos con un casco y dijo.
  – buenos días hermana ¿Qué hay de desayunar hoy? – pregunto la potrilla amarilla mientras se frota un ojo.

 – Wafles con jalea de manzana, manzanita  - respondió AppleJack.

 – ¡¡ah!! ¡Qué bien! –respondió Applebloom con una sonrisa.

 – ahora manzanita ve a levantar a los demás ¿quieres? – dijo AppleJack.

En eso llego Big Mac atrás de su hermana pequeña.
  – Buenos días – dijo Big Mac.

 – Buenos días ¡hermano mayor! – saludó AppleJack.

 – ¡Eyuup! – respondió el Poni rojo.

Pearl se abrió paso desde detrás de Big Mac, estaba bostezando y refregándose los ojos.
  – Ya voy, ya voy, enseguida preparo el desayuno – dijo la dragoncita aun somnolienta.

  – gracias por ofrecerte Pearl, pero ya lo estoy haciendo yo, además eres una invitada – respondió AppleJack mientras retornaba su atención a la comida.

  – Eyuup – reafirmo Big Mac.

En eso Magic también llega dando un gran bostezo.
  – a no ser que mi olfato me engañe, esos son wafles, con jalea de manzanas ¿no? – Pregunto Magic animosamente.

  - Sip, hecha a casco recién esta mañana, la mejor de Equestria – respondió AppleJack.

  – Te tomare la palabra AppleJack – dijo Magic pasando a sentarse.

Pearl infla sus cachetes, como si algo le disgustara.
  – Seguro que ni es tan buena – dijo cruzándose de brazos dándoles la espalda.

  – ¡Pearl! ¿Qué te he dicho sobre ser grosera en casa de un anfitrión? – regaño el unicornio.

La dragoncita suspira y resignada se sienta en la mesa para desayunar.

  – Discúlpala AppleJack, Pearl es algo “celosa” – se excuso Magic hablando con un cierto tono de cariño.

  – ¡No estoy celosa! – respondió Pearl reprochándole al unicornio.

  – Descuida no me ofendió además, algo me dice que después de probar nuestra mermelada ella cambiara por completo su opinión – alego AppleJack giñando un ojo mientras le servía su porción del desayuno.
  – ¡corrales! – Exclamo AppleJack notando algo.

  – ¿qué pasa hermana? – Pregunto Applebloom.

  – La abuela Smith aun no llega, hoy si que le pego duro el sueño – dijo AppleJack con extrañeza.

  - ¿Alguien me hablaba? – dijo la abuela Smith quien ingresaba a la cocina a paso lento.
  – Ya estoy aquí, disculpen la demora – se excuso la poni anciana con una sonrisa.

Todos se sentaron a comer, incluso Pearl a regaña dientes, sin embargo la mermelada de manzanas de la familia Apple, consiguió domar a la adorable bestia perlada.



Después del desayuno la jornada de trabajo comenzaría, Pearl debía alistarse para ir a la escuela de la amistad, mientras que Magic se uniría a AppleJack, Big Mac y Applebloom en su jornada matutina.
 La Dragoncita cargaba una bolsa que contenía unos cuadernos y unas cuantas plumas.

  – Sigue sin gustarme este plan, me voy a morir de aburrimiento en esa escuela – reprocho la Dragoncita.

  – En primer lugar Pearl, tu jamás has ido a la escuela antes ¿Cómo sabes que será aburrido? – argumento el unicornio crema.

  - ¡Porque se supone que son aburridas! o ¿no? – reclama la Dragoncita Perlada.

  – Estás generalizando mucho Pearl, vamos solo dale una oportunidad, además ¿se te ha olvidado mi promesa? – pregunto Magic al final esbozando una tierna sonrisa.

  - ¡Así! La promesa, que tonta soy, tonta ¡tonta! ¡Tonta! – se reprochaba la bebe Dragón.
  – Bueno, lo hare por el bien de la misión – alego la Dragoncita cruzándose de brazos e inflando el pecho con orgullo.

Magic solo giro los ojos en respuesta…

Pearl salió presurosa de Sweet Apple Acres, rumbo a la escuela de la amistad. El unicornio la observaba irse desde el umbral de la granja hasta que quedo fuera de vista.

  – Bien Magic ¿listo para la jornada? Esas manzanas no se cosecharán solas – dijo AppleJack a espaldas del unicornio.

  – Claro que si – respondió Magic giñando un ojo.

AppleJack lo llevó hasta los manzanos y amanera de demostración pateo un árbol para que unos cuantos frutos cayeran de su copa.

  – No es tan fácil como parece compañero. Necesitas fuerza y ser capaz de medirla – dijo AppleJack.

Magic se ubico frente a un árbol que estaba junto al de la poni de ojos verdes. Se dio media vuelta y apoyándose en sus patas delanteras, elevo las traseras para dar una patada…
 El tronco tembló levemente y las manzanas cayeron en abundancia una tras otra.

AppleJack suelta un silbido tras ver eso.
  – vaya, esa sí que es suerte de principiante – dijo la poni color arena.

El unicornio crema simplemente respondió con una mirada de lado y una sonrisa desafiante. Aj de inmediato capto el reto.

  – ¡¿eh?! ¿Es un desafío? ¿En mi propia granja? – exclamo AppleJack arqueando una ceja.
  – Te enseñare que hacemos con los fanfarrones en Sweet Apple Acres – finalizo la poni de tierra sonriendo.

Dicho esto, AppleJack y Magic entraron en una competencia por ver quién tiraba más manzanas. Por su orgullo AppleJack no iba a perder en esto contra un “novato”, eso era lo que pensaba la poni de tierra mientras competía con una sonrisa en el rostro.
 Poco tiempo después Big Mac  y Applebloom llegaron para cosechar también y lo primero que vieron fue a su hermana compitiendo con el nuevo ayudante. Pero en vez de interrumpirlos los dejaron seguir mientras ellos se limitaban a recolectar todo lo que tiraban.
 Así pasaron las primeras horas de la mañana. Magic y AJ habían derribado cada manzana en ese campo sin darse cuenta pasaron al siguiente y al siguiente de ese. Al terminar la mitad de los campos Apple habían sido cosechados y ellos dos estaban sudados y cansados.

  – Rayos… e… ¡eres más duro de lo que!… ¡me imagine! – dijo AppleJack respirando agitada.

  – Vi… viniendo de ti, lo tomare como un cumplido  - dijo Magic empapado en su propio sudor.

  – ¡Eso estuvo increíble! – exclamo Applebloom.

  - ¿Applebloom? – pregunto sorprendida la poni vaquera.
  - ¿hace cuanto llegaste? – pregunto al final a su hermana menor.

  – Big Mac y yo estamos desde hace horas, recogimos cada una de las manzanas que cosecharon – respondió Applebloom.

 – ¡Eyuup! – dijo Big Mac quien venia caminando detrás de su hermanita.

La poni vaquera se quito el sombrero y tras limpiar el sudor de su frente lanza un fuerte suspiro.  
– ¡Bien! supongo que con esto llenamos nuestra cuota de la mañana compañero – dijo AppleJack.
  La poni terrestre estira los músculos y deja escapar un fuerte suspiro.
 – Me daré una ducha – dijo AJ retirándose del campo.



Mientras tanto en la escuela de la Amistad.

En el Aula de Rarity, Pearl se encontraba junto a otros estudiantes recibiendo su primera lección de amistad o mejor dicho, Rarity Impartía su clase y Pearl solo miraba con cara de mal genio al frente mientras apoyaba los codos contra su pupitre.
 La Dragoncita dejo escapar un fuerte suspiro.
  – Esto es tan aburrido… – dijo Pearl.

De inmediato todos en el salón se voltearon a ver a Pearl, pasmados por lo que oyeron.

  – ¿que esta pasando? – se escucho preguntar a Rarity tras todos los alumnos.
 La unicornio se abre paso entre los estudiantes para estar a la vista de la Dragoncita perlada.
  – ¿Pearl? ¿Pasa algo querida? – pregunto Rarity con ternura.

  – ¡ah! No, no todo está bien, solo dije que “que esto es ¡Tan Chido!” ¡Sí! Eso dije. Esta clase están chida – se excuso Pearl con una sonrisa nerviosa.

  – ¡ho! Eres un encanto. Me alegra que considéres mis clases tan buenas – dijo Rarity de forma comprensiva.
  - pero por favor trata de contener tu emoción, de lo contrario temo que tus compañeros podrían distraerse ¿sí? – finalizo Rarity de forma elegante.

  – Claro señorita Rarity, por supuesto que así lo haré – respondió Pearl forzando una sonrisa en su semblante.

  – Así me gusta – dijo Rarity serrando los ojos con una sonrisa.

Pero para los alumnos era evidente la verdadera Actitud de Pearl, sobre todo para algunos en especial.
 El timbre de receso sonó y la clase llego a su fin, todos los presentes abandonaban el aula preparándose para la siguiente clase.

 Pearl al salir del salón respiro profundo para relajarse.
  – al fin…. – dijo La Dragoncita blanca con desgano.
  – Esa clase fue un fastidio, como si me importara saber cómo confeccionar un vestido – dijo Pearl.

  – Seee… las clases de Rarity pueden parecer muy aburridas, pero si les das la oportunidad pueden volverse interesantes – dijo una Dragón adolecente que se acercó volando.
  – Y a todo esto ¿Quién eres? Nadie me dijo que vendría un nuevo alumno dragón aquí – finalizo la dragón naranja.

  – ha… ¿sí?... pues, no me gusta mucho llamar la atención. Jejeje – dijo Pearl con cierto nerviosismo.
  – mi nombre es Pearl, mucho gusto – se presentó la Dragoncita perlada.

  – Mucho gusto entonces, yo soy Smolder – se presentó la Dragón naranja.

  – digo lo mismo Pearl, bienvenida a la escuela de la Amistad – dijo un grifo de color azul marino con una mancha color amarillo palito que iba desde debajo de su pico hasta su vientre.
  – Yo soy Gallus – dijo el grifo apuntándose a sí mismo con una garra.

  – Yona decirr lo mismo de nueva amiga, gusto en conocerrte – dijo una joven Yak de color marrón, con una especie de tela color verde marino sobre su ancho lomo.

  – Pues… m-mucho gusto je je – dijo Pearl rascándose la cabeza, se veía un rubor leve pero notable en sus mejillas blancas como el marfil.

  – ¡Mucho! ¡Gusto! ¡Mucho! ¡Gusto! Siempre es bueno conocer nuevos amigos  - la saludo una joven Hipogrifo de color rosa suave y una melena de color azul marino a dos tonos.
  – ¡ha! apropósito mi nombre es SilverStream – se presentó la Hipogrifo.

  – ¡hey! Chicos calma, creo que le estamos serrando el espacio – dijo un poni de tierra.
 El poni terrestre era color verde marino, con una melena verde medio azulada a dos tonos y una Cutie Mark en forma de tres tortugas.
  – A todo esto mi nombre es Sandbar – se presento el joven poni terrestre.

  – hola, yo soy Ocellus – dijo una pequeña Changeling.
La Cambiante era de color azul claro, con un caparazón rojo brillante sobre su espalda y una membrana traslucida de color rosa similar a las alas de una mariposa que hacían el papel de lo que deberían ser su melena y cola, sus ojos eran de un color azul un poco más oscuro que el de su cuerpo.

  –  Mucho gusto a todos – dijo Pearl tratando de no ponerse nerviosa.

  – A todo esto. Se nota que no eres de las Tierras Dragonicas ¿de dónde eres?  - pregunto Smolder con curiosidad.

  – Pues yo provengo de Miltia – respondió Pearl como si nada.

  – ¿Miltia? ¿Y donde es eso? – se pregunto Gallus rascándose la cabeza.

  – creo que leí algo sobre eso – respondió Ocellus.
  – se encuentra más allá de las montañas del norte, incluso más allá de Yakyakistan. Es una nación de la que se sabe muy poco, pero se la considera una de las mayores potencias militares del mundo, tanto así que incluso han vendido sus servicios en múltiples guerras – alego Ocellus.

  – ¡woo! ¿Eso es cierto Ocellus? – pregunto Sandbar intrigado.

  – bueno, lo ley en un libro aun que casi no había información – respondió la Changeling.

  – ¡ah! Yona a escuchar historias de los otros Yaks acerca de ahí. Haber enormes muros que no dejar ver mucho lo que hay del otro lado, a veces ver ponis que vuelan o incluso grifos asomarse por esas murallas. Muchos decir que ahí haber muchas maquinas extrañas y magia muy rara.
 Yaks más viejos desconfiar de ese sitio, considerar que esta maldito – agrego Yona.

  – pues, si… supongo que algo de eso es verdad, excepto por lo de “estar maldito” – dijo Pearl cruzando sus brazos.

  – ¡ahh! pero eso te hace muy, muy interesante, nadie sabe nada de tu país, pero tu estas aquí ahora eso significa que podemos conocer cosas de el ahora ¿no?  - alego SilverStream mientras abrasaba a la dragoncita.



De regreso en la granja Apple.

AppleJack salía del baño con una toalla color verde manzana envuelta alrededor de su melena.
  – ¡bien! Nada como ducharse después del trabajo – dijo la Yegua de campo desperezándose.

  – AppleJack ¿ya te bañaste? – dijo súbitamente la abuela Smith.
 La poni anciana subía lentamente las escaleras, sus viejas caderas ya no le permitían hacerlo rápidamente.

  – Sip, ya estoy lista abuela – respondió la poni color arena.
  – ¿y Magic? Me imagino que estará descansando ahora - pregunto AppleJack.

  – De hecho no, aun sigue trabajando ahora mismo está echándole una mano a Big Macintosh con la reconstrucción de ese viejo granero en el campo sur – respondió la abuela Smith muy satisfecha.

  – ¿en serio? – pregunto AJ con asombro.

  – Sí, creo que ya se gano a Applebloom y a Big Mac – añadió la Yegua mayor.

  – sip, ya lo he notado – respondió AppleJack.

Mientras tanto en el granero del campo sur.
Magic y Big Mac se encontraban en el tejado del granero colocando tejas nuevas, el unicornio blanco usaba su magia para colocar los clavos en el lugar correcto y el poni rojo se encargaba de martillar.

  – Entonces ¿muchos graneros se quedan descuidados después de un tiempo? – pregunto Magic.

  – ¡Eyuup! – respondió Big Mac.

  – Y cuando los necesitan solo los reparan ¿y ya? – pregunto Magic otra vez.

  – ¡Eyuup! – respondió Big Mac.

  – Supongo que este lugar es demasiado grande para ocuparse de todos los graneros a la vez – agrego Magic.

  – ¡Eyuup! – responde Big Macintosh.

 Big Mac termina de martillar el último clavo y entonces Magic respira hondo mientras se despereza.

  – ¡Bien! Creo que con esto acabamos por esta mañana – dijo Magic.

  – ¡Eyuup! – respondió Big Mac.

  – El almuerzo ya está servido ¡vengan a comer! – exclamo Applebloom desde abajo.

  – ¡Qué bien! ya estaba hambriento, estaba a punto de comerme este granero – alego Magic mientras descendía de un brinco.

  – ¡Eyuup! – dijo Big Mac descendiendo mas sensatamente por las escaleras.

Minutos después en el comedor.
 Toda la familia Apple más Magic estaba reunida poniendo la mesa y preparándose para comer.

  – que extraño, juraría que AppleJack daba clases en la escuela de la amistad durante la tarde – se pregunto Magic extrañado.

  – ¡ah! Si, la verdad Magic es que solo doy clases tres veces a la semana, de lo contrario mi horario sería imposible – respondió AJ sin darle importancia.

  – Ya veo, gracias por aclararlo – dijo Magic.

Con la mesa ya hecha y la comida servida, los cinco ponis se dispusieron a comer…

  – ¡Abuela! esto esta delicioso como siempre – exclamo Applebloom.

  – Como siempre Applebloom, solo lo mejor para mis nietos – dijo la abuela Smith.
  – Y para nuestro invitado también claro – Finalizo la yegua anciana.

Magic se llevo al hocico una rebanada de Pie de manzana, le da un mordisco y lo saborea despacio.
  – Mmm…. – el unicornio se regocijo con el sabor de la tarta.
  – Como pensé, tiene el toque de una madre – mencionó Magic.

  – ¡Ha! Magic, no me digas eso no ganaras puntos con cumplidos ¿sabes? – respondió la Abuela Smith giñando un ojo.

La expresión del Unicornio bajo súbitamente al oír eso.
  – No lo había dicho con esa intención Sra. Smith – respondió Magic algo incomodo.

  – A todo esto Magic, AppleJack saldrá hoy a vender manzanas a la plaza del pueblo ¿querrías acompañarla? – le pregunto la Abuela Smith.

  – Me parece bien – respondió Magic.

  – Despreocúpate Magic, es fácil – dijo Applebloom asomándose al unicornio.
  – Solo tienes que gritar con fuerza que estás vendiendo manzanas y esperar a que alguien quiera comprarlas  - finalizo la potrilla amarilla.

  – Sí, me lo puedo imaginar – respondió Magic con una sonrisa.

Minutos después en la plaza de Ponyville.
 AppleJack se encontraba junto a un carro ambulante que estaba a rebosar de manzanas, traía puesto un delantal blanco y con ella estaba Magic quien estaba por ponerse el mismo delantal.

  – Tendré que quitarme mi chaqueta – dijo Magic a la poni color arena.

  – adelante Magic, que no te apene – dijo AppleJack.

El unicornio crema procedió a quitarse la chaqueta negra dándole la espalda a la poni campirana. Aun así AppleJack pudo ver con claridad que había muchas cicatrices que se extendían por el lomo y el torso del semental, como las pocas que se le veían en sus patas delanteras y traseras.
 El solo hecho de ver tantas heridas adornando el cuerpo del unicornio, sorprendió a AppleJack al tiempo que le despertó muchas preguntas.
 El unicornio cubrió su cuerpo con el delantal y tras guardar bien su otra ropa estaba listo.

  – Ya estoy listo AppleJack – respondió Magic tras darse la vuelta.

La poni vaquera tardó en responder, se había quedado muy pensativa.
   – ¡ah! ¿Qué? ¡Digo! Sí, claro Magic, te ves bien  - respondió AppleJack.
 La poni de tierra esbozó una sonrisa nerviosa y un ligero rubor se había coloreado en su cara.



 – ¡Manzanas! ¡Manzanas frescas! ¡Lleven sus manzanas! – gritaba la poni de campo con un casco junto a su boca.

AppleJack repitió su exclamación barías veces, pero la gran mayoría de los ponis, ya habían comprado manzanas de otros puestos o solo no estaban interesados.

  – ¿es este un mal día para la venta? – pregunto Magic mirando a la poni campirana.

  – no, de hecho siempre tarda en arrancar – respondió AppleJack.

  – ¿puede darme cinco manzanas? por favor – dijo un poni de tierra mientras se acercaba a la poni Vaquera.

 – Enseguida señor – respondió AppleJack al instante.
 En cosa de unos segundos la poni campirana le trajo al cliente las cinco manzanas en una bolsa.
  – cinco manzanas señor como quería – dijo AppleJack.

  – Muchas gracias – respondió el cliente sacando cinco bits de una pequeña bolsita de tela.
 El cliente toma su compra y se retira tranquilamente.

  – ¡Sip! Nada como una venta bien hecha – dijo AppleJack con orgullo para sí.

El unicornio crema por su lado se queda viendo a la poni color arena con los ojos entre cerrados. Luego su atención se dirige hacia las manzanas y con su magia toma algunas.

  – ¡he! Disculpa, discúlpame ¿puedo hablar contigo? – pregunto Magic aun poni terrestre que pasaba.

El poni en cuestión, era un poco más flaco que el poni promedio, su cara era un poco alargada, su cuerpo era de color crema y crin marrón opaco, sus ojos eran azules y estaban detrás de un par de anteojos de culo de botella, en su cara había una tenue barba sobre su labio superior y acné en barias partes de su cara. En su gaznate traía un cuello de tela blanco con un moño verde cuadriculado.

  - ¿sí? ¿Qué es lo que quieres? – pregunto el poni algo molesto por la interrupción.

El unicornio se le acercó al poni terrestre, mostrando una sonrisa confiada y una mirada amable.
  – dígame de casualidad ¿no estaría interesado en comprar unas manzanas? – pregunto Magic de forma amable.

  – de hecho no, verá usted siempre he sido más de las zanahorias que las manzanas – respondió el poni de tierra al tiempo que limpiaba sus lentes con una gamuza.

  – Perfectamente comprensible señor, pero creo que debería darle una oportunidad, sobre todo a estas manzanas – replico Magic.

  – y ¿por qué me podría decir? – pregunto el poni de tierra arqueando una ceja.

Magic esboza una tenue sonrisa.
  – estas manzanas, son nada más y nada menos que las manzanas de la granja Apple ¿ha escuchado de ellos no? – alego Magic sin cambiar su actitud.

  – Todos en Ponyville conocen a los Apple – respondió extrañado el poni terrestre.

El poni con anteojos estaba a punto de marcharse cuando Magic nuevamente se le adelanta irrumpiendo su camino.

  – Entonces deberías conocer también su reputación como cultivadores de manzanas – dijo Magic poniendo una manzana delante del transeúnte.
  – Los Apple trabajan de sol a sol cuidando de sus árboles como si fueran parte de la familia, poniendo sumo cuidado a las estaciones, a las inclemencias del tiempo, exigiendo siempre un estándar de calidad en sus manzanas, por eso son las mejores de Ponyville – alego Magic en un discurso.
  – Algo que ha sido cultivado con tanto amor y dedicación definitivamente merece que se le dé una oportunidad ¿no crees? – alego Magic acercándole una vez más la manzana.

  – ¡He! Bueno, ya que me lo pones de ese modo, podría… ser un desperdicio privarme de una o dos – alego el poni de anteojos con algo de timidez.



AppleJack acababa de vender tres manzanas, se dirigía al cofre de las ganancias con tres bits de oro en la boca, al dejarlas caer otras veinte monedas por parte de Magic cayeron en el cofre.

  – ¡Wow! Veinte bits de oro ¿de una sentada? – dijo AppleJack impresionada.

  – Encontré una buena venta – respondió Magic giñando un ojo.

  – Parece que tienes suerte en esto – dijo AppleJack contenta.

  - Quizás – dijo Magic encogiéndose de hombros.

La venta continúa, Aj seguía anunciando sus manzanas como siempre lo hacía consiguiendo uno que otro cliente.

Magic por su lado volvió a tomar con su magia un puñado de manzanas y miro con atención buscando otro posible comprador. En eso se fija en una unicornio que estaba detenida en un puesto de tomates.

La unicornio tras hacer sus compras se retira del puesto cuando es interceptada por Magic.

  – Disculpe ¿será que puedo hablarle un momento? – Pregunto Magic nuevamente mostrando una sonrisa confiada seguida de una actitud jovial.

  – ¿He? Si claro… ¿Qué es lo que quieres? – respondió la poni algo confusa.
 Era una unicornio de color turquesa grisáceo, su melena era de color turquesa con una franja blanca y sus ojos eran naranjas. En su flanco se aprecia una Cutie Mark en forma de una lira dorada.

  – ¿estarías interesada en comprar algunas manzanas? – pregunto Magic mostrándole una.

  – mm… no lo sé, Bombón me conto que tuvo una mala experiencia una ves con una vendedora de manzanas – respondió Lira llevándose un casco al mentón.

  – Lamento escuchar eso, pero te aseguro que no es ese el caso aquí – respondió Magic.

La unicornio turquesa aun estaba bastante dudosa.

  – Hagamos esto – interrumpió Magic.
  – ¿cual es su nombre? señorita – pregunto el Unicornio crema.

  – Lyra Heartstring – se presento la unicornio.

  – de acuerdo señorita Heartstring, mi nombre es Magic Sword – dijo el unicornio.
  – solo por ser tu hare una oferta especial, medio bit media manzana ¿Qué tal eso? – dijo Magic sonriendo.

  – ¿Media manzana? ¡Wow! Eso es casi una manzana – respondió Lyra emocionada.
  – y si pago todo un Bit entonces tendría una manzana completa ¡es una ganga! – finalizó la unicornio.



Una vez más, AppleJack llevaba hacia el arca unos tres bits de oro, a los que le siguieron en esta ocasión cuarenta monedas más.

AppleJack se sorprendió una vez más.
  – ¡que me tiren de las riendas! ¿Cómo hiciste eso Magic? Jamás vi tantos bits de una sola venta – preguntó AppleJack sorprendida.

  – Supongo que soy bueno para esto – respondió Magic sonriendo con los ojos cerrados.

 El unicornio crema una vez más volvió a tomar con magia un puñado de manzanas y le dio la espalda a AppleJack.
 La poni granjera arqueo la ceja mientras lo veía irse…

Una vez más, el unicornio volvió a fijarse entre los ponis transeúntes buscando una posible presa y entonces se fija en alguien.

  – ¡Ho! disculpa – dijo Magic de manera elegante.
 El unicornio uso su Magia para acercar la manzana al rostro de una poni de tierra.
  – parece que estas manzanas se han enamorado de ti y si no las compras se pondrán tristes – halago Magic a la poni.

La poni en cuestión, era una poni de tierra de color blanco, ojos verdes y una Crin de color rosa a dos tonos.

 La poni ahogó unas risitas ante los halagos.
  – ji ji ji, gracias, muchas gracias – respondió la poni.

  – me alegra que se lo tome tan bien, entonces dígame ¿haría usted feliz a algunas de estas manzanas? – pregunto Magic.

La poni de tierra se puso a pensar la oferta.
  – bueno, no había pensado en comprar manzanas hoy. Por otro lado tampoco me haría daño… - alego la poni blanca.
  – ¡Comprare veinte! – alego alegremente la poni de melena rosa.

  – Como guste señorita – dijo Magic.

El unicornio entrego las manzanas y a cambio recibió los Bits. Se dirigía a depositar las ganancias en el arca, pero al voltearse encontró la inquisitiva y molesta mirada de AppleJack.

  – ¡Ah! ¡AppleJack! ¿Cómo te fue? Parece que acabo de tener otra venta exitosa – dijo Magic mientras esbozaba una sonrisa nerviosa.

  – Vaya, así que ¿este es el secreto de tus ventas? – reclamo AJ avanzando hacia el unicornio.

Magic retrocedió ante los avances de AJ, pero sin mostrar miedo.
  – Bueno, tienes que admitir que es una forma de negociar – dijo Magic ya sin molestarse en ocultar lo que había hecho.

  – ¿Coqueteando? ¡¿Es así como negocias?! – reclamo AppleJack molesta.

Magic solo suspira profundamente y entonces mira a AJ a los ojos.
  – Ganarse a los clientes y su confianza es una prioridad para todo buen comerciante, no podría vender nada si no le inspirara confianza al comprador potencial – argumentó Magic con mucha calma a la poni vaquera.

  – Es por eso que mis ventas siempre se hacen con honestidad, le inspiro confianza a mis clientes tanto con la calidad de mi producto, como con el precio – respondió AJ.

  – ¿Estás segura de eso? – respondió Magic.

  – ¿he? – AJ alza una ceja viendo seriamente a su compañero de venta.

  – No niego que muchos clientes aprecian la sinceridad, pero al final del día solo tienes una lista pequeña de clientes habituales, sumado a clientes ocasionales que muchas veces prefieren cualquier otro vendedor – alego Magic.

  – ¡Sip! Tengo una base de clientes frecuentes que confían en mí y es cierto que no soy la única vendedora de manzanas en la plaza, pero bueno algo de sana competencia tampoco hace daño – respondió AppleJack con orgullo.

  – Está bien que tengas ideales y te aferres a ellos, pero muchas veces se debe tener una visión realista de las cosas.
 El Comercio se mueve por la oferta y la demanda, tener la atención de los consumidores es una prioridad. Muchas veces la demanda no está de tu lado como vendedor y cuando eso ocurre, lo mejor que puedes hacer es crear la demanda.
 Hablarle al cliente, ganarse su confianza, hacerle sentir cómodo sembrar la idea de que quizás necesita tu producto y hacer que lo compre – alego Magic.

  - ¡Eso! ¡Es lo mismo que mentir! – exclamo AJ molesta.

  – AppleJack. con el debido respeto, cada quien tiene sus propios principios y forma de hacer las cosas, yo no te impongo que hagas las cosas como yo, pero en cambio te pido que me dejes a mi operar a mi manera – respondió Magic con seriedad.

AppleJack no dijo más, la poni color arena soltó una exhalación de enojo y se quedo viendo al unicornio con disgusto.



Más tarde ese día, volviendo de su jornada de ventas ambos ponis caminaban hacia la granja Apple, la carreta estaba completamente bacía y entre los dos había silencio y tención…

  – ¡Magic! – se escucho a Pearl gritando con alegría.
 La pequeña dragón llego corriendo con entusiasmo, volviendo de la escuela.
  – Te extrañe – dijo Pearl aferrándose al cuello del semental.

  – vaya parece que te paso algo bueno en “esa aburrida escuela” ¿no Pearl? – alego Magic sonriendo.

  – pues, digamos que no fue lo que esperaba je je – Respondió Pearl con una risita.
  – cambiando de tema ¿tú no te habrás detenido a coquetearle a alguna chica verdad? – Pregunto Pearl levantándole una ceja.

 – Tsk – Aj simplemente acomodo su sombrero sobre sus ojos y le dio la espalda al unicornio.
 La poni de tierra se alejo en silencio.



Horas después en el cuarto de Magic y Pearl.

  – bien y que ¿tal tu primer día de clases? – Pregunto Magic a la dragoncita blanca.

 Pearl se cruzó de brazos y suspiró profundamente.
  – las clases son un incordio y dudo mucho que alguna de esas ponis tenga credenciales para ejercer enseñanza. El número exacto de estudiantes debe rondar entre los doscientos o menos, sin contarme a mí.
 Las instalaciones son enormes, no me queda claro si es simple márquetin o alguien tenía algún complejo a la hora de diseñarlo ¡solo digo! Tiene un total de cinco torres, dos balcones principales y cuatro accesos de entrada y salida, sin embargo solo hay dos puentes que conectan la escuela con el otro lado del lago ¡¿acaso es una broma?! – exclamo Pearl.
– en términos de armamento es inofensiva, no hay una sola defensa en el edificio en caso de una invasión.
 En otras palabras es un blanco fácil. -  narro Pearl con molestia y frialdad.

  - Entiendo ¡vaya cosa! – respondió Magic restándole importancia.
 El unicornio estaba dándole la espalda a la Dragoncita, revisando algunas cosas entre su equipaje.

  – ¡¿qué?¡ - exclamo Pearl con sorpresa.
  – Después de mi reporté tan “badass” ¿esa es tu única reacción? – reprocho molesta la dragoncita.

  – Sip, como de costumbre hiciste un buen trabajo recabando información, buen trabajo Pearl – felicito Magic con una sonrisa.

 – bueno, quizás haya una o dos cosas que sumar al reporte – dijo Pearl de forma burlona.

  – ¿deberás? Y ¿qué sería? – pregunto Magic con curiosidad.

  – Que estuviste toda la tarde coqueteando mientras disque vendías manzanas – reclamo Pearl con una cara muy molesta.

  – ¿así que nos observabas también a nosotros? ¿No? – pregunto Magic.

  – ¿creíste que te dejaría solo con la campesina? Te conozco bien mujeriego – reclamo Pearl con los brazos cruzados.

 – Jo jo, bueno entonces me declaro culpable – respondió Magic con sarcasmo.

  – ¿y ahora que Magic? – pregunto Pearl con un tono más serio.

  – Por ahora, nos acoplaremos a seguir la misión: las prioridades son las siguientes. Uno, vigilar a las portadoras de los elementos de la armonía tanto como se pueda. Dos, garantizar su seguridad. Tres, reportar cualquier actividad sospechosa entorno a ellas – respondió Magic.

  – a todo esto ¿Por qué la emperatriz está tan interesada en esa princesa y sus amigas? – pregunto Pearl extrañada.

 – lo que me imagino, es que los Elementos de la armonía y sus portadoras deben significar algo para Stella, de lo contrario no habría hecho tanto hincapié sobre ellas.
 El hecho de que también especifique que debemos reportar toda actividad sospechosa entorno a ellas, da entender que quizás una de estas está haciendo algo peligroso o por el contrario, que hay alguien o algo muy peligroso amenazándolas  - especulo Magic.

  – y por eso solo nos mandó a nosotros dos ¿para ser discretos no? – razonó Pearl.

  – Exactamente, los grandes grupos llaman más la atención – respondió Magic.
 El unicornio uso su telequinesis y saco lo que parecía ser una especie de daga o espada corta cubierta en un manto y la fue desenvolviendo con cuidado.
  – Me he ganado el descontento de AppleJack, pero a cambio he podido conocerla mejor – dijo Magic.

El manto que cubría el bulto cae al suelo, dejando ver una espada corta ligeramente curvada en forma de ese y resguardada dentro de su vaina. El mango era rectangular recubierto de unas tiras de tela azul marino, al final de este había un pomo dorado de forma cuadrada, la guarda era dorada y pequeña, tenía un aspecto similar al de una pequeña corona, de un lado tenia estampada la imagen de un sol y de la otra la imagen de una media luna con un circulo negro representando la parte oscura del astro.
 La vaina era de color azul, finamente pulida relucía como un espejo, en ambos extremos de la vaina y dos secciones del medio habían unos detalles de oro, con múltiples grabados que se asemejaban a serpientes puestas una sobre otra.

  – ¡¿vas a usar eso aquí?! – Exclamo Pearl.

  – La misión lo amerita – respondió Magic de forma directa.

Continuara…

Bueno, finalmente he podido terminar este capítulo, después de mucho tiempo de estarme atrasando en todos mis proyectos estoy logrando darle algo de orden a mi vida y darme tiempo para continuar con las cosas que me gustan. Me gustaría decir que a partir de aquí retomare el ritmo que solía tener antes, pero no puedo prometer eso, aun que si hare el esfuerzo.

Aquellos que sigan leyendo mis Fics muchas gracias.

Seguro que ahora tienen muchas preguntas respecto a Magic y Pearl, pero no daré Spoilers, así que aguanten nomas.

Como siempre les pido que dejen una Review  y me digan que les está pareciendo. Saludos.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
page
1
page
2
page
3
page
4
page
5
page
6
page
7
page
8
page
9
page
10
page
11
page
12
page
13
page
14
page
15
page
16
page
17
page
18
page
19
page
20
page
21
page
22
page
23
page
24
page
25
page
26
page
27
page
28
page
29
page
30
page
31
page
32
page
33
page
34
page
35
page
36
page
37
page
38
page
39
page
40
page
41
page
42
page
43
page
44
page
45
page
46
page
47
page
48
page
49
page
50
page
51
page
52
page
53
page
54
page
55
page
56
page
57
page
58
page
59
page
60
page
61
page
62
page
63
page
64
page
65
page
66
page
67
page
68
page
69
page
70
page
71
page
72
page
73
page
74
page
75
page
76
page
77
page
78
page
79
page
80
page
81
page
82
page
83
page
84
page
85
page
86
page
87
page
88
page
89
page
90
page
91
page
92
page
93
page
94
page
95
page
96
page
97
page
98
page
99
page
100
page
101
page
102
page
103
page
104
page
105
page
106
page
107
page
108
page
109
page
110
page
111
page
112
page
113
page
114
page
115
page
116
page
117
page
118
page
119
page
120
page
121
page
122
page
123
page
124
page
125
page
126
page
127
page
128
page
129
page
130
page
131
page
132
page
133
page
134
page
135
page
136
page
137
page
138
page
139
page
140
page
141
page
142
page
143
page
144
page
145
page
146
page
147
page
148
page
149
page
150
page
151
page
152
page
153
page
154
page
155
page
156
page
157
page
158
page
159
page
160
page
161
page
162
page
163
page
164
page
165
page
166
page
167
page
168
page
169
page
170
page
171
page
172
page
173
page
174
page
175
page
176
page
177
page
178
page
179
page
180
page
181
page
182
page
183
page
184
page
185
page
186
page
187
page
188
page
189
page
190
page
191
page
192
page
193
page
194
page
195
page
196
page
197
page
198
page
199
page
200
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
 
 
page
1
page
2
page
3
page
4
page
5
page
6
page
7
page
8
page
9
page
10
page
11
page
12
page
13
page
14
page
15
page
16
page
17
page
18
page
19
page
20
page
21
page
22
page
23
page
24
page
25
page
26
page
27
page
28
page
29
page
30
page
31
page
32
page
33
page
34
page
35
page
36
page
37
page
38
page
39
page
40
page
41
page
42
page
43
page
44
page
45
page
46
page
47
page
48
page
49
page
50
page
51
page
52
page
53
page
54
page
55
page
56
page
57
page
58
page
59
page
60
page
61
page
62
page
63
page
64
page
65
page
66
page
67
page
68
page
69
page
70
page
71
page
72
page
73
page
74
page
75
page
76
page
77
page
78
page
79
page
80
page
81
page
82
page
83
page
84
page
85
page
86
page
87
page
88
page
89
page
90
page
91
page
92
page
93
page
94
page
95
page
96
page
97
page
98
page
99
page
100
page
101
page
102
page
103
page
104
page
105
page
106
page
107
page
108
page
109
page
110
page
111
page
112
page
113
page
114
page
115
page
116
page
117
page
118
page
119
page
120
page
121
page
122
page
123
page
124
page
125
page
126
page
127
page
128
page
129
page
130
page
131
page
132
page
133
page
134
page
135
page
136
page
137
page
138
page
139
page
140
page
141
page
142
page
143
page
144
page
145
page
146
page
147
page
148
page
149
page
150
page
151
page
152
page
153
page
154
page
155
page
156
page
157
page
158
page
159
page
160
page
161
page
162
page
163
page
164
page
165
page
166
page
167
page
168
page
169
page
170
page
171
page
172
page
173
page
174
page
175
page
176
page
177
page
178
page
179
page
180
page
181
page
182
page
183
page
184
page
185
page
186
page
187
page
188
page
189
page
190
page
191
page
192
page
193
page
194
page
195
page
196
page
197
page
198
page
199
page
200
by Lobezno
Después de la gran fiesta que se dio en honor a su llega, Magic y Pearl le dan la bienvenida aun nuevo día, ahora como inquilinos de la Familia Apple, pero ninguno de los dos tendrá tan fácil el adaptarse a su hogar temporal. Mientras tanto un suceso turbio se suscita en el sur de Equestria, es solo el primero de una larga cadena de eventos escabrosos.

Keywords
dragon 86,673, oc 29,628, unicorn 18,809, mlp:fim 9,623, dragoness 7,682, earthpony 834, fanfic 749, daily 695, mistery 49, unicornio 6, pony de tierra 1
Details
Type: Writing - Document
Published: 3 months, 1 week ago
Rating: General

MD5 Hash for Page 1... Show Find Identical Posts [?]
Stats
43 views
0 favorites
0 comments

BBCode Tags Show [?]
 
New Comment:
Move reply box to top
Log in or create an account to comment.