Welcome to Inkbunny...
Allowed ratings
To view member-only content, create an account. ( Hide )
El fuego y la tierra digitalizados... Ryudramon y Wolkamimon
« older newer »
Dracolicoi
Dracolicoi's Gallery (517)

El hielo más helado... !Krokomon!

Fiery Partners
cap_3_el_hielo_m_s_helado_krokomon.doc
Keywords males 28087, digital 12726, digimon 12394, fanfiction 1344, world 1222, monsters 887, fanfic 579, draco 481, dracolicoi 273, español 116, digimundo 8, origen 5, creadores 5, sobrenatural 1
Disclaimer:

Esta obra fue realizada por pleno gusto y diversión como una teoría sobre el origen total del digimundo y demás. Es mi versión, así que no planeo ofender ni refutar la del autor de “Digimon” aunque intentaré acoplar todos los detalles. Además, yo no soy dueño de “Digimon”, pertenece a Toei Animation y Bandai. Esta obra no tiene un fin lucrativo ni comercial. Está realizada con el simple motivo de entretener y tratar de esclarecer los hechos previos a todas las series y/o manga y novelas de “Digimon”.

Sin embargo si soy dueño de los nombres de los personajes originales en esta historia (Los cinco miembros de la familia Shinsei {Kaji, Riku, Yamii,

Koori y Kazehime [Kaze]}, Los cinco digimon originales y todas sus formas digievolucionadas.)

¡El hielo más helado… Krokomon!

La caída no fue lo que esperaba. De primer momento, Koori imaginó que se estrellaría contra una roca y moriría, pero el impacto fue relativamente suave y helado, haciéndole calar los huesos. Unos segundos después, el ligero peso de Chibikromon le cayó en el estómago haciéndolo sacar el aire levemente.

– ¿Estás bien? – preguntó Koori.

– ¿No tú te estabas quejando de que te preguntaran eso luego de caer? – replicó Chibikromon con una risa infantil.

– Touché – rió Koori también volteando a todas partes mientras sobaba su cuerpo para no entumirse con el frío. En condiciones normales, aquella temperatura no sería nada para él… Pero en ese momento, sentía como si todo el hielo del mundo lo tuviera pegado a la piel.

– ¿Dónde estamos? – preguntó el digimon cocodrilo volteando a todas partes. No recordaba ese lugar, y lo peor de todo, era que su cuerpo comenzaba a entumirse.

– No tengo idea – dijo Koori tomando a Chibikromon y abrazandolo para mantenerlo lo más caliente que su helado cuerpo le permitiese.

– Revisa el digivice – tembló Chibikromon antes de estornudar.

– ¡AH! ¡No me digas que te enfermaste tan rápido! – exclamó Koori sacando el digivice y activando el mapa que se desplegó en 3D frente a él mostrando que se encontraban en una zona de color totalmente oscuro.

– No te preocupes, no me enfermaré tan rápido. – rió Chibikromon estornudando de nuevo – Es sólo que este viendo le hace mal a mi nariz.

– Bueno, en ese caso deberíamos buscar refugio – sugirió Koori comenzando a caminar hundiendo sus piernas en la nieve.

Ambos fueron avanzando a paso lento hasta encontrar un sitio que parecía seguro. Una cueva sobre la nieve, en la base de un pico nevado. Koori caminó lo mejor que podía pero a ese nivel, ya no sentía sus piernas. En cuanto entraron al lugar, Chibikromon se soltó del abrazo de Koori y observó sus piernas coloreadas de un tono azul gélido.

– ¡Koori! ¡Tus piernas! – gritó angustiado el digimon.

– Tranquilo, estoy bien – sonrió mientras se sentaba con cuidado y las sobaba para darles algo de calor.

– P-Pero… – comenzó Chibikromon mas fue detenido por Koori.

– Estaré bien. – sonrió el niño bajando un poco la mirada y soplándole a sus piernas – Sólo necesito… calentarme un poco.

– Entiendo… – se limitó a decir Chibikromon en el momento en que una ventisca iniciaba. Ahora estaban atrapados ahí.

Koori y Chibikromon miraron al exterior de la cueva donde la nieve se iba amontonando. Por una parte, el niño había logrado desentumir las piernas un poco aunque seguían algo pálidas, pero al menos estaría bien. Koori tomó el digivice y lo abrió apretando unos cuantos botones como recordaba que Kaji le había enseñado. El mayor de los hermanos había dicho que cada digivice, o D-Zero como los había llamado él, tenía una clave de llamado. Podían comunicarse entre ellos de esa forma. La de Kaji era 001, mientras que la suya era 004. Decidió probar suerte con la combinación pero notó que el D-Zero no tenía números por ninguna parte, aunque contaba con un teclado con doce teclas cuadradas además de las dos circulares, dos triangulares y tres ovales.

– He visto a Yamii usando estas teclas como si fueran las de un teléfono… – murmuró Koori – Me pregunto si… – comenzó a apretar la tecla que equivaldría al cero. La apretó de nuevo y finalmente la que equivaldría al uno. En la pantalla apareció la leyenda “Comunicando a 001” pero luego de unos segundos el enlace se cortó con la leyenda “Imposible localizar”. Aquello dejó al pequeño aterrado pero movió una de las teclas triangulares para ver el resto del mensaje si es que había uno y leyó por lo bajo – “Fuera de distancia de contacto” – aquello lo tranquilizó.

– ¿Y bien? – preguntó Chibikromon mirando con curiosidad a Koori.

– Está demasiado lejos como para que lo localice el D-Zero – suspiró Koori guardándolo de nuevo en uno de sus bolsillos.

Ambos voltearon la mirada nuevamente a la nueve mientras que el pequeño frotaba más rápido sus piernas para poder calentarlas. Poco a poco iban recuperando su tono rosado natural, pero sabía que no podrían salir de nuevo. Estaban atrapados.

– No te preocupes Koori – soltó de repente Chibikromon – Yo te protegeré… Ese es mi deber.

– Chibikromon… – murmuró Koori y bajó la mano para acariciar la cabeza de su digimon, se sentía bastante fría, así que lo tomó entre sus brazos y se recostó para calentarlo.

– ¿Koori? – preguntó Chibikromon.

– Es para que no te congeles – murmuró el pequeño cerrando los ojos dispuesto a dormir. Ya que era verano en el mundo humano, no estaba vestido como para soportar el frio, pero al menos estaría con Chibikromon.

– Gracias – dijo el digimon cerrando los ojos también para dormir.

Varias horas pasaron en aquel sueño que los iba calentando extrañamente. Koori soñaba con encontrar a sus hermanos, no podía evitarlo. Deseaba estar con ellos, los cinco juntos nuevamente. Pero las cosas no iban tan bien al parecer y si no encontraba una forma de salir sin morir congelado, entonces ese sería su fin.

Con el paso del tiempo, mientras dormían, sentían como la temperatura iba aumentando. Y finalmente, el calor los despertó. Koori abrió perezosamente los ojos mirando a un lado donde una fogata parecía llevar encendida varias horas.

– Kaji… – murmuró Koori mirando alrededor tratando de encontrar a su hermano.

– Lamento decepcionarte pero solo soy un Gabumon – sonrió la criatura apareciendo por un lado y acercándose a la luz. El digimon era casi tan grande como él, lo cual lo sorprendió. Según recordaba lo visto en el laboratorio, ningún Gabumon era tan grande.

– Oh… n-no te preocupes. – se disculpó Koori quien aun sostenía entre sus brazos a un dormido Chibikromon – Por cierto… ¿No has visto a otros como yo por aquí?

– No… los humanos no suelen venir por aquí… – dijo el Gabumon causando una risita por parte de Koori – ¿Q-qué es tan gracioso?

– No soy humano. – sonrió Koori mirando al Gabumon – ¿Tu olfato no te lo dijo?

– Olfato… claro… – dijo Gabumon bajando la mirada.

– ¡Oh! L-lo siento… – se disculpó Koori.

– Tranquilo, nadie se imagina que un digimon como yo hubiera perdido el sentido del olfato. – rió Gabumon – Además, no es como que lo necesite en este lugar.

– ¡Es cierto! – exclamó Koori – ¿En qué parte de la isla File estamos?

– ¿Isla File? – preguntó intrigado el digimon – lo siento, pero ahora estas en el polo del digimundo, ni remotamente cerca de ese lugar.

– ¡¿Qué?! – gritó Koori despertando a Chibikromon.

– ¡WAAH! – gritó el pequeño digimon cayendo al suelo.

– ¡Ah! Lo siento Chibikromon – se disculpó Koori recogiendo a su digimon y abrazándolo de nuevo.

– Estoy bien – respondió Chibikromon algo mareado y con los ojos girándole.

– Bien… ¿Qué me decías Gabumon? – continuó Koori.

– Estas en el polo norte del digimundo, la zona más helada que hay – respondió Gabumon mirando al niño.

– Entonces… ¿Cómo regresare? – dijo casi como un sollozo Koori. Al parecer ese enorme digimon negro los había separado de forma que fueran blancos fáciles.

– Tranquilo, te puedo ayudar si quieres – sonrió Gabumon poniendo una de sus grandes manos en el hombro de Koori.

– Muchas gracias… – dijo Koori y bajó la mirada – Pero no tengo idea de cómo regresar hasta la isla File.

– Yo tengo un amigo que podría ayudarte – sonrió Gabumon.

– ¿Qué clase de amigo? – preguntó Koori intrigado. Si mal no recordaba el mapa original, el polo norte estaba rodeado por un mar helado antes de llegar a la zona tropical de la Isla File a muchos kilómetros de ahí.

– Es un Seadramon. – dijo Gabumon – Pero no se preocupen, es buen digimon.

– No lo dudo, los digimon no son malos por naturaleza. – dijo Koori – Al menos mis hermanos no los diseñaron así.

– Espera, quieres decir que tus hermanos son… – comenzó sorprendido Gabumon mientras que Koori asentía – ¡N-no puedo creerlo! ¿Tú eres hermano de los creadores entonces?

– Su hermanito menor – sonrió Koori.

– Y mi compañero – sonrió Chibikromon mostrando sus mandíbulas con diminutos colmillos.

– Un placer chico – se limitó a decir Gabumon.

– ¿Entonces, nos llevarás a conocer a ese Seadramon? – preguntó Koori.

– ¡Claro, claro! – asintió enérgicamente Gabumon.

Koori, Chibikromon y Gabumon se encaminaron una vez que la ventisca terminó. Gabumon cargó a Koori en su espalda para que no se congelara. Koori por su parte cargaba a Chibikromon quien se iba sacudiendo por los brincos que daba el digimon de piel blanca y azul conforme avanzaba por la nieve. El camino fue relativamente largo aunque en la espalda de Gabumon, no se sintió tanto. Finalmente llegaron a la orilla del polo donde un mar congelado se extendía hasta donde su vista alcanzaba.

– Bien, aquí es donde vive… – dijo Gabumon acercándose al mar – ¡HEY! ¡SEADRAMON!

De las profundidades ascendió un gran digimon rojo y verde con forma de serpiente marina mirando a los tres con una cara de molestia. Pero unos segundos después se acercó.

– ¿Y bien… a qué debo esta interrupción? – preguntó Seadramon – Había estado descansando y ahora me llamas Gabumon…

– Bueno, pues necesito que ayudes a estos dos a regresar a la isla File – dijo Gabumon .

– ¿Esos dos? – preguntó mirando a Koori y Chibikromon – Se supone que esos pueden ir a cualquier parte del digimundo… ¿Por qué necesitarían mi ayuda?

– Porque nuestros D-Zero no funcionan y porque nos separaron de los demás y… y… – comenzó Koori pero bajó la mirada impotente. Era cierto, se suponía que ellos mantenían el equilibrio y el balance en el digimundo y ahora no podían ni hacer lo más mínimo. Estaban imposibilitados.

– Bien… – soltó Seadramon – pero sólo te llevaré y regresaré para…

Sus palabras fueron cortadas por un estruendo mientras que un grupo de Yukidarumon hacía aparición. Todos ellos con la marca siniestra y detrás una imponente figura con cuernos en la cabeza y un cuerpo negro con correas.

– Miren que tenemos por aquí – rió Devimon.

– ¡¿Quién eres tú?! – preguntó Koori tomando un poco la ofensiva.

– ¿Eso no importa o sí? – comentó Devimon – Pero si deseas saberlo… Mi nombre es Devimon. Mis órdenes fueron matarte… Pero creo que si saco del camino a tu amiguito será más que suficiente.

Devimon alzó la mano y los Yukidarumon usaron su puño congelante pero en ese momento, Gabumon se interpuso recibiendo el impacto por completo. Un impacto tan fuerte que le hizo perder la piel que quedó tirada a un lado.

– ¡GABUMON! – gritó Koori corriendo al digimon que se encontraba congelado hasta el cuello, agonizando.

– T-T-Tranquilo. – jadeó el Gabumon mirando a su pie – Úsala… Te servirá más a ti que… a mí…

El Gabumon desapareció de inmediato mientras Koori lanzaba un grito de rabia y Devimon reía a carcajadas. Los Yukidarumon se prepararon de nuevo y esta vez apuntaron su golpe congelante a Chibikromon. Koori volteó a tiempo de verlos disparar el ataque y sin pensarlo dos veces olvidó que en esos momentos era un mortal común y corriente y protegió a Chibikromon con su cuerpo quedando totalmente congelado con una expresión de sorpresa.

– ¡KOORI! – gritó Chibikromon y el D-Zero dentro del hielo comenzó a brillar.

La luz dorada del D-Zero cubrió a Chibikromon llenándolo de fuerza mientras que su cuerpo se hacía algo más grande y le salían púas.

– Chibrikomon… ¡SHINKA! – la luz cegó a los Yukidarumon y a Devimon haciendo que se cubrieran los ojos. El cuerpo de Chibikromon cambió creciendo un poco más y tomando formas nuevas, cuando la luz se extinguió, su cuerpo era verde, con huesos protegiendo sus brazos y piernas, varias púas y una elegante espalda llena de espinas – ¡Krokomon!

El hielo que atrapaba a Koori se derritió y el niño quedo tendido en la nieve temblando sin parar.

– Koori… – comenzó Krokomon – Como te dije ¡YO te protegeré!

El digimon cocodrilo abrió la boca y en esta se formó una esfera de hielo con estalactitas.

– ¡Ice Cannon! – gritó lanzando la bola de estacas gélidas contra los Yukidarumon dejándolos a un lado inconscientes totalmente y haciendo desaparecer la marca siniestra de sus cuerpos.

Devimon miró la escena y se dispuso a dar un paso hacia atrás pero varias estalagmitas se lo impidieron al salir de golpe desde el suelo.

– Puedo volar tonto – rió Devimon pero Krokomon le devolvió la sonrisa haciéndolo estremecerse.

– ¡No importa, estás en mi elemento! – gritó Krokomon – Jamás te perdonaré… ¡JAMAS TE PERDONARÉ QUE QUISIERAS MATAR A KOORI!

Krokomon abrió la boca de nuevo y otra bola de púas heladas se formó y la lanzó contra Devimon formando inmediatamente otra y lanzándola, así varias consecutivas contra su enemigo. El digimon negro esquivó cada ataque con gran facilidad, aunque se estaba cansando. Su elemento no era estar en un sitio tan helado.

– Tienes suerte de que… – comenzó a decir Devimon pero decidió huir en lugar de hablar cuando notó que el hocico de Krokomon brillaba con un color verde azulino.

– ¡BURNING ICE! – gritó Krokomon lanzando una “llamarada de hielo” contra Devimon impactándolo de lleno mientras este gruñía y lanzaba gritos.

Devimon quedó totalmente congelado y mientras iba cayendo al suelo su data se desintegró en la nada dejando a Krokomon gruñéndole al aire.

– Eso te enseñará a no meterte con la familia Shinsei… – recalcó Krokomon acercándose a Koori – Koori… Koori dime que aun estás vivo por favor – dijo suplicante.

– Estaré bien – sonrió a medias Koori aun temblando.

– Creo que esto te ayudará – dijo Seadramon dejando caer sobre Koori la piel de Gabumon.

– Esto es… – comenzó Koori y unas cuantas lagrimas resbalaron por sus mejillas.

– Él lo hubiera querido así. – dijo Seadramon sin ver realmente a Koori – Además, sé y siento de donde provienes tu. Si en verdad tuvieras tu “poder” esos ataques no te habrían afectado.

– Y sólo te faltó verme congelado para entenderlo – sonrió entre sus temblores Koori colocándose la cálida pie que le quedo como un abrigo por su tamaño.

– Supongo que sí – rió Seadramon con un tono triste.

– Vamos, ahora tenemos que ir a la isla File. Apuesto a que los demás piensan lo mismo. Donde quiera que estén… – soltó Krokomon mientras que Seadramon se acomodaba en el mar para que el niño y el digimon pudieran subir.

– Claro… – asintió Koori pero su D-Zero comenzó a lanzar un pitido acompañado de un destello en la pantalla – ¿Qué pasa?

El digivice tenía un mensaje en la pantalla e indicaba que un porcentaje nuevo de las funciones había sido desbloqueado. El mapa se materializó por sí solo mostrando que algunas zonas negras ya habían vuelto a aparecer. Además indicó que el alcance del D-Zero para comunicarse con los otros había aumentado y que las funciones de reforjamiento estaban activas de nuevo.

– ¡Esto es bueno! – exclamó Koori al leer lo último – ¡Ahora podremos hacer fácilmente nuestras armas si encontramos Chrome Digizoid!

– ¿Chrome Digizoid? – preguntó Seadramon – Si estás buscando algo de eso, hay un deposito al otro lado del polo.

– ¿Qué dices Koori? – preguntó Krokomon.

– No tardaré ni cinco horas en llegar ahí – dijo Seadramon.

– Bien, no creo que esté mal tomar un desvío para conseguir algo de defensa extra – sonrió Koori.

– ¡Entonces vayamos ahí! – exclamó Krokomon mientras que Seadramon asentía y tomaba curso para el lado opuesto del polo.

Koori se aferró al cuerpo del digimon marino y también a la piel de Gabumon. Hasta el momento había visto morir a dos digimon ante sus ojos. Y no dudaba que aquel dragón negro matara a los Bakemon y a Digitamamon en villa Hollow. Por un momento, Koori sintió que las fuerzas le abandonaban pero intentó no dormir. Aunque recordó que el viaje sería de menos de cinco horas, lo que le daba un aproximado de un par de horas para descansar y así lo hizo. Se aferró a Seadramon y cerró los ojos sintiéndose llevar a los brazos de Morfeo.

Chibikromon digievolucionó a Krokomon. Y ahora que Seadramon los llevaba a un depósito de Chrome Digizoid, las cosas serían mas faciles para el menor de los varones Shinsei. Pero, mientras tanto, en una pradera, la pequeña Kaze se encontraba caminando contra los fuertes vientos junto a su compañera piomon.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
page
1
page
2
page
3
page
4
page
5
page
6
page
7
page
8
page
9
page
10
page
11
page
12
page
13
page
14
page
15
page
16
page
17
page
18
page
19
page
20
page
21
page
22
page
23
page
24
page
25
page
26
page
27
page
28
page
29
page
30
page
31
page
32
page
33
page
34
page
35
page
36
page
37
page
38
page
39
page
40
page
41
page
42
page
43
page
44
page
45
page
46
page
47
page
48
page
49
page
50
page
51
page
52
page
53
page
54
page
55
page
56
page
57
page
58
page
59
page
60
page
61
page
62
page
63
page
64
page
65
page
66
page
67
page
68
page
69
page
70
page
71
page
72
page
73
page
74
page
75
page
76
page
77
page
78
page
79
page
80
page
81
page
82
page
83
page
84
page
85
page
86
page
87
page
88
page
89
page
90
page
91
page
92
page
93
page
94
page
95
page
96
page
97
page
98
page
99
page
100
page
101
page
102
page
103
page
104
page
105
page
106
page
107
page
108
page
109
page
110
page
111
page
112
page
113
page
114
page
115
page
116
page
117
page
118
page
119
page
120
page
121
page
122
page
123
page
124
page
125
page
126
page
127
page
128
page
129
page
130
page
131
page
132
page
133
page
134
page
135
page
136
page
137
page
138
page
139
page
140
page
141
page
142
page
143
page
144
page
145
page
146
page
147
page
148
page
149
page
150
page
151
page
152
page
153
page
154
page
155
page
156
page
157
page
158
page
159
page
160
page
161
page
162
page
163
page
164
page
165
page
166
page
167
page
168
page
169
page
170
page
171
page
172
page
173
page
174
page
175
page
176
page
177
page
178
page
179
page
180
page
181
page
182
page
183
page
184
page
185
page
186
page
187
page
188
page
189
page
190
page
191
page
192
page
193
page
194
page
195
page
196
page
197
page
198
page
199
page
200
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
 
 
page
1
page
2
page
3
page
4
page
5
page
6
page
7
page
8
page
9
page
10
page
11
page
12
page
13
page
14
page
15
page
16
page
17
page
18
page
19
page
20
page
21
page
22
page
23
page
24
page
25
page
26
page
27
page
28
page
29
page
30
page
31
page
32
page
33
page
34
page
35
page
36
page
37
page
38
page
39
page
40
page
41
page
42
page
43
page
44
page
45
page
46
page
47
page
48
page
49
page
50
page
51
page
52
page
53
page
54
page
55
page
56
page
57
page
58
page
59
page
60
page
61
page
62
page
63
page
64
page
65
page
66
page
67
page
68
page
69
page
70
page
71
page
72
page
73
page
74
page
75
page
76
page
77
page
78
page
79
page
80
page
81
page
82
page
83
page
84
page
85
page
86
page
87
page
88
page
89
page
90
page
91
page
92
page
93
page
94
page
95
page
96
page
97
page
98
page
99
page
100
page
101
page
102
page
103
page
104
page
105
page
106
page
107
page
108
page
109
page
110
page
111
page
112
page
113
page
114
page
115
page
116
page
117
page
118
page
119
page
120
page
121
page
122
page
123
page
124
page
125
page
126
page
127
page
128
page
129
page
130
page
131
page
132
page
133
page
134
page
135
page
136
page
137
page
138
page
139
page
140
page
141
page
142
page
143
page
144
page
145
page
146
page
147
page
148
page
149
page
150
page
151
page
152
page
153
page
154
page
155
page
156
page
157
page
158
page
159
page
160
page
161
page
162
page
163
page
164
page
165
page
166
page
167
page
168
page
169
page
170
page
171
page
172
page
173
page
174
page
175
page
176
page
177
page
178
page
179
page
180
page
181
page
182
page
183
page
184
page
185
page
186
page
187
page
188
page
189
page
190
page
191
page
192
page
193
page
194
page
195
page
196
page
197
page
198
page
199
page
200
El fuego y la tierra digitalizados... Ryudramon y Wolkamimon
Fiery Partners
Tercera entrega de mi fanfic Raise of the Creators!! En esta ocasión, vemos un vistazo a la aventura de Koori y Chibikromon en un mundo gélido donde acabaron luego de ser golpeados por el ataque de Youkaidramon. Ya saben como es la temática asi que no tienen por que sorprenderse de nada eh?... nos vemos en la siguiente entrega!

Digimon © Bandai, Toei, Akiyoshi Hongo
Original Characters © Me!

Keywords
males 28,087, digital 12,726, digimon 12,394, fanfiction 1,344, world 1,222, monsters 887, fanfic 579, draco 481, dracolicoi 273, español 116, digimundo 8, origen 5, creadores 5, sobrenatural 1
Details
Type: Writing - Document
Published: 6 years, 9 months ago
Rating: General

MD5 Hash for Page 1... Show Find Identical Posts [?]
Stats
18 views
0 favorites
0 comments

BBCode Tags Show [?]
 
New Comment:
Move reply box to top
Log in or create an account to comment.