Welcome to Inkbunny...
Allowed ratings
To view member-only content, create an account. ( Hide )
MLP FIM Tiempos Oscuros; Prologo
« older
Lobezno
Lobezno's Gallery (2)

MLP FIM Tiempos Oscuros; Episodio 1 Capitulo 1

mlpfim_tiempos_oscuros_episodio_1_capitulo_1.txt
Keywords assigned dragon 74986, pony 64212, unicorn 16979, pegasus 12063, mlp:fim 8679, dragoness 6661, twilight sparkle 5427, fluttershy 4730, rainbow dash 4409, pinkie pie 3853, rarity 3810, applejack 3801, general 1554, ocs 1553, slice of life 345, mistery 40, aventura 29 suggested spanish480, my little pony38679
Episodio 1: La calma antes del desastre.

Capitulo 1: Caras Nuevas.

Año tres de la segunda Era del Sol y la Luna.



Continente de Asgardia. Santo Imperio de Miltia. Ciudad Capital de Il-Fortum.

En una oscura habitación, apenas iluminada por unos pálidos y tristes haces de luz que entraban tímidamente por las rendijas de una maltrecha plancha de madera sobre la única ventana en el cuarto. Bajo dicha ventana y apenas visible por la tenue luz yacía una rustica cama de madera, bastante simple y sobria y sobre esta una sabana amarilla, quizás fue blanca en tiempos mejores.

Su ocupante se retorcía entre ellas debatiéndose entre el mundo de los sueños y el real, pero finalmente el durmiente despierta, entre bostezos y torpes movimientos coloca uno de sus cascos sobre la maltrecha madera y la eleva para dejar entrar un pálido rayo de luz grisácea que apenas dejaba ver más detalles de la estancia y las patas delanteras del poni que ocupaba esa cama.
 Cascos fuertes con grandes pesuñas y mechones de pelo muy pronunciados alrededor de estas y por el color de sus patas podía asumirse que el color de su cuerpo era un tono entre amarillo y blanco crema.

Los pocos detalles que se podían notar por la iluminación, revelaban un piso hecho de madera, paredes que fueron blancas en su día, ahora manchadas por el tiempo y algo de moho. Un aparador igual de rustico que la cama puesto contra la pared contraria a esta y un armario que también hacia juego con estos, ubicado junto a la puerta de la habitación.

 – ¿otra vez tuviste otro de esos sueños? – preguntó una voz que rompió el silencio.
 Se escuchaba femenina y joven como de una infanta, pero a la vez carrasposa y un poco gruesa.

El ocupante de la cama se volteo aun somnoliento hacia la entrada de la habitación y respondió.
  –  Así es, algo grande se acerca, me lo dice mi intuición - dijo el poni acostado, de manera tranquila y melancólica.

El sonido de un eructo y una llamarada se hicieron presentes en la escena al tiempo que el resplandor de una efímera llama azul iluminó tenuemente la habitación por escasos segundos.
  – ¡ho! Vaya, es una misión del gremio y ¡¡viene de parte de la Emperatriz en persona!! – exclamo la infanta.

 – ¿de qué se trata? – fue lo único que pregunto el poni en la cama de manera directa y algo fría.



Un mes más tarde. Continente de Equina. Reino de Equestria. Ponyville.

Amanece en Ponyville, los primeros rayos del sol traídos por la gracia de la Princesa Celestia comenzaban a iluminar los tejados de las casas y los de las torres del castillo de Cristal de Twilight Sparkle, la Princesa de la Amistad. Mientras la luz iba cobrando terreno y los distintos ponis iban despertando para comenzar sus actividades diarias y los Sonidos cotidianos iban adueñándose de la mañana, La gobernante local la Princesa de la Amistad salía de sus aposentos. Su melena era un desastre y aun estaba somnolienta mientras se dirigía a prepararse.
 Twilight Sparkle era una joven poni de raza Alicornio, sus ojos eran violeta morados, su cuerpo era de color lavanda grisáceo, su melena y cola eran de tono zafiro azulado moderado, con unas pequeñas franjas violeta y rosa moderadas. Su melena normalmente estaba peinada con un prominente y prolijo flequillo que caía sobre su frente, mientras que el resto de su melena sobre su nuca estaba peinada para adelante, situándose sobre su cuello. En sus flancos  exhibía una Cutie Mark en forma de una estrella rosa de seis puntas, rodeada por otras estrellas más pequeñas.

La Princesa de la amistad camino por los pasillos. Cabeceaba y luchaba por no quedarse dormida, en eso se encontró con su discípula Starlight Glimer.

 – ¡ho! Buenos días Twilight – saludó la Unicornio a su maestra.
 Starlight era una joven unicornio.
 Sus ojos eran dos orbes morado azuladas. Su cuerpo era de un tono lila pálido claro. Su melena y cola eran unos hermosos velos morados a dos tonos, morado y morado claro, con una franja aguamarina atravesándolos y normalmente peinada con una gran ondulación por fleco, cayendo sobre un costado de su cara y otra gran ondulación en su nuca que caía a un costado de su cuello. Sus flancos exhibían una Cutie Marck con forma de una pequeña estrella morada a dos tonos de cuatro puntas, con una estela aguamarina tras ella.

 – Amu. buenos días Starlight – respondió la Alicornio Lavanda, mientras seguía su camino al baño.
 Antes de que pudiera abrir la puerta esta fue abierta por alguien que ya se encontraba dentro, se trataba de su pequeño asistente Dragón Spike.

 – ¡Buenos días Twilight! – saludó el pequeño Dragón.
Spike noto de inmediato lo cansada que lucía la Alicornio.
 – Cielos te ves terrible ¿aun tienes esos sueños? – pregunta con preocupación.
 Spike era un joven Dragón bípedo y cabezón. Sus ojos eran de color verde, desde la punta de su cola hasta la coronilla de su cabeza se expandía una hilera de escamas de color verde savia moderado. Las escamas del resto de su cuerpo eran violetas, salvo las de su vientre que eran de un tono verde gris pálido. En ambos extremos de su cabeza tenía un par de orejas que se asemejaban mas a algún tipo de aletas marinas, ambas de color Azul calmado y de sus hombros caían un par de alas.

 – Por desgracia si Spike, estos sueños no me permiten descansar en la noche – respondió la Alicornio completamente decaída.

Tras esa breve conversación la Princesa de la amistad pasó al baño y se preparo para afrontar el día.



Mientras tanto, en las afueras de la villa en un desolado camino de tierra rodeado únicamente de llanuras, dos misteriosos viajeros lo recorrían de manera lenta pero constante.
 Uno de ellos era un poni cuya identidad estaba escondida bajo una capa y capucha de color grisáceo muy rota y sucia, lo único que sobresalía de esta eran sus cascos y patas de color claro con grandes pesuñas, también por la capucha se escapaban algunos mechones de su melena, parecía ser de un color dorado.
 Su acompañante era una pequeña Dragón de un tamaño y complexión similar a los de Spike, quizás era un poco más alta que él, pero aun así la diferencia era imperceptible.
 Su cuerpo estaba cubierto en su mayoría por Escamas blancas pulcras y brillantes como perlas, desde su pecho y barriga hasta la parte baja de su cola estaba recubierta de un grupo de escamas de un color celeste apagado o celeste opaco. En su espalda desde la coronilla de la cabeza hasta la punta de su cola ostentaba una hilera de elegantes púas color azul marino, de las cuales las primeras cuatro o cinco de su cabeza estaban dobladas hacia un costado como si emularan una cabellera peinada.
 En ambos costados de su cabeza habían un par de cuernos curvados que salían desde arriba hacia abajo para terminar apuntando hacia arriba nuevamente, en el cuerno izquierdo llevaba un listón rosa brillante atado.
 Finalmente un par de bellos orbes color zafiro por ojos, tan bellos que parecían reflejar un alma llena de pureza y amor.

 – ¡ah! ¡Por Stella y Bahamut! – Decía la Dragoncita perlada mientras se limpiaba el sudor de su cabeza.
 – El clima de Equestria es horrendo, creo que me voy a derretir – decía de forma dramática mientras ponía una garra en su cara.

 – Eso es porque nunca antes estuviste en un clima como éste – le dijo su compañero Equino.
 – Súbete a mi lomo si quieres – finalizó el poni.

 - ¡vaya! ¡Gracias Magic! – dijo la Dragoncita antes de subirse al lomo del poni de un brinco.

Horas después. En Ponyville…

Los dos viajeros ya se encontraban recorriendo el pueblo, a primera vista parecían solo dos vagabundos errantes sin un destino claro en su camino, pero no era cierto…

Minutos después ya se encontraban frente a una casa hecha en el interior de un tronco de árbol. Se encontraba en las afueras de la villa casi en frontera con el temido bosque Everfree y en los alrededores había una pequeña granja llena de corrales y muchos animales y aves anidaban pacíficamente por la zona.
Había un pequeño arroyo enfrente de la propiedad, con un único puente que posibilitaba el acceso.

Todo esto se veía como una escena extraída de un libro infantil ilustrado y el armonioso sonido del arroyuelo corriendo y el cantar alegre de los pájaros solo reforzaban esta imagen de cuento de hadas.

El poni contempló la escena por unos segundos antes de decidirse a pisar el puente y seguir adelante.

 - ¿Quién es esta? – pregunto el Poni a su acompañante.

 – Bueno, aquí dice que es… - respondió la Dragoncita mientras revisaba un pergamino.
 – “Fluttershy: Su talento especial parece ser comunicarse con los animales, es una especie de seudo-veterinaria. Es conocida por cuidar a los animales de la zona y su habitad. Inauguro un refugio para animales hace no mucho tiempo.
 Al parecer también fue una modelo famosa ase ya como año y medio…”
 A ver, también dice aquí que “Es famosa por tener un carácter tímido y sumiso la mayoría de las veces, pero si es puesta bajo presión puede ser asertiva e incluso agresiva y recientemente su personalidad se ha vuelto más firme y decidida”… eso es todo – dijo la Dragoncita antes de finalizar la lectura.
- vaya, esta chica sí que tiene problemas – dijo jocosamente la Dragón perlada antes de hacer desaparecer la lista con una llamarada color zafiro.

El Poni encapuchado alza uno de sus cascos y comienza a martirizar la rustica puerta de madera. Tras unos cuantos minutos de tardanza la puerta de la choza se abre un poco dejando ver solo dos orbes de un color entre celeste y verde claro, los ojos de la propietaria de la casa.

 – s-si… ¿Qué desea…? - dijo una joven voz femenina. Su forma de hablar era como un susurro tranquilo y tímido y con un volumen tan bajo que uno podría creer que ella misma se encogía junto con su voz.

Los dos visitantes se vieron entre sí extrañados.

 –… hola, somos nuevos aquí y me preguntaba si podría pedirle indicaciones. – dijo el poni encapuchado con tranquilidad.

El poni seguía hablando, pero la atención de aquellos ojos rápidamente se enfocó en la pequeña Dragoncita perlada. Solo al verla algo se activó en el interior de la poni como si un león dormido hubiese salido de su cueva.

 – ¡¡Otro bebé Dragón!! – fue lo que dijo la Pegaso antes de salir eufórica de su casa.
 La reacción de Fluttershy sorprendió por completo a ambos así como el repentino cambio de actitud en ella, fue como ver una aceleración de cero a quinientos en un instante.
 Para cuando el Poni encapuchado quiso entender lo que ocurrió la Pegaso ya estaba atrás de él, abrasando y mimando a su compañera.
El viajero se volteo con calma y observó a la Pegaso en silencio…

Fluttershy era una Pegaso joven de color amarillo claro, su crin era color rosa pálido y peinada en una gran curva semilacia que se expandía sobre un costado de su cara hasta el cuello, mientras que otra curva igual descendía del lado contrario de la nuca posándose sobre su hombro y patas delanteras. Sus ojos eran dos vellos orbes color Calipso oscuro y su Cutie Mark eran tres mariposas de color rosa.

  – ¡¡ah!! Qué lindo, eres el segundo bebé Dragón que veo en mi vida, nunca pensé que volvería a ver otro además de Spike claro y eres blanco y brillante pareces una perla – decía la Pegaso amarilla mientras sujetaba y colmaba de mimos a la Dragoncita.

 – ¡ya! ¡Basta! ¡Oye! ¡No soy una jodida muñeca para que me estés manoseando! ¡¿Ok?! – dijo la Dragoncita apuntándole a la Pegaso con una de sus garras.

 – vaya, por tu vos creo que eres una niña, dis… disculpa no quería incomodarte, es solo que me emocione por… - decía Fluttershy antes de ser interrumpida.

Un aura mágica color azul eléctrico rodeó el cuerpo de la Dragoncita y sé la arrebató a la Pegaso, trayéndola de vuelta con su compañero.

 – sepa perdonarla, ella se pone nerviosa con desconocidos – dijo el poni de manera serena y educada, mientras dirigía uno de sus cascos hacia su capucha.

Al quitarse la capucha pudo verse a un unicornio joven de entre veinticinco y treinta años, todo su cuerpo era de color crema con un ligero tono amarillo. Su crin era mayormente dorada con un solitario mechón purpura entre los barios mechones del flequillo, estaba desalineada y despeinada y sus ojos eran de un color azul oscuro.

 – como te estaba diciendo. Ella y yo somos nuevos en el pueblo y parece que nos perdimos ¿serías tan amable de darnos indicaciones? Por favor – dijo el unicornio de manera serena.

 – por supuesto que puedo ayudarles, creo… ¿adónde quieren ir? Digo si no les molesta decirme – pregunto Fluttershy quien ya se sentía más cómoda.

 –De hecho, nos gustaría conocer a la miembro más reciente de los Wonderbolts, Rainbow Dash. Escuchamos que ella tiene su residencia por aquí – dijo Magic con una sonrisa mientras serraba los ojos.

 – ¡yo-yo! la conozco, somos amigas y con gusto los llevare – dijo la Pegaso sonriendo amablemente.
  – Solo espero que no le moleste – rectificó la Pegaso.

 – agradezco el gesto señorita… - dijo Magic pretendiendo no conocer su nombre.

 – Fluttershy, mi nombre es Fluttershy y ¿ustedes? – respondió la Pegaso amarilla.

 – un placer entonces, señorita Fluttershy. Yo soy Magic, Magic Sword y creo que ya conoció a mi pequeña Pearl – dijo sonriendo mientras acariciaba bruscamente la cabeza de la dragoncita.

 – un placer… - dijo Pearl algo molesta y mostrándose incómoda ante las caricias del unicornio.

El unicornio tomo a su pequeña compañera con magia y la puso una vez más sobre su lomo emprendiendo la marcha.

Fluttershy inicialmente iba al frente para mostrar el camino, pero de tanto en tanto se iba volando atrás de Magic para seguir hablando con Pearl.
  – ¿podrías decirme más de ti? Digo si no te molesta claro, es que eres tan linda y adorable – dijo Fluttershy con una expresión de felicidad, serraba los ojos muy sonriente mientras apoyaba ambos cascos contra su cara.

 – Somos viajeros, somos nuevos aquí, viajamos por muchos lugares… listo – respondió Pearl esbozando una cara de fastidio.

 – ¡ah! Ya veo, eso es interesante seguro han visto muchas cosas…  - respondió la Pegaso amarilla sin captar el desprecio de la Dragoncita.
 –Y ¿Por qué quieren ver a Rainbow Dash? Digo si no les  molesta decírmelo – Preguntó Fluttershy.

 – Es que Pearl se muere por pedirle un autógrafo… - dijo Magic con una sonrisa traviesa.

 – ¡¿qué yo qué?! – Exclamo Perl bastante molesta.

 – ¡ho! ¡Pobre cosita! No te preocupes, tu tía Fluttershy conseguirá ese autógrafo ella misma si tiene que hacerlo – le dijo la Pegaso amarilla a la bebé Dragón.

 – te-o-dio…  – susurro la dragoncita a su compañero.

El unicornio solo seguía con la vista al frente, pero daba la impresión de que estaba conteniéndose para no echarse a reír.

El viaje a la casa de Rainbow Dash fue relativamente corto, pero para la pequeña Pearl fue demasiado largo debido a las constantes preguntas y mimos de Fluttershy. En realidad daba la impresión de que la Pegaso amarilla le daba más atención a la Dragoncita que a llevarlos a su destino, pero eso no importaba porque de igual forma llegaron a donde querían ir.

 – ¡ha! Me parece que ya llegamos – decía la Pegaso amarilla mientras miraba desde arriba.

 - ¡al fin!... venditos sean los guardianes en toda su gloria – exclamo la Dragoncita viéndose libre de su martirio.

 - ¡oh! Seguro estás deseosa por tener ese autógrafo ¿no cosita? – dijo la Pegaso con mucha ternura.

La Dragoncita no dijo una palabra y se limitó a ponerse una garra sobre la cara con mucha frustración.

 – Iré a ver si Rainbow Dash está en casa – dijo Fluttershy mientras va volando hacia arriba.
 Sobre ellos se encontraba una gigantesca casa compuesta de varias nubes tenía por lo menos tres pisos de alto, se apreciaban barias columnas decorativas hechas con el diseño arquitectónico clásico de los Pegasos. Habían unos arcoíris que emergían desde lo más alto de la residencia para chocar con alguna otra nube y de ahí formar otro arco e ir bajando hasta la primera planta de la casa donde finalmente formaban charcos de espectra.

Los dos viajeros vieron como la Pegaso amarilla se perdía en esa masa de nubes dejándolos a ambos solos otra vez.

 – tú ¿memorizaste el mapa que te di? ¿No? – preguntó Pearl de forma gruñona.

 - sip – respondió de forma vacilante el unicornio.

 – no era necesario que ella viniera con nosotros ¿verdad? – preguntó la Dragoncita esta vez un poco más molesta.

 – No… - respondió el unicornio de la misma forma que antes.

 – entonces… ¿Por qué? – preguntó Pearl aun mas irritada.

 – Simplemente quería conocerla un poco mejor es todo. Además, los dos sabemos que estás siendo dramática – respondió el unicornio sin quitar su vista de las masas de nubes.

 –“Tsk”… - se quejo la Dragoncita mientras se cruzaba de brazos e inflaba los cachetes.

 – la siguiente en nuestra lista, Rainbow Dash ¿Qué sabemos de ella? – preguntó el unicornio.

 – tengo entendido que es la encargada del clima en Ponyville, también parece ser una maniática de la velocidad con un enorme ego. Ingresó y se graduó de la academia Wonderbolt en tiempo récor, pasó a engrosar las filas de las reservas para en poco tiempo ser ascendida a miembro oficial del comando.
 Y… creo que es todo por ahora – narró la Dragoncita.

Repentinamente algo llamó la atención de Magic, era Fluttershy quien iba descendiendo acompañada de una somnolienta Pegaso de color azul cielo.

– ¡¡Ahh!! y ¿bien? Fluttershy  me dijo que trajo una pequeña admiradora que quería mi autógrafo ¿no? – dijo la Pegaso entre bostezos.

Rainbow Dash, era una Pegaso joven con ojos de color cereza morados y lo que en todo su cuerpo a primera vista podría parecer un azul cielo, en realidad era un color cerúleo muy claro. Su melena era multicolor mostrando el patrón del arcoíris, estaba desgreñada y ligeramente acicalada. En sus flancos se apreciaba una Cutie Mark de un rayo multicolor saliendo del interior de una nube.

 – ¿y bien? ¿Quién es la afortunada? – reclamó la Pegaso azul de manera alegre y enérgica.
 Rainbow Dash noto a los dos viajeros y se les fue acercando.
 – no me dirás que tu o ¿sí? – preguntó sarcástica RD.

En eso la pequeña Dragón fue puesta enfrente de la Pegaso.

 – la admiradora es ella de hecho – dijo el unicornio con mucha calma y una tenue sonrisa en su rostro.

 – Seehh… lo que él dijo supongo – dijo la dragoncita con desdén mientras cruzaba los brazos.

RD se fijo bien en los dos y rápidamente se hizo una idea herrada de algo.

 – seee, claro. Con gusto le daré un autógrafo a mi “pequeña admiradora” – dijo Rainbow Dash.
 La Pegaso azul toma una pluma con su boca.
 – ¿trajiste un papel o algo? – preguntó RD entre dientes.

 – Claro – dijo Magic entregándole un rollo que tenía entre sus cosas.

La Pegaso de melena arcoíris toma el papiro y lo extiende sobre el suelo para dejar su firma en el.
  – Bien aquí tienes pequeña – le dijo la Pegaso entregándole el papel a la Dragoncita.

 – gracias por eso, señorita Rainbow Dash – dijo Magic muy cortés mente.

 – ¡hey! ¿Cómo que Señorita? Si tú pareces mayor que yo. No quiero que me trates de “usted” ¿de acuerdo? Eso no va conmigo – dijo de manera obtusa la Pegaso de melena arcoíris.

 El unicornio simplemente asintió con la cabeza.
 – lo entiendo perfectamente, bien en ese caso seré más cercano contigo de ahora en adelante Rainbow Dash – dijo Magic de forma más confiada.

 - vaya, pareces un tipo muy seguro de ti – dijo RD cruzando sus patas delanteras y mostrando interés en el forastero.

 – ¿enserio te lo parezco? Viniendo de ti será un cumplido – respondió el unicornio encogiéndose de hombros y con un tono de broma.

 – ¡ja! no es un cumplido, cuando se trata de ponis que son así se nota y mucho, la auto confianza no se puede disimular. Yo soy la prueba viviente de eso – alego Rainbow Dash dándose aires de grandeza.

 – Que modesta – susurro la Dragoncita cruzada de brazos.

 – Si, había escuchado mucho de tu reputación – dijo Magic.
 – ¡Ho! creo que aun no nos hemos presentado apropiadamente. Mi nombre es Magic y esta pequeña fanática es Pearl – dijo el Unicornio.

 – Muérete… - susurro la Dragoncita mientras le daba la espalda.

 – Espero que ahora estés contenta pequeña Pearl, ya tienes el autógrafo que tanto querías – dijo Fluttershy sonriéndole a la Dragoncita perlada.

La Dragoncita se limita a darle la espalda conteniendo los deseos de gritarle a la Pegaso.

 – Realmente ha sido divertido conocerlas. Pero lamentablemente se hace tarde y tenemos cosas que hacer – dijo Magic a las Pegasos.

 – ¡ho! Que mal ya te tienes que ir entonces pequeña – dijo Fluttershy poniendo a la Dragón bebé entre sus cascos.

 – seee, claro yo también te voy a extrañar – respondió Pearl con Desdén mientras se liberaba de la Pegaso amarilla.

Las Pegasos veían al Unicornio y a la bebé Dragón ir alejarse lentamente hasta perderlos de vista.

  – Admito que los dos son muy interesantes – dijo la Pegaso amarilla mientras los veía marchar.
 – ¿crees que Pearl y Spike se hagan amigos? – preguntó Fluttershy a su amiga.

 – Quien sabe… - dijo Rainbow Dash encogiéndose de hombros.
  – Pero creo que Magic debió haber sido más honesto – dijo RD guiñando un ojo.

 – ¿mas Honesto? – pregunto la Pegaso amarilla.

 – seee ya sabes, en vez de esconderse detrás de su enana él pudo haberme pedido mi autógrafo de frente – Alego la Pegaso azul con decepción.
  - Aun que bueno no lo culpo por intimidarse al conocerme, jajá  - finalizó RD otra vez elevando su ego.

Mientras tanto, ya lejos de las dos Pegasos…

Magic con Pearl aun en su lomo se dirigía a su siguiente destino.

 – me sorprende que no quisieras quedarte más tiempo a coquetea ¡ah! Digo, digo a “conocer mejor” a Rainbow Dash – dijo Pearl rompiendo el silencio en un tono irónico.

 – Ya conocí lo suficiente de ella en ese tiempo – alego Magic con tranquilidad haciendo caso omiso del comentario.
  – por ejemplo… tu información era correcta respecto a su ego, pero eso no la vuelve tonta de hecho es mas suspicaz de lo que parece – dijo Magic.

 – si me di cuenta, aun que no tenia ningún merito descubrir que no quería ningún autógrafo – Afirmó Pearl.
  – De hecho creo que se hizo una idea herrada contigo – finalizó La dragoncita.

 – No se trata solo de eso – afirmó Magic.
  – ella podría causarnos problemas si le damos motivos para dudar. Por eso debo tener cuidado de no perder su confianza - reflexionó el unicornio crema.

 – ¿te lo dice tu intuición? – preguntó Pearl.

 – Me lo dice mi intuición – respondió Magic.

 – Bueno, si ese es el caso no tengo por qué cuestionarlo – dijo la Dragoncilla de forma mundana.

Magic y Pearl comenzaron a buscar un lugar donde quedarse. La Dragoncita perlada quería escoger los mejores hoteles de la villa, incluso había traído una guía turística para la ocasión.

Ponyville se había vuelto un lugar bastante turístico desde que la Princesa de la Amistad vivía allí, eso claro sin mencionar a sus amigas que en más de una ocasión protagonizaron eventos destacables en los últimos años.
 Y por ultimo pero no menos importante la reciente Academia de la amistad, fundada por ellas seis se había vuelto un símbolo de amistad entre Equestria y diversas naciones, así como un importante punto diplomático.
 Todo lo cual había impulsado mucho el turismo y la economía y se rumoreaba que en unos pocos años sería la segunda capital de Equestria.

El Unicornio y la Dragoncita recorrieron todos los hoteles. Pero con solo un vistazo Magic declinaba, esto decepcionaba y enfurecía a Pearl.

 – ¡cinco! ¡Cinco hoteles diferentes en una hora! – reclamaba Pearl caminando junto al Unicornio.

 – Ninguno de esos hoteles cuenta con los requisitos que necesitamos y lo sabes – respondió Magic seriamente.
  – Supongo que por ahora el alojamiento pasará a un plano secundario – dijo con serenidad el Unicornio.

 – no me ligas… “retomaremos la misión en donde la dejamos” – Expuso Pearl.
La Dragoncita Perlada exhaló una flama de color azul incinerando el folleto de turismo y materializando en su lugar la lista de antes.

 - Exactamente – respondió Magic de forma cínica.
 - Y ¿Quién es la próxima? – preguntó con curiosidad el Unicornio crema.

La Dragoncita libero el rollo y comenzó a examinarlo en busca de la siguiente poni.
  – Bueno, déjame ver… - dijo mientras clava su vista en el papiro.
 – Pues ¿Qué tal esta? – Preguntó Pearl mientras le mostraba el pergamino a su compañero.

Minutos después… ambos se encontraban llegando a un gran edificio. Tenía como unos dos pisos de alto, el primer piso era el más amplio de los tres teniendo sobre si un segundo piso más pequeño y finalmente encima de éste lo que parecía ser un pequeño mirador. Todas las plantas del edificio parecían tener una forma circular, la cual junto con las decoraciones hacían a lución aun carrusel gigante.

 – es aquí ¿no? – pregunto Magic quien contemplaba el edificio y su curiosa decoración.

 – Si aquí es – respondió asintiendo la Dragoncita.
 – según la información que tengo este lugar se llama: “Boutique Carrusel” y su propietaria es Rarity, Elemento de la generosidad. – narro la bebé Dragón.

 – ¿algo que precise saber? – pregunto Magic a su compañera.

 – pues… aquí también dice que: “Rarity es la única modista en Ponyville, por mucho tiempo persiguió la grandeza siendo casi una desconocida en el medio de la moda. Sus diseños en poco tiempo llamaron la atención de celebridades, sobre todo cantantes lo que impulsó su popularidad. Eventualmente se ganó el respeto de muchos ponis experimentados en el medio.
 Todo esto sumado a su talento y sentido de la estética permitió que en pocos años pasara de ser una don nadie a una modista con reconocimiento a nivel nacional, teniendo ya a su disposición tres o cuatro sucursales de su negocio en ciudades diferentes de Equestria” – Narró Pearl.

 – ¿y su Personalidad? – Preguntó Magic a la dragón bebé.

Pearl se limitó a sus pirar y revisó una vez más el rollo.
  – pues, es muy dramática, es muy quisquillosa con la higiene y la estética, anhela colearse con la alta sociedad o incluso llegar a ser noble – Leía Pearl en voz alta sin mucho ánimo.
 – A veces se pasa de generosa… enserio, esta tipa esta incluso peor que las dos anteriores – reclamó Pearl con fastidió.

 – Se oye como alguien con quien te llevarías bien – dijo Magic en tono de broma.

 – Lo dudo, pero después de las Pegasos no creo que algo pueda irritarme todavía más – respondió Pearl mientras se cruzaba de brazos.

El unicornio toco la puerta de la Butik con algo más de delicadeza que la última vez y esperaron.
 Casi sin demora la elegante puerta de color lavanda fue abierta por un velo de magia color azul cielo que rodeó el picaporte y tras ésta se encontraba una joven Unicornio de color malvavisco, ojos azules como bellos zafiros y su crin y cola eran color índigo, ambos peinados en una forma de espiral o de rulo muy estilizadas, con una semi-espiral de crin cayéndole por un costado de la cabeza.
 En sus flancos se apreciaba una Cutie marck en forma de tres gemas o diamantes.

 – Ya voy, ya voy… bienvenido a la Boutique Carrusel donde… - Fue lo que dijo la Unicornio mientras abría, pero se detuvo súbitamente.
 El unicornio le estaba diciendo algo, pero ella no lo escuchaba toda su atención estaba centrada en otras cosas.
 Se mordía los labios y miraba con horror esas capas andrajosas, sucias y tan desteñidas que era imposible distinguir el color original, suturas toscas y nada elegantes serraban barias rasgaduras sobre la tela como heridas mal sanadas, la tela era de un material tan barato que ofendía la visión de la modista.
 Por las aberturas en la capa del unicornio crema, ella podía notar algo similar a una chaqueta o un chaleco negro.
 - ¡una Chaqueta negra en esta temporada! – era lo único que ella atinaba a gritar en lo profundo de su mente.

Pero, la gota que rebasó el vaso fue esa melena, esas mechas de crin desgreñadas y casi sin orden, de solo ver esa melena color dorado brillante con un lindo mechón purpura en un estado tan inadmisible era algo que la hizo rechinar los dientes de la desesperación…

– ¡vamos! Adentro rápido – dijo la Unicornio en un ataque de histeria.
 Rarity hizo uso de su magia para llevar a ambos visitantes dentro de su butic.

 – ¡eh! espera ¿Qué haces? – preguntó Magic muy confundido.

 – ¡Hey! ¡Hermana! estas yendo muy aprisa – recriminó Pearl mientras era llevada también.

Una vez adentro, la magia de Rarity se ciño a las capas de los forasteros despojándolos de éstas.
 Al verse liberado de su capa, podían apreciarse más detalles físicos del Unicornio así como de lo que traía puesto.
 Además de la capa que tubo sobre su cuerpo su única vestimenta era una chaqueta negra ceñida a su pecho y de mangas recortadas, tenía muchos bolsillos y un par de solapas distinguidas adornando su cuello y pecho.

El cuerpo del Unicornio en general lucia ligeramente fornido y sus cascos eran anchos y robustos con grandes pesuñas. Mechones de pelo enmarañado caían desde sus patas hasta cubrir le levemente los cascos.
 También podían dilucidarse barias cicatrices en el cuerpo del joven forastero, muy cerca del hombro izquierdo había una cicatriz horizontal que tenia marcas de sutura, otra cicatriz se podía ver en el costado izquierdo de su cuello, en la pata trasera izquierda habían dos cicatrices más, estas eran más pequeñas y estaban en lados opuestos de la pata, una atrás y la otra adelante como si apuntaran en sentidos contrarios. Sin embargo todas estas heridas parecían antiguas.

Finalmente en los flancos del Unicornio podía verse una Cutie Mark de una espada envuelta en poder Mágico.


– fueron muy valientes por venir hasta aquí en esas fachas. Sobre todo tú con la melena en ése estado y esa chaqueta tan fuera de temporada – dijo Rarity apuntándole al Unicornio crema.

 – No veo nada de malo con mi apariencia – replicó Magic tranquilamente.

Incrédula Rarity se llevo un casco al pecho mientras abría la boca y los ojos en un gesto que solo podía ser descrito como de “horror”.
 – ¡ho! Por Celestia, no puedo creer lo que acabo de oír – dijo la Unicornio malvavisco mientras se llevaba una pata a la frente en una pose dramática.
 La Unicornio echó un suspiro.
  – ¡no se preocupen! me comprometo a ayudarlos a salir de este desastre de imagen en el que están – dijo Rarity con firmeza.

Pearl solo podía llevarse una garra sobre su cara mientras soltaba un aun más largo suspiro.
  – Que pesada es esta yegua – dijo la bebé Dragón.

En eso la atención de la Unicornio blanca se dirigió hacia la Dragoncita, por un segundo temió que ella la hubiera escuchado.

 – ¡ahh! ¡Pero que belleza! nada mas mírate eres una lindura. Esas bellas escamas perladas, esas púas color zafiro en tu cabeza y eso sin mencionar esos enormes ojos… - dijo la unicornio sin dejar de admirar a la Dragón.
  – Pero ese lazo en tu cuerno. Mira querida es un detalle lindo pero es muy simple si me dejas arreglarlo un poc… - era lo que decía Rarity pero fue interrumpida.

Pearl impidió que la Unicornio le quitara su listón poniendo sus garritas delanteras sobre éste.

La unicornio modista entendió que quiso decirle ese gesto. La forma en que ella se aferraba ha dicho accesorio, la pación y desafío que percibió en su mirada, había un bello sentimiento de apego por aquel adorno. Todo esto hacía a la Dragoncita aun más adorable ante la unicornio.
  – ¡ho!... entiendo querida, perdona si te molesté – dijo Rarity mientras le sonreía.
 La Unicornio se volteo hacia una de las mesas de maquillaje y abrió un cajón con su magia para sacar un peine fino con mucha delicadeza.

El Unicornio crema sintió una mirada furtiva que se asomaba por su espalda y un escalofrió repentino recorrió su espina dorsal erizando su pelaje y melena cuál gato o perro.
 El Forastero estaba casi paralizado, pero fue capaz de voltear levemente su cabeza y ver de reojo a sus espaldas. El solo veía una sombra de lo que parecía ser la Unicornio malvavisco con dos resplandores rojos en lugar de ojos.

 – sin embargo… tú, eres otra historia, no puedo… simplemente no puedo ¡Perdonar! ¡Que tengas esa melena en ese estado! – Sentencio Rarity fuertemente.
 La Unicornio se abalanzo sobre el forastero de manera amenazante con el Peine.

El forastero instintivamente retrocedió presintiendo peligro, pero fue tarde…
 El rasqueteo de los dientes de plástico sobre la crin del semental se sentía como la maleza moviéndose.

 – ¿ves? No hay por qué alarmarse, a todos nos hace bien peinarnos de vez en cuando – dijo Rarity mientras tarareaba una canción.

Las hebras doradas de la melena de Magic eran filtradas por los dientes de plástico y el Unicornio crema permanecía en silencio haciendo caso o miso de la molestia que sentía, pero esto apenas empezaba.
 Los Ásperos cabellos dorados estaban fuertemente enredados entre sí y solo sería cuestión de tiempo para que la Unicornio malvavisco se topara con un obstáculo.

 – ¿he?... ¡ho! Vaya, parece que tenemos una pequeña rebelión aquí – dijo Rarity mientras que en vano trataba de mover el peine.
 – Siento hacer esto cariño, pero parece que no tengo otra opción – finalizo Rarity.
 Un sonido similar a ropas rasgándose retumbó en la habitación, la unicornio malvavisco había dado un fuerte tirón separando las hebras de pelo enredadas, lo que también hizo sentir una horrible sensación al semental.

 – ¡Magic! – exclamo Pearl con horror.

 El unicornio crema estaba mordiéndose la lengua para evitar insultar a Rarity.

  – bien, parece que tu Melena no será fácil, pero tranquilo cariño no es nada con lo que no haya lidiado antes – dijo Rarity antes de disponerse a seguir peinando.
 De nuevo la hilera de dientes filtró los cabellos del unicornio macho y como si fuera una broma sádica del destino, un nuevo nudo apareció en el camino de la Unicornio. Ella intentó sacarlo como la última vez, pero este nudo era más fuerte que el último y el peine se atoro.

 – ¡vaya! Jamás en toda mi vida me había topado con una melena tan necia – decía Rarity mientras intentaba liberar el peine.

Magic ya no soportaba más y con dificultad se volteo hacia donde estaba Pearl.

 – Pe-Pearl por favor  ¡¡aaa – yúdame!! - dijo Magic mientras tensaba los dientes tratando de soportar aquella tortura.

  – ¡¡No te preocupes Magic!! ¡¡Te ayudare!!  – dijo Pearl quien fue corriendo hacia ellos.

 – ¡ho! ¡Rayos! Es más difícil de lo que esperaba – dijo Rarity mientras luchaba por liberar el peine.

 – ¡hey vieja! Deja en paz a Magic ¿no ves que le haces daño? – exclamo la Dragoncita.

Un incómodo silencio se apropió de la habitación y la unicornio repentinamente dejo lo que estaba haciendo.
 Sus ojos estaban muy abiertos y los bellos orbes zafiro que tenia por pupilas se habían reducido a una fracción de su tamaño normal, mientras que en su semblante se dibujaba una expresión seca y estoica. Lentamente unos murmullos comenzaron a romper el silencio a medida que empezaban a hacerse más claros y fuertes.
 – vi-vieja, si supongo que tiene sentido – dijo la poni mientras uno de sus ojos parpadeaba involuntariamente.
  – Bu-bueno, supongo que es lo normal después de todo uno-uno envejece y ahora que lo pienso me encontré una cana en mi melena esta mañana ¡La primera cana en mi me-melena que he tenido en la vida! – finalizo la Unicornio con desesperación.
 Rarity se iba híper ventilando mientras se jalaba la melena con los cascos delanteros.
  - ¿Cuánto? ¿Cuánto tiempo me queda? ¿Qué tan cerca estoy ya de los treinta? – dijo Rarity mientras apoya una de sus patas delanteras sobre su frente en un gesto dramático
 – ¡HO! incluso la flor más bella tarde o temprano se marchita y se pone fea – finalizo la unicornio guardando silencio y derramando una lagrima.

Como si fuera una actriz en el teatro, Rarity desplegaba sus angustias ante un público invisible y mudo.
 Magic y Pearl estaban incómodos y si los inertes maniquíes de la tienda tuvieran vida, seguramente también se sentirían fuera de lugar.

 El unicornio crema solo tomo aire y se dirigió a su compañera dragón.
 – me tiste la pata de nuevo – susurro Magic.

 – ¡¿yo la metí?! ¡Tú fuiste el que me pidió ayuda! – reclamo Pearl.

 - ¡¿Por qué?! ¡¿Por qué?!  - exclamo Rarity mientras rompía en llanto.
 Con su magia la Unicornio trajo un diván hasta ella, acto seguido se desplomo sobre este. Luego trajo un bote de helado y un cucharon y procedió a ahogar sus penas.

– ups… Mejor habla tu con ella – dijo Pearl nerviosa mientras se alejaba rápidamente.

 – Tsk… típico – dijo Magic con fastidio.
 El unicornio fue hasta donde reposaba Rarity, esta seguía llorando desconsoladamente mientras ingería grandes cucharadas de helado.

 – ¡¡buaaa!! Ñam ¡No es justo! ñam ¡¿por qué?! – se lamentaba Rarity hasta que algo llamo su atención.

Era el Unicornio crema mostrando una sonrisa amable.
 – escuche señorita Rarity, no hay necesidad de llorar – dijo Magic con confianza.

 - ¿Qué dices? – preguntó Rarity mientras se iba calmando.

El unicornio se aclaro la voz y prosigue.
  – A nombre de Pearl te pido perdón, y te aseguro que no fue su intención ser tan grosera – alego cortésmente el Unicornio.

 – ¡pero! ¡Eso no cambia nada! ¡Buaaaa! ¡¿Por qué?! ¡¿Por qué tiene que ser así?! – dijo Rarity mientras se desplomaba sobre el diván para seguir llorando.

 – Oye, oye cálmate, cálmate y escúchame ¿sí? – dijo el Unicornio con una sonrisa nerviosa.
 Magic se tomó un momento para aclararse la voz y prosiguió.
 – Si, es verdad que todos envejecemos es inevitable, pero poniéndote histérica no vas a cambiar eso  – finalizo Magic.

 – ¡buaaaa! Es verdad, nada puede cambiarlo voy a ser una vieja – exclamo Rarity llorando todavía más fuerte.

 – cuanto tacto con las chicas genio… - dijo Pearl cruzada de brazos.

  – ¡Digo! ¡Digo! Ósea mírame, no estoy en mis mejores años y además de eso estoy algo sucio, pero sigo siendo bien parecido ¿no crees?... je, je…  – decía Magic manteniendo una mueca nerviosa.
 Rarity había hecho silencio y solo continuo escuchando al semental, Magic tomo eso como una buena señal y prosiguió.
 – como yo lo veo la edad y la belleza son cuestiones de actitud, por eso no deberías dejar que esto te preocupe – finalizo el forastero mientras mostraba una sonrisa confiada.

Para su sorpresa vio a Rarity quien se cubría el hocico con sus cascos delanteros mientras seguía llorando.
 Al ver eso Magic suspiro con decepción.

 – No cayó con eso… quizás, quise parecer muy solemne con ese discurso ¡Rayos! esto no pinta bien – pensaba el Unicornio mientras comenzaba a sudar.

 – Gracias – dijo Rarity rompiendo el silencio.
 Magic aun mas sorprendido dirigió su mirada nuevamente hacia la Unicornio y esta siguió hablando.
 – De hecho tus palabras me animaron mucho, pero tienes razón – dijo Rarity.

 – Cof Cof, pues solo dije lo que pensaba – respondió Magic tratando de ocultar su error.

 – Y lo que pensaste es muy cierto, a fin de cuentas incluso una anciana puede verse bien, solo necesita el maquillaje y la luz correcta – dijo Rarity reflexionando.
 – apropósito creo que aun no me has dicho tu nombre ¿Cómo te llamas? – pregunto la yegua blanca.

 – soy Magic Sword y creo que ya conociste a Pearl, somos viajeros y solo estamos de paso – respondió el unicornio con una tenue sonrisa.

  – El placer es mío Magic – dijo Rarity amablemente.
 Al fijarse nuevamente en su melena desvió la mirada para evitar tener otro ataque de nervios.
 - ¿en qué puedo servirles? – dijo la unicornio mientras luchaba por ignorar aquella melena.

  – ¡ho! Espero que no le resulte una molestia. Mi pequeña Pearl quedó tan encantada con sus vestidos que me suplicó para que le comprara uno  – dijo Magic con una sonrisa socarrona.

– ¡¿Que yo qué?! – Exclamo fuertemente la Dragoncita.

La unicornio malvavisco volteo su atención a la bebé Dragón y se le acercó.
  – ¡ho! Pero miren que ternura, eres justo como Spikeywikey, pero eres una niña – dijo la unicornio modista.
  – Además de todo con muy buen gusto, ju ju – Finalizo la Unicornio blanca.
 Rarity comenzó a mimar a la Dragoncita perlada, al tiempo que con su magia le modificaba el estilo de sus púas azules cual peinado.
  – La verdad no tengo vestidos para Dragones, pero si ves uno que te guste puedo hacer una versión para ti, tan bella y glamurosa como la original – dijo Rarity con mucho entusiasmo.

 – Te odio… - Susurró Pearl mientras se arreglaba las púas en su cabeza.

El Unicornio crema respondió con el efímero sonido de unas carcajadas contenidas a duras penas…

Rarity le prestaba toda su atención a Pearl, mostrándole y comparando diferentes tipos de vestidos.
 Por su parte Magic pretendía que solo estaba esperando, pero en realidad observaba con detenimiento cada detalle de la butic.
 Podía observar maniquíes de ponis portando llamativos vestidos, decoraciones finas que buscaban darle al interior del negocio un aire sofisticado, más al fondo podía dilucidar detalles de lo que parecía ser un pasillo y la cocina y probablemente las escaleras al segundo piso estarían por ahí cerca, pero no iba a arriesgarse a buscarlas. No por ahora.



La campana del negocio empezó a sonar delatando la llegada de una nueva visita.

 – ¡Hey Rarity! – dijo una vos que aun que femenina era enérgica, firme y con un ligero acento sureño.

En la entrada del negocio aguardaba una poni de tierra, tenía un cuerpo bien formado y ligeramente fornido de color anaranjado ámbar, sus ojos eran dos orbes esmeraldas rebosantes de vitalidad y fuerza, su melena y cola eran color amarillo canario, ambas estaban sujetas de los extremos por unas ligaduras color rojo. En sus flancos se apreciaba una Cutie Marck en forma de tres manzanas rojas.

 - ¡AppleJack! ¡Ho! Perdona, olvide por completo que hoy era nuestro día en el Spa – dijo la Unicornio apenada.

 – Está bien, yo termine antes en la granja. Si quieres te espero – respondió AppleJack con una sonrisa.

 – ¡ho! descuida cariño, acabaré lo antes posible con esto lo prometo – dijo Rarity.

  – Por mí no hay apuro Rarity  – dijo AppleJack mientras se coloco de pie a lado del Unicornio macho.

 – AppleJack… otro “Elemento de la Armonía”, esto podría ahorrarme tiempo si lo hago bien – pensó Magic mientras miraba de reojo a la yegua de campo.

De repente la poni granjera dirigió uno de sus orbes esmeralda hacia el Unicornio.
  – ¿¡he!?...  – exclamo AppleJack mientras le dirigía un ojo a al unicornio crema.
  – ¡hola! creo que no te había visto antes en la villa ¿eres un forastero? – pregunto la poni vaquera de manera casual.

 – De hecho si lo somos – respondió Magic.
 La conversación habría finalizado ahí, sin embargo una fugaz idea pasó por la mente del Unicornio.
  – Puedo estar equivocado, pero ¿eres un miembro de la familia Apple? ¿No? – preguntó Magic de forma amistosa.

 – ¡Sip! ¿Has escuchado de nosotros? – Preguntó AJ con una sonrisa.

 – No es tan extraño, la familia Apple es reconocida en esta región – respondió Magic.

AppleJack se rascó la cabeza mientras pensaba.
 – Pues… sí, supongo que es cierto, je, je, je – Respondió la Poni campirana con un ligero rubor.

 – En realidad, una de las razones que me llevaron a esta Villa es visitar su granja si no le molesta – Afirmó Magic.

 – ¡claro! a los Apple nos encanta recibir visitantes así que pásate cuando quieras. Nuestra granja esta en lo alto de una colina, un poco al Sur y un poco al Este de aquí – Respondió AppleJack encantada.

 – ¡magnifico! Aun que lo diga yo misma – exclamo Rarity llamando la atención de los otros dos Ponis.

Pearl estaba ataviada con una boina de color rosa que tenia bordados de encaje en color blanco. Sobre su cuerpo había un hermoso vestido al estilo de una doncella victoriana, con colores y patrones que hacían juego con la boina.

 – Para ser el primer vestido que confecciono para una Dragoncita no está tan mal – dijo Rarity muy satisfecha.

Pearl se cruzó de brazos mientras desvía la mirada con una expresión de molestia, también se dilucidaba un ligero rubor en sus mejillas.

 – definitivamente el rosa resalta bien contigo además ase juego con tu listón – finalizo Rarity.

Esas últimas palabras llamaron la atención de la Dragoncita, pero antes de que pudiera decir algo alguien más tomo la palabra.

 – estoy de acuerdo con lo que dice Rarity. Te ves muy linda asi – dijo Magic esbozando una sonrisa cariñosa.

 - … me quedo con este – dijo la dragoncita tras ruborizarse aun mas.

 - ?perfecto? son sesenta bits por favor – dijo Rarity de manera melodiosa.

Magic pago por el vestido de Pearl y posteriormente salieron de la butic.

  …

Minutos después.

Los dos viajeros nuevamente estaban recorriendo las calles de Ponyville.

La Dragoncita Perlada ahora cargaba un paquete entre sus garritas obviamente se trataba de su vestido nuevo.
 – gracias… – dijo Pearl con una mescla de gratitud y timidez.

 – No hay por qué agradecer, a fin de cuentas aun eres una niña – dijo Magic con una sonrisa.

 – Y ¿adónde vamos ahora? – Pregunto Pearl
  – ya conociste a AppleJack en la Butic y ya se fue con la histérica al Spa. Supongo que entonces solo quedan dos por ver – decía la Dragoncita suspirando y encogiéndose de hombros.

 – así que ¿Quién queda? – pregunto Magic.

Pearl hace desaparecer su vestido con su fuego azul y en su lugar se materializa el rollo de papiro que tenía anteriormente.
  – Veamos… – dijo la Dragoncita mientras revisaba el listado.
 – nos quedan Pinkie Pie y la Princesa de la Amistad Twilight Sparkle – dijo Pearl.

 – preferiría dejar a la princesa para el final, así que iremos primero por Pinkie Pie ¿En dónde vive? – pregunto Magic.

 – Pues vivo en el Sugarcube Corner, con el señor y la señora Cake y los gemelos Pumpkin Cake y Pound Cake, pero ahora mismo me encuentro a lado tuyo ¡hola! – había dicho una poni de tierra que estaba justo a la derecha del Unicornio.
 La poni de tierra era una joven adulta, su cuerpo era de color rosa recordando a un dulce glaseado, su melena esponjada era color rosa magenta y recordaba al algodón de azúcar, sus ojos eran celestes y su Cutie mar eran tres globos.

Los dos viajeros se habían quedado mirándola sin saber que decir, “¿Cómo?” “¿Cuándo?” “¿Por qué?” eran las preguntas que circulaban en sus mentes tratando de darle sentido a lo acontecido.
 El unicornio y la dragoncita cruzaron miradas en silencio y tras devolver su atención hacia la poni rosa, el Unicornio procedió a aclararse la vos.

 – Cof, Cof, bueno, tomare eso como una presentación, mi nombre es Magic Sword y esta de aquí es Pearl y hemos venido para – dijo Magic hasta que fue interrumpido.

  – ¡un momento! Acabo de darme cuenta de que a cavo de conocerlos… ¡son nuevos! – dijo eufóricamente Pinkie pie.

 – Así es, somos forasteros en la villa y nos gustaría… - Magic dejo de hablar al darse cuenta que le estaba hablando a una nube de polvo con forma de la poni de tierra.
  – ¿adónde se fue? – pregunto el Unicornio algo molesto.

 – Se esfumó galopando, quizás dejo un pastel en el horno o algo así – dijo Pearl cruzándose de brazos.



El unicornio crema tomó aire profundamente mientras serraba los ojos, intentaba relajarse.
  –… bien, vayamos por la Princesa – dijo El unicornio.

Tiempo después los dos viajeros se encontraban frente a lo que parecía ser un lago rodeado por pequeñas colinas y de estas nacían cascadas que alimentaban el lago. En sus alrededores solo habían dos enormes edificaciones.
 Una de estas se encontraba al este o sudoeste del lago puesta encima de algunas de las colinas antes mencionadas. También tenía una entrada de cara al lago con un puente que conectaba con la otra edificación más cercana.
 Era de buen ver, imponente y grande se componía de un enorme pabellón principal rodeado de muchas torres y habitaciones aledañas mientras que escaleras y puentes de concreto gris eran lo único que conectaba el exterior con la entrada principal. Sus paredes eran de diferentes tonalidades entre rosa y grisáceo, mientras que sus techos eran de tejas azul oscuras.
 De cara al lago podía apreciarse un balcón en la segunda planta del pabellón principal y sobre la baranda de este había colgado un escudo amanera decorativa.
 Dicho escudo contenía la imagen de una estilizada estrella de seis picos rodeada por seis jemas, el mismo emblema podía verse sobre una bandera en la cúspide de la torre más alta.

Por otro lado, frente al Unicornio crema y la Dragoncita perlada se encontraba el castillo de la Princesa de la amistad.
 A primera vista parecía un árbol de cristal con un tronco tan grande como una torre, el cual en su copa sostenía un enorme castillo, no tan grande como el de Canterlot pero si muy imponente.
 El castillo era de paredes moradas y techos de tejas doradas, se destacaban dos balcones dorados que miraban al sur y al oeste, finalmente una estrella estilizada de seis puntas hecha de cristal se alzaba en la sima de todo anunciando con orgullo quien residía ahí.

 – esta vez no tomare riesgos Pearl ¿que sabes de Twilight Sparkle? – pregunto Magic.

 – Bien, déjame ver… – dijo Pearl en lo que sacaba su lista.
 – “Twilight Sparkle: Es la más reciente de las princesas de Equestria, ascendida a Alicornio hace poco más de año y medio.
 Antes de eso ella era una Unicornio y talentosa estudiante de magia a cargo de la princesa Celestia. Junto a las otras cinco se encargaron de diversas amenazas que asolaron Equestria y de uno que otro “problema de amistad”. (Por Bahamut, que cursi suena eso.) Recientemente abrió junto a sus amigas esta academia para enseñar sobre el trabajo en equipo y la magia de la amistad a miembros de múltiples razas, de ahí que a esta academia se le conoce como la “Academia de la Amistad”.
 Según esto, su personalidad es obsesiva y muy meticulosa y a pesar de su actual estatus de Princesa, es de hecho una poni de muy fácil trato.”
 Y creo que eso es todo – dijo Pearl incinerando el pergamino.

Magic se puso a pensar en un pretexto para poder ver a la princesa. Su vista retornó al edificio de la academia y tras contemplarlo por un rato lentamente enfoco a Pearl.
… El Unicornio guardaba silencio mientras una sonrisa burlona se dibujo en su semblante.

 – Magic ¿Qué significa esa sonrisa en tu…? – Había dicho la Dragoncita, pero de inmediato lo dedujo.
 – ¡no! ¡Definitivamente! ¡No! No voy a hacer eso ¡no en esta vida! – reprocho Pearl indignada.



Starlight Glimer se encontraba caminando hacia la entrada principal cuando de repente escucha que golpean la puerta.
  – ¡ah! ¿Quién será? – dijo la Unicornio quien luego fue hacia la entrada.

Al abrirla puerta se encontró con un Unicornio color crema y una Dragoncita de color blanco perlado la cual lucia molesta.

 – buenas tardes ¿por casualidad esta la Princesa Twilight en casa? – pregunto Magic de forma cordial.

 – Por ahora no, pero no tardara en venir. Por favor pacen – dijo Starlight abriéndoles paso a los visitantes.
 La aprendiz de la princesa condujo a las visitas hasta una estancia contigua a la entrada, ahí solo habían un juego de sofás y una mesa de centro además de unos cuantos libreros.
  – Esperen aquí por favor – dijo Starlight antes de retirarse.

 – Bien, no negare que me apetecía un descanso después de tanto caminar – dijo Magic poniéndose cómodo en el sofá.

Pearl solo estaba sentada en el sofá opuesto con mala cara, sus bracitos cruzados y sin dirigirle la mirada a su compañero.

 – siempre es la misma historia contigo – dijo el Unicornio crema con resignación.

Pasaron cinco minutos de incómodo silencio entre ambos, silencio que fue roto por la voz de un tercero que entró de repente a la estancia. Se trataba de Spike, el cual venía envuelto en un delantal rosa con un corazón bordado y portaba una charola de plata con bocadillos y un juego de té.

 – Me dijeron que teníamos visitas, así que les hice un té para esperar – dijo el joven Dragón mientras dejaba la charola en la mesa de centro.
  – Twilight tardará un poco en volver – finalizo Spike.

 – Está bien, tampoco tenemos prisa – dijo Magic amablemente mientras se servía una taza de té con su magia.

Spike no tardó en advertir la presencia de la Dragoncita Perlada, por lo que intentó ser amable con ella.
  – ¡ho! Baya ¿Qué tal pequeña? ¿Acaso vienes a inscribirte en la academia? – saludó el joven Dragón alegremente.

 – No me molestes mocoso – respondió Pearl despectivamente.

 – ¡¿Mocoso?! – Exclamo molesto Spike.
 – Pues yo no veo que tengas alguna de estas – alego sínicamente mientras apuntaba a sus alas.

 – ¡ja! Solo dame medio año y las tendré tan grandes como tú – respondió Pearl con los ojos cerrados.

 – ¡Pearl! – dijo Magic Alzando la voz.
 La reprimenda de inmediato hiso reaccionar a la bebé Dragón.
  – Te enseñe a no ser grosera en una casa ajena… - dijo Magic con seriedad.
 – Discúlpate con él - sentencio el Unicornio crema.

Pearl suspiró con fastidio y volteo su mirada hacia Spike.
  – Lo siento, fui muy grosera – dijo la Dragoncita desanimada.

 – ¡he! No, no hay problema – contestó Spike algo apenado.

Pasaron diez minutos más, en ese intervalo de tiempo Pearl fue calmando su enojo.

Por otro lado la Princesa de la Amistad finalmente retornó a su palacio.

 – ¡ahh! Por Celestia, hoy fue un día pesado – exclamo Twilight aflojándose los hombros y las patas.
  –Starlight Glimer me dijo que tenía visitantes en el castillo, mejor los atiendo ya – dijo la Alicornio dirigiéndose de inmediato a la estancia.

Magic aguardaba sentado en su lugar mientras leía un libro que había tomado de alguno de los libreros aledaños. Pearl por su lado no hacía más que estar sentada en silencio con sus brazos cruzados y movía sus patas traseras de lado a lado impaciente.

La dragoncita Perlada dejo escapar un suspiro de alivio.
  – Bien, ya era hora de que llegara – dijo Pearl mientras dirigía su mirada al umbral del pasillo.

Magic cerró el libro que tenía entre sus cascos y también dirigió su atención a la entrada.

La Alicornio violeta ingreso a la sala y saludó a los invitados con una sonrisa.
  – hola, soy Twilight Sparkle – dijo presentándose de forma amable y simple.
  – Me dijeron que querían verme, disculpen si los hice esperar – dijo la joven Alicornio pasando al interior de la estancia.

  – No es ningún problema Princesa Twilight. Es entendible que sea una poni ocupada – respondió Magic de manera formal.

  – No es necesario hablarme así, la verdad es que soy bastante informal – respondió Twilight con una sonrisa nerviosa.

   – Había escuchado eso, pero preferí iniciar la conversación con formalidad, solo por si acaso – respondió Magic guiñando el ojo.

 - ¿Qué puedo hacer por ustedes? – preguntó Twilight.

 – Pues, me gustaría inscribir a mi pequeña Pearl en su academia de la amistad, si no es mucha molestia – respondió Magic.

 – Seee… estoy ansiosa yupi – dijo Pearl de manera irónica.

 – ¡Ha! ¡Pero! ¡Claro que no será molestia! La inscribiré con gusto – dijo Twilight aplaudiendo con sus cascos delanteros mientras sus alas la mantenían en el aire.
   – Me encanta recibir alumnos nuevos, claro también hay otros Dragones, pero la gran mayoría son adolecentes espero que eso no te incomode mucho  – alego Twilight.

 – No hay de qué preocuparse Pearl es muy precoz para su edad, podría decirse que es una adulta en el cuerpo de un bebé – dijo Magic de forma juguetona.

 – Ja ja, muy gracioso… - respondió Pearl de manera seca.

 – Bien comenzaré con el trámite ahora, por favor síganme – dijo Twilight mientras salía de la habitación.
 La Alicornio había llevado a los dos forasteros aun despacho que se encontraba en la segunda planta del castillo.
 Era una habitación espaciosa, las paredes de los flancos izquierdo y derecho eran enormes libreros que iban desde el suelo hasta el techo de la habitación, lo que a veces hacia que la estancia se sintiera mas angosta de lo que era.
 Al frente había un enorme ventanal que dejaba entrar la claridad del día y delante de este había un enorme escritorio rectangular de madera de roble finamente barnizada. El contenido del escritorio no era nada del otro mundo, pergaminos, documentos, plumas, sellos oficiales etc.

Los dos invitados tomaron asiento en lo que Twilight ocupaba su lugar tras el escritorio y comenzaba a buscar algo entre los pergaminos de ahí.

Minutos después…
Un documento se extendió sobre la mesa al alcance de Magic y Pearl.
  – bien, aquí está solo deben firmar ella y su tutor y será alumna de la academia de inmediato – dijo Twilight.

 – De acuerdo – dijo el Unicornio mientras que con su magia tomaba una pluma.

El unicornio dejo su firma y posteriormente Pearl dejo la suya de mala gana.

 – bien señor Magic Sword ¿no? Y Pearl ¿correcto? – dijo Twilight leyendo las firmas.

 – Así es – dijo Pearl ya resignada.

 – ¿cuándo es su primer día de clases? – pregunto Magic.

 – bueno hoy ya es un poco tarde para integrarla, así que me temo que tendrá que ser mañana. Lo máximo que podría hacer es tener un recorrido para conocer la escuela – respondió Twilight.

 – Me parece una excelente idea – Alego Magic.

 – En ese caso le pediré a Spike que la guie, conoce bien la escuela – dijo la Alicornio.

Minutos después, Magic, Pearl, Twilight y Spike estaban frente a las puertas de la academia.

 – bien Spike tu tarea será guiar a Pearl y mostrarle la academia, creo que está tensa por los nervios de conocer un lugar nuevo – dijo Twilight diligentemente.

 – hare lo que pueda Twilight – respondió Spike rascándose la cabeza con inseguridad.

 – muy bien, ahora se una niña buena y no cauces problemas ¿sí? – dijo Magic frotándole la cabeza a la bebe Dragón mientras le sonreía.

La Dragoncita lo permitió al principio, pero posteriormente rechazó el casco sobre su cabeza con mala cara.
  – No soy una bebé Magic, deja de tratarme así – dijo molesta mientras inflaba los cachetes.
  – Y por cierto ¿Por qué tengo yo que hacer de alumna? Me voy a morir de aburrimiento – protestó la dragoncita Perlada.

 – Te veías tan molesta porque no nos hospedamos en los mejores hoteles que pensé que pasar tiempo en la academia te devolvería el ánimo – respondió el Unicornio a manera de broma.
 –Después de todo es un edificio muy elegante – finalizo Magic con sarcasmo.

 - ¡Pero una cosa es hospedarse en los mejores hoteles! ¡Y otra es ir a la escuela! ¡Magic! ¡Cabezota! – exclamó Pearl en un berrinche.

El unicornio solo se calmó respirando profundo.
  - ¿se te ha olvidado por que estamos aquí? Tenemos un trabajo que hacer no vinimos a turistear – dijo el Unicornio de manera calmada, pero seria.

 – Si… lo sé… perdona Magic – respondió Pearl con decepción.
 En eso, el toque de un casco nuevamente sobre su cabeza le llama la atención.

 – y si haces esto por mí, prometo que hare lo que quieras cuando tengamos un rato libre ¿ok? – dijo Magic acariciándola bruscamente.

 – ¿de verdad? – preguntó Pearl mientras el brillo de sus ojos parecía convertirse en estrellas.

 – ¿alguna vez te he prometido algo que no cumpla? – respondió Magic.

Sin mediar mas palabras la Dragoncita se abraso cariñosamente al Unicornio y con ánimos renovados va corriendo hacia Spike para iniciar su tur por la escuela.

 – Volveré por ella en un par de horas, con tu permiso Twilight – dijo Magic antes de darse media vuelta y retirarse.

Dentro de la academia… Spike guiaba a Pearl por los pasillos y le contaba un poco acerca de cómo y cuando se construyo el edificio, entre otras cosas.
 En eso se detiene en la puerta de un salón.

 – Y este salón es el primero que veremos, es la clase asignada a Pinkie Pie – dijo Spike antes de abrirla puerta.

Al abrirse una ráfaga de serpentinas, confeti y globos de colores salió disparada, a lo que siguió la repentina voz de un gran colectivo de ponis, entre ellos Pinkie Pie gritando “¡SORPRESA!”.

 – ¿se sorprendieron? ¿He? ¿He? Yo francamente espero que sí, me esforcé mucho en hacer esta fiesta sorpresa de bienvenida. De hecho es algo improvisada si hubiera tenido dos fracciones de segundo más habría quedado perfecta – dijo Pinkie Pie mientras se acercaba a los dos Dragones.
 La Poni rosa abrió grande los ojos y  estiro su cuello para ver bien a todos los que estaban del otro lado del umbral.
 – ¡un momento! ¿Y donde está el otro? – pregunto Pinkie desconcertada.

 – ¿de quién hablas? – pregunto Pearl extrañada.

 – debe referirse a tu amigo Unicornio, dijo que volvería en un par de horas – respondió Spike.

Pinkie Pie volvió a abrir grande los ojos mientras guardaba un incómodo silencio.
  - ¡¿qué?! ¿Entonces organice esta fiesta de bienvenida aquí para nada? ¿Cómo puedo celebrar una fiesta de bienvenida solo para uno? ¡¿Cuando los festejados son dos?! ¡DOS! ¡¿Qué sentido tiene eso?! – vociferaba Pinkie mientras un tic nervioso se hacía presente en su ojo.

  – pues Pinkie, quizás puedes posponer la fiesta hasta que venga o quizás ir a buscarlo, je je… - dijo Spike mientras sonreía nervioso.

  – ¡¿ho?! Buena idea, iré a buscarlo para que tenga su fiesta de bienvenida – dijo la Poni rosa antes de esfumarse a una gran velocidad.

 – ¿abre hecho lo correcto? – se preguntó Spike rascándose la cabeza.

Mientras tanto en la cima de una alta colina un poco alejada de Ponyville se podía apreciar una hermosa granja.
 Al oeste se veían colinas que eran coronadas por enormes huertas de muchos tipos de vegetales, lo único que se alzaba por encima de esas huertas era una especie de enorme cobertizo hecho de barriles viejos, el amarillo mostaza de su Pintura a primera vista lo hacía parecer una especie de Tractor enorme.
Al Este, muchos gallineros y corrales pequeños, pintados de rojo con bordes blancos y techos de un color grisáceo oscuro.
 En el centro de todo se situaba una enorme casa que a primera vista podría parecer solo un granero, pintada con los mismos colores que los gallineros antes mencionados y más allá de la casa, quilómetros y quilómetros indeterminados de un bellísimo campo de manzanos, la joya de la corona de este reino rural.
 Todo esto era encerrado por unas rusticas barrancas de madera pintadas de blanco y con un marco semi ovalado que hacía de entrada.

El unicornio crema se encontraba frente a la entrada de la granja admirándola con detenimiento.

 – Tal como me dijo AppleJack – dijo Magic mientras ingresaba a la propiedad.

Mientras entraba, el forastero fue divisado por una pequeña Potrilla que de inmediato se le acercó.
 – hola señor ¿Qué necesita? – saludó la potranca.
 Era mucho más joven que AppleJack, sus ojos eran de un color naranja fuerte, su Crin era de color rojo brillante con un enorme laso rosa atrás de su cabeza, su cuerpo amarillo limón claro. En sus flancos se apreciaba la Cutie Mark de un escudo, el cual encerraba una manzana de color purpura y esta a su vez parecía encerrar un corazón de un color un poco más claro.

 – Buenos días Pequeña – saludó Magic con una sonrisa.
 – mi nombre es Magic ¿y el tuyo? – pregunto el Unicornio con una sonrisa.

  – Soy Applebloom señor ¿Qué le trae a nuestra granja? – preguntó la Potrilla bastante curiosa.

 – Nada importante pequeña, solo vengo a hablar con quien esté a cargo de la granja, si no es molestia – Respondió Magic de manera amable.

 – Claro que no es problema, sígueme – dijo Applebloom dándole la espalda.

 – voy tras de ti – dijo Magic siguiendo a la Potrilla.

La potranca guío al unicornio crema a la parte contigua de la casa, ahí se encontraba una yegua terrestre de edad avanzada, tejiendo al tiempo que se balanceaba en su mecedora.
Sus ojos aun que a primera vista se parecieran a los de Applebloom, en realidad eran de un tono rojo moderado, su crin era de un color gris claro y recogida hacia atrás igual que su cola. Su cuerpo era de color Limón pálido y su Cutie Mark era la imagen de una tarta de manzana.
 Sobre so lomo y anudado a su cuello llevaba una especie de pañoleta color naranja con un diseño de manzanas y bordes de encaje blanco.

 – ¡Abuela! Tenemos un visitante – dijo Applebloom mientras llegaba trotando.

 – a ver ¿Quién será? – respondió la Abuela Smith dirigiendo su atención hacia su nieta.
  – ¿por casualidad no será Flithy Rich? ¿No? – pregunto la abuela Smith como si jugara a las adivinanzas.

 – no, es alguien que no conoces – respondió Applebloom.

 – Alguien que no conozco… de acuerdo eso lo hará más difícil de adivinar – sentenció la yegua anciana.

Cuando el Unicornio crema llegó, la potrilla de tierra lo presento en el acto.
 – Se llama Magic y dice que quería verte – le dijo Applebloom poniéndose a lado del Unicornio.

 – usted debe ser la abuela Smith ¿verdad? es un placer conocerla – saludó Magic de forma serena.

 – el gusto es mío jovencito, je, je ¿viniste solo por mi? Me siento alagada. No me pasaba algo así desde el año… - dijo la abuela Smith.
 La Yegua anciana comenzó a rememorar sus recuerdos de juventud.

 – En realidad vine porque me gustaría proponerle algo, un “negocio” si se le puede llamar así – respondió Magic interrumpiendo a la anciana.

 – ¡Ho! Pues hable joven. Me gusta que los muchachos de hoy tengan iniciativa – respondió la Poni anciana.

Mientras tanto otros dos ponis de tierra iban llegando a la granja. Uno era AppleJack quien acababa de volver de su día de Spa con Rarity.
 El otro era un Poni de tierra Macho, poco mayor que ella y de un aspecto fornido, sus ojos eran color verde fuerte, su crin era de un tono naranja brillante, peinada hacia delante de manera desordenada y poco acicalada, su cuerpo era color rojo Brillante. En sus flancos se apreciaba una Cutie Mark en forma de la mitad de una manzana verde.

 – ¡hola Big Mac! ¿De dónde vienes? – pregunto AppleJack al divisar a su hermano.

 – De un encargo. Sip… - respondió Big Macintosh de forma muy simple.

 – Bien, espero que Applebloom y la abuela Smith no nos hayan extrañado – dijo la poni campirana.

Los Apple restantes se dispusieron a entrar en la granja y eventualmente se encontraron con la abuela Smith, con Applebloom y con el unicornio crema.

 – Bienvenidos AppleJack, Big Mac ¿Cómo les fue? – Saludó la Yegua anciana a sus nietos.

 – Me fue bien abuela – respondió AppleJack.
 De inmediato la atención de la poni naranja se dirigió hacia el visitante.
  – vaya ¡hola Magic! Así que si viniste después de todo – le saludo AppleJack de forma amable pero enérgica.

 – ¿ya le conocías? – cuestionó la abuela Smith.

 – Sip, lo conocí esta mañana en lo de Rarity – respondió la joven Poni de tierra.

 – Mejor así, nos ahorramos las presentaciones – dijo la yegua anciana.
  – Bien, este joven vino a hacerme una petición muy interesante y quería que todos los Apples de esta granja dieran su voto – finalizo la abuela Smith.

 – ¿así? Y ¿de qué trata? – preguntó AppleJack con curiosidad.

Magic se dirige a la poni de tierra.
 – como le dije a tu abuela, le pregunté si yo y Pearl podemos quedarnos temporalmente en su granja. Claro está pagaremos nuestro alojamiento con trabajo – aseguro Magic de manera directa.

 – me gusta como habla, pero ¿qué piensan ustedes? – preguntó la abuela Smith a sus nietos mayores.

 – yo le dije que sí. Aun que es unicornio parece estar en forma y es muy agradable – respondió Applebloom con una sonrisa y un minúsculo rubor en sus mejillas.

 – Bueno, la verdad nunca rechazo a alguien que quiera trabajar, tampoco sobran los cascos en esta granja – dijo AppleJack rascándose la cabeza.
 – Big Mac ¿te parece buena idea? – preguntó la poni terrestre a su hermano.

 – Sip… - dijo Big Macintosh tras asentir una vez con la cabeza.

 – Bueno, si tres Apple están a favor yo también – dijo AppleJack.
 La Poni campirana se acercó al unicornio y le dio una fuerte palmada en el hombro.
  – supongo que entonces, esta es tu bienvenida a la familia Apple. Espero que tú y tu amiguita se sientan a gusto con nosotros – decía AppleJack con mucha más familiaridad que antes.

 – la habitación de huéspedes por suerte está disponible. Déjame mostrártela. – dijo la Abuela Smith dispuesta a bajar de su mecedora.

 – está bien abuela yo puedo encargarme de eso, tu mejor sigue aquí tomando aire – dijo AppleJack deteniendo a su abuela.

AppleJack hizo pasar a Magic adentro de la casa y de inmediato lo llevó al piso de arriba.
  – espero que vallan a estar cómodos. Hace mucho que no tenemos huéspedes, pero el cuarto está limpio y es acogedor como cada rincón de esta casa – comentaba AppleJack mientras guiaba al Unicornio a través de un pasillo.

Se encontraban ya frente a la puerta, pero cuando la poni vaquera la abrió una ráfaga de serpentinas, confeti y globos salió disparada como si hubieran estado serrados bajo presión.

 – ?? ¡Sooorrpresaaaa!?? - dijo Pinkie Pie quien sorpresivamente salió de la habitación.

El Unicornio permaneció en silencio conteniendo su asombro, por otro lado la poni Campirana recibió este hecho de forma más natural.

 – Sip… ya se estaba tardando – dijo AJ mientras asintió con la cabeza.

 - ¿sabías que eso pasaría? – Pregunto Magic extrañado.

 – te acostumbrarás – respondió AppleJack.

 – Y también traje a Pearley-Leily ahora podre darles su fiesta de bienvenida a los dos juntos – dijo Pinkie.
 La Poni rosa tomó a la bebé Dragón y la puso junto al Unicornio.

 – ¿esto califica como secuestro? – preguntó Pearl bastante extrañada.

 – Al menos me ahorró la molestia de ir a buscarte – respondió Magic jocosamente.

 – ¡y eso que no has visto lo de afuera! – dijo Pinkie Pie.

 – ¿afuera? – pregunto Magic.

AppleJack, Pinkie Pie, Magic y Pearl bajaron y al traspasar la puerta trasera de la casa Apple, se encontraron con una enorme fiesta de bienvenida montada para los dos forasteros.
 Ponis de todos lados de la villa incluyendo a Twilight y sus amigas exclamaron al unisonó “¡Sorpresa!”.
 Globos de muchos colores eran sostenidos por escuetos hilos amarrados a las cercas de la granja, una enorme pancarta de color rosa que tenía escrita en letras azul cielo la palabra “Bienvenidos a Ponyville” se alzaba sobre unos árboles de manzanos y debajo de la Pancarta había una enorme mesa rectangular cubierta por un mantel blanco y exhibiendo bocadillos y dulces variados.

La Dragoncilla blanca observaba los bocadillos y los dulces con emoción mientras se le caía la baba, al tiempo que el brillo en sus ojos se convertía en estrellas.

 – je… ¿quieres servirte algo Pearl? – Preguntó Magic con una sonrisa.

Al escuchar a Magic la Dragoncita se retracto de sus gestos y presurosa respondió.
  – ¡jum!… ¡no! Una dama vigila su dieta – dijo Pearl mientras serraba los ojos y se cruzaba de brazos.

 – ¡ho! No seas tontita ¡ten come! – dijo Pinkie mientras le metía un trozo de pastel en la boca.

La Dragoncita abrió grande los ojos y al principio parecía que iba a oponer resistencia. Sin embargo en cuestión de segundos el sabor dulce hiso que se rindiera y al final degustó el trozo de pastel con gran placer.

La fiesta transcurrió con normalidad, tan normal como podían ser las cosas en una fiesta organizada por Pinkie pie al menos.
 Pearl había dejado atrás su necedad y estaba devorando cómo si fuera una tigresa en una jungla de dulces.
 Por otro lado Magic estaba rodeado de barios ponis que querían conocerlo.

  – Y ¿eres militar o algo así? – pregunto una Poni color rosa pálido de melena rubia y ojos verdes.

 – Seguro que si, pocos unicornios tienen ese estado físico, además mira esas cicatrices – dijo otra poni de tierra, que era de un color rosa más fuerte que la anterior, una melena rubia de un tono más fuerte y ojos dorados.

 – je je, eso suena muy divertido, pero se equivocan señoritas. Soy solo un simple viajero que va de un sitio a otro y realiza cualquier trabajo para poder comer y seguir con el viaje – respondió Magic riéndose.

  – vaya, entonces ¿eres lo que llaman “un criado para todo”?  - pregunto esta vez una Poni de tierra de color blanco, melena rosa a dos tonos y ojos verdes.

 – asumo que si – respondió Magic encogiéndose de hombros.

 - ¿y también eres plomero? – se escucho por parte de una Pegaso amarillo pálido y melena azul marino con ojos de un tono verdoso azulado.

 – vaya, parece que Magic está llamando mucho la atención – dijo Rarity mirando a lo lejos.

Pearl por su lado al percatarse de que su compañero estaba rodeado de yeguas se cruzó los brazos y le dio la espalda poniendo su perfil muy alto.
  – ¡Tsk!… siempre es lo mismo contigo, tienes que detenerte a coquetear – dijo Pearl indignada.



Durante la fiesta Magic se mostro como alguien de muy fácil trato. Las conversaciones con él no eran cosa del otro mundo “¿de dónde eres?” “¿Cuántos años tienes?” “¿Qué te trajo a Ponyville?”, fueron algunas de las preguntas que tuvo que escuchar constantemente de más de un invitado curioso, pero pese a su sonrisa confiada y su forma amable de dirigirse a los demás, el Unicornio crema hablaba muy poco de sí mismo o mejor dicho, resumía bastante sus respuestas; “De muchos lugares”, “Aun estoy en mis veintes”, “Solo estoy de paso”, respuestas razonables, concisas y simples y para la gran mayoría de los ponis con eso bastaba.

Cuando el Unicornio tuvo un momento a solas, tomó aire profundamente y después exhalo bajando la cabeza.
  - “Los ponis de Equestria son demasiado sociables no es que me moleste, pero incluso yo me canso de fingir” – pensaba el Unicornio con cansancio.

De repente el sonido nada discreto de un bostezo rompió los pensamientos del equino, era Pearl, la pobre estaba cayendo rendida del sueño.

Al notarla Magic se le acercó con una sonrisa.
 – ¿ya quieres ir a dormir Pearl? – pregunto Magic con ternura.

  – ¡cállate!.... yo… no tengo sueño – refunfuño la dragoncita mientras luchaba por mantenerse en pie.

Un velo mágico color azul eléctrico rodeo a la infante haciéndola levitar en el aire hasta depositarla suavemente en el lomo del semental, la pequeña se había dormido al instante.

Magic se dio media vuelta y fue a ver a AppleJack.

  – hola Magic ¿Qué tal la pasas? – Preguntó la poni vaquera al ver al Unicornio.

 – ha sido divertido, pero me temo que Pearl ya está cansada y la verdad yo también – dijo el Unicornio.
 Magic lanzo un perezoso bostezo mientras uno de sus ojos lagrimeaba.

AppleJakc sonrió con ternura.
 – Bueno, si ya estas cansado mejor vete a dormir compañero, mañana te espera mucho trabajo – dijo AppleJack apuntando a la casa.

 – gracias… - dijo el unicornio mientras se retiraba a dormir.

Por su lado Pinkie Pie estaba muy divertida saltando de un rincón a otro animando a todos, en eso se encontró a la abuela Smith.
 – hola abuela Smith ¿Qué tal la fiesta? Porque a mí me fascina y eso que es algo improvisada, pero bueno no es mi culpa que uno de los invitados de honor no esté donde creo que estará y cuando me di cuenta que no estaba hice caso de ese viejo refrán “Si Luna no va a la Luna, La Luna tiene que ir a Luna” – dijo Pinkie sonriéndole a la anciana.

 – ni pienses que yo voy a limpiar todo esto ¿entendido? – dijo la abuela Smith abriendo muy grande uno de sus ojos.

 – ¡Oki Doki Loki!?… – dijo Pinkie Pie mientras sacaba de la nada una escoba y se ponía un gorro de barrendera.



Mientras tanto en el cuarto de Magic y Pearl.
 La bebe Dragón dormía profundamente sobre la mullida y rustica cama de manzanos, mientras que el Unicornio estaba mirando por la ventana, había una esplendida vista de Ponyville desde ahí.

 – Mañana comienza el verdadero trabajo… - dijo el unicornio de manera muy sería.

Continuara…

Este es el Capitulo de un Fan fic que mas trabajo me ha dado hasta ahora, por lo mismo me da aun mas satisfacción haberlo terminado.
He estado ausente por bastante tiempo, más que nada porque intento cambiar mi estilo de escritura además de que he tratado de mejorar tanto en la ortografía como en la narrativa a la hora de escribir historias.

Dicho esto, debo a aclarar unas cuantas cosas: Primero, cronológicamente hablando esta historia intenta ubicarse después de la octava temporada y si hay una novena seguro tratare de que se ubique después de esa. Por lo que obviamente elementos que saldrán en la octava temporada están presentes en esta historia.
 El nombre de la academia obviamente es provisorio ya que desconozco el nombre oficial, en todo caso cuando salga remplazaré el nombre provisorio por el nombre oficial.

Segundo, en términos cronológicos yo trato el laxo de tiempo en la serie de que tres temporadas equivalen a un año, por ende en esta versión de Equestria han pasado dos años y medio desde que Twilight Sparkle vive en Ponyville.

Y bueno, creo que eso es todo lo que quería aclarar, no esperen que los siguientes capítulos sean así de extensos. Si no puedo poner todo lo que quiero poner en un capitulo de treinta hojas o menos lo partiré en dos téngalo presenté.
Hasta pronto se despide Lobezno.
______________________________________________________________

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
page
1
page
2
page
3
page
4
page
5
page
6
page
7
page
8
page
9
page
10
page
11
page
12
page
13
page
14
page
15
page
16
page
17
page
18
page
19
page
20
page
21
page
22
page
23
page
24
page
25
page
26
page
27
page
28
page
29
page
30
page
31
page
32
page
33
page
34
page
35
page
36
page
37
page
38
page
39
page
40
page
41
page
42
page
43
page
44
page
45
page
46
page
47
page
48
page
49
page
50
page
51
page
52
page
53
page
54
page
55
page
56
page
57
page
58
page
59
page
60
page
61
page
62
page
63
page
64
page
65
page
66
page
67
page
68
page
69
page
70
page
71
page
72
page
73
page
74
page
75
page
76
page
77
page
78
page
79
page
80
page
81
page
82
page
83
page
84
page
85
page
86
page
87
page
88
page
89
page
90
page
91
page
92
page
93
page
94
page
95
page
96
page
97
page
98
page
99
page
100
page
101
page
102
page
103
page
104
page
105
page
106
page
107
page
108
page
109
page
110
page
111
page
112
page
113
page
114
page
115
page
116
page
117
page
118
page
119
page
120
page
121
page
122
page
123
page
124
page
125
page
126
page
127
page
128
page
129
page
130
page
131
page
132
page
133
page
134
page
135
page
136
page
137
page
138
page
139
page
140
page
141
page
142
page
143
page
144
page
145
page
146
page
147
page
148
page
149
page
150
page
151
page
152
page
153
page
154
page
155
page
156
page
157
page
158
page
159
page
160
page
161
page
162
page
163
page
164
page
165
page
166
page
167
page
168
page
169
page
170
page
171
page
172
page
173
page
174
page
175
page
176
page
177
page
178
page
179
page
180
page
181
page
182
page
183
page
184
page
185
page
186
page
187
page
188
page
189
page
190
page
191
page
192
page
193
page
194
page
195
page
196
page
197
page
198
page
199
page
200
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
 
 
page
1
page
2
page
3
page
4
page
5
page
6
page
7
page
8
page
9
page
10
page
11
page
12
page
13
page
14
page
15
page
16
page
17
page
18
page
19
page
20
page
21
page
22
page
23
page
24
page
25
page
26
page
27
page
28
page
29
page
30
page
31
page
32
page
33
page
34
page
35
page
36
page
37
page
38
page
39
page
40
page
41
page
42
page
43
page
44
page
45
page
46
page
47
page
48
page
49
page
50
page
51
page
52
page
53
page
54
page
55
page
56
page
57
page
58
page
59
page
60
page
61
page
62
page
63
page
64
page
65
page
66
page
67
page
68
page
69
page
70
page
71
page
72
page
73
page
74
page
75
page
76
page
77
page
78
page
79
page
80
page
81
page
82
page
83
page
84
page
85
page
86
page
87
page
88
page
89
page
90
page
91
page
92
page
93
page
94
page
95
page
96
page
97
page
98
page
99
page
100
page
101
page
102
page
103
page
104
page
105
page
106
page
107
page
108
page
109
page
110
page
111
page
112
page
113
page
114
page
115
page
116
page
117
page
118
page
119
page
120
page
121
page
122
page
123
page
124
page
125
page
126
page
127
page
128
page
129
page
130
page
131
page
132
page
133
page
134
page
135
page
136
page
137
page
138
page
139
page
140
page
141
page
142
page
143
page
144
page
145
page
146
page
147
page
148
page
149
page
150
page
151
page
152
page
153
page
154
page
155
page
156
page
157
page
158
page
159
page
160
page
161
page
162
page
163
page
164
page
165
page
166
page
167
page
168
page
169
page
170
page
171
page
172
page
173
page
174
page
175
page
176
page
177
page
178
page
179
page
180
page
181
page
182
page
183
page
184
page
185
page
186
page
187
page
188
page
189
page
190
page
191
page
192
page
193
page
194
page
195
page
196
page
197
page
198
page
199
page
200
by Lobezno
Es el Capitulo uno de mi Fanfictión Tiempos Oscuros:

En una Mañana como cualquier otra, dos forasteros llegan a Ponyville a primera vista lucen normales, pero paresen ocultar muchos misterios ¿seran nuevos amigos para Twilight y las chicas? ¿o seran...?

Keywords
assigned dragon 74,986, pony 64,212, unicorn 16,979, pegasus 12,063, mlp:fim 8,679, dragoness 6,661, twilight sparkle 5,427, fluttershy 4,730, rainbow dash 4,409, pinkie pie 3,853, rarity 3,810, applejack 3,801, general 1,554, ocs 1,553, slice of life 345, mistery 40, aventura 29
Details
Type: Writing - Document
Published: 1 month, 4 weeks ago
Rating: General

MD5 Hash for Page 1... Show Find Identical Posts [?]
Stats
48 views
0 favorites
0 comments

BBCode Tags Show [?]
 
New Comment:
Move reply box to top
Log in or create an account to comment.