Welcome to Inkbunny...
Allowed ratings
To view member-only content, create an account. ( Hide )
newer »
Lobezno
Lobezno's Gallery (10)

MLP FIM Tiempos Oscuros; Prologo

MLP FIM Tiempos Oscuros; Episodio 1 Capitulo 1

Medium (920px wide max)
Wide - use max window width - scroll to see page ⇅
Fit all of image in window
set default image size: small | medium | wide
Keywords assigned dragon 81893, pony 69021, oc 26829, incest 20248, alicorn 6457, mlpfim 6136, god 1867, war 1296, goddess 1243, de 222, lovecraftian 79, divinity 47, historia 26, origen 5, epopeya 1, mitologia 1, creación 1 suggested spanish546, my little pony41461
My Little pony Friendship Is magic;
Tiempos Oscuros






















PROLOGO:

En algún lugar, en algún momento se dice que existieron y siguen existiendo una raza de extraños y excéntricos entes. Seres capaces de crear universos enteros con un solo capricho, pero pese a su enorme poder de creación distan de ser justos o sabios. Algunos se dejaron segar por sus deseos y crearon mundos llenos de tragedias. Otros criticaron las creaciones de los demás al no compartir la misma visión de las cosas, algunos unían sus fuerzas y juntaban sus creaciones en un mismo plano. Su hogar era un mundo hueco, generalmente carente de luz y materia llamado por sus moradores simplemente como “El vacio”. Dicho mundo era iluminado solo por sus caprichosas ideas las cuales eran representadas como esferas brillantes de multitud de colores y tamaños diferentes.

Estos seres ambivalentes no gozan de ningún nombre o término para referirse a sí mismos, cada uno se llama así mismo como quiere y define su naturaleza de la misma forma.

… y así, por capricho y deseo de uno de ellos se creó un pequeño universo, uno que quizás no destacaría en nada entre la mayoría de sus semejantes, pero que sería el universo de nuestra historia.



Comenzó como un espacio nulo contenido en el interior de una esfera apagada y opaca y en medio de esa oscuridad empezó a surgir la luz. Al principio parecía una insignificante chispa blanca, pero rápidamente fue creciendo hasta convertirse en un enorme resplandor, una explosión que posteriormente traería consigo la luz, la energía y la materia, los elementos indispensables para la creación.
 Lo siguiente a lo que el creador dio vida y forma en su nuevo universo sería a sus guardianes. Del brillo estelar, del orden y la creación nacería Undine, encarnación de la Armonía, la creación y la vida. Mientras que del vacío insondable del espacio y de la ultima sombra en ser iluminada por la gran explosión nació Necrom, encarnación del caos primigenio, el vacio, el hambre y el instinto.
 Estas entidades habían sido creadas como los guardianes y cocreadores para dicho universo, su sola existencia mantenía el flujo constante de creación, destrucción y recreación.



Año cero de ninguna era.
 Una y otra vez Undine intentó en vano darle orden al universo que nació junto con ella y su compañero, un universo que tenía todo lo necesario, pero que aun carecía de orden y de la cuarta dimensión, el tiempo. Sin embargo cada vez que ella trataba de ponerlo en orden su compañero devoraba todo lo que ella hacía llevándose por completo la luz y todo lo demás. La guardiana sabía que a este paso sería imposible concretar la obra que su creador le había encargado terminar, no solo eso sino que eventualmente ya no habría más recursos que aprovechar. Ella necesitaba otra estrategia para anular el voraz apetito de Necrom…

Undine pensó en entonar un hermoso cantico, un sonido melodioso y bello como no había igual, no era una canción en sí ya que no tenía letra o palabra distinguible, era solo una conjugación de sonidos armónicos, sin embargo al escucharlos parecían trasmitir ideas en la mente de todo aquel que la oyera, se trataba de los más profundos pensamientos de la guardiana y sus sentimientos.
 Este bello sonido embelesó al guardián oscuro sumiéndolo en un profundo letargo, mismo que duraría tanto como durase la canción de su hermana.
 Sin embargo, el Canto mágico no impedía que del cuerpo de Necrom nacieran aberraciones y vástagos deseosos de propagar el caos.

Undine sabía bien que con ella entonando el canto mágico que mantendría dormido a Necrom, alguien más debía continuar su trabajo por ellos, alguien con el poder de ambos y el juicio apropiado para discernir bien de mal y para defender la creación de las aberraciones del caos…

Undine tomó un poco de sí misma y un poco de Necrom y mediante su cantico les dio forma a sus sucesores, nacidos de la armonía y el caos, puesto que la creación era imposible sin ambos se formaron en el universo cuatro nuevas entidades. Ninguno de ellos tenía cuerpo físico, eran esferas de luz no muy diferentes de las estrellas. Nacidos ya adultos nunca hablaron directamente con su madre, pues esta ya les había inculcado lo que necesitaban saber al momento de que comenzaron a existir.

“– sigan con la obra que yo no podre seguir. Tienen el mismo poder y la autoridad que nosotros tenemos. Den orden, armonía y paz al universo –” Eran las palabras que ella nunca les dijo, pero ya las tenían grabadas en sus almas y mentes.

Una vez creados y consientes de sí mismos, las cuatro nuevas entidades recibieron sus nombres así como sus roles en la pesada tarea que se les había asignado.

El mayor y por ende el líder de los cuatro recién nacidos respondía al nombre de Salomón, quien tenía poder sobre el espacio y las dimensiones. Sobre él recaería la responsabilidad de separar y definir los distintos planos, así como de crear la cuarta dimensión, trayendo finalmente el tiempo al cosmos. También sería el encargado de resolver disputas entre sus otros tres hermanos, esto gracias a su gran sabiduría y diligencia que le fueron dadas desde que nació.

La segunda hermana respondía al nombre de Zadky, ella tenía dominio sobre la materia, la energía y todos los cambios que sufrían, ella definió los estados solido, líquido y gaseoso y como la materia debía transformarse en base a estos, definió la creación como lo que sigue de la destrucción y como es la destrucción lo que abre paso a la recreación, creando así los siclos continuos en todo el universo. También definió las distintas clases de energía y como interactuaban con la materia, siendo también la creadora de la Alquimia.

La tercera hermana respondía al nombre de Chamuz, ella era la encargada de la vida, de la muerte, de la procreación y los espíritus. Su trabajo era aprovechar la materia orgánica para crear formas de vida a las cuales asignarles un alma y otorgarles un siclo vital. De ella dependerían las distintas especies de flora y fauna que existirían en los distintos planetas y designaría pequeños espíritus que siempre cuidarían de la naturaleza.

El cuarto hermano respondería al nombre de Razil, el más joven pero no por eso el menos importante, portador de todo el conocimiento. Conocía todas las cosas incluso la línea del destino.
 Era él quien daba instrucciones a sus otros hermanos acerca de cómo debía ser la creación, mostrándoles visiones que luego ellos tomaban y las hacían realidad.
 El conocimiento de Razil era tan vasto que en combinación con la sabiduría de Salomón juntos darían origen a la magia misma, también le enseñaría a sus hermanos como crear almas con la energía espiritual.

Y así daría inicio el día uno de la primera era.



Año mil, de la primera era.

Había pasado un milenio y los esfuerzos de las cuatro entidades rindieron frutos. En poco tiempo comenzaron a aparecer planetas habitados, muchas especies nuevas surgieron y grandes civilizaciones se levantaron, pero también muchos problemas, odios, envidias, maldad y sufrimientos. Los cuatro hermanos deseaban intervenir y ponerle fin a toda esa maldad, pero al no estar en un plano físico para poder interactuar con los mortales entendieron que necesitaban forma propia y cuerpos de carne y hueso.
 Fue así que se dio el primer cambio en la naturaleza de los guardianes, abandonaron sus formas como seres de luz y adoptaron otras figuras que los mortales pudieran comprender. Para ello optarían por presentarse ante una raza o una civilización en específico, adoptando una apariencia similar a la de sus pobladores. Sin embargo también habían decidido escoger formas físicas propias para sí mismos.
 Sus nuevos cuerpos se formarían en base a una de las tantas especies que crearon, una que les había gustado de entre todas. Los Ponis, quienes estaban divididos en tres razas. Ponis de tierra, fuertes y perseverantes. Los Pegasos alados, feroces y aguerridos y los Unicornios, poderosos y dignos. Al final ellos tomaron las características de estas tres razas y así crearon una cuarta raza para identificarse a sí mismos, dicha forma recibió el nombre de “Alicornio”.  Nada de esto era un cambio absoluto, ya que para los cuatro hermanos estas formas solo eran como ropas con las cuales ponerse presentables en el mundo terrenal y como toda ropa podían despojarse de ellas cuando quisieran.

Presentándose con sus nuevas formas terrenales, los cuatro hermanos deseaban aprender acerca de los distintos mundos y planetas que habían comenzado a existir, así como ayudar a los mortales con sus problemas y hacer de jueces y mediadores. Muchas veces se encontraron con faltas de respeto hacia su autoridad, las cuales fueron acalladas inmediatamente con demostraciones controladas de poder, dándole a entender a todo insolente el destino que les acarrearía irrespetar a las entidades superiores.

… En muy poco tiempo entendieron que el universo que habían creado se había vuelto muy grande para que pudieran seguir manejándolo.
 Fue cuando Salomón tomo la palabra y con tranquilidad dijo – hermano y hermanas, nosotros cuatro ya no podemos abarcar todas las labores que tenemos. Necesitamos ayuda y nos guste o no, lo mejor que podemos hacer es crear descendencia nosotros mismos, a los nuevos guardianes… –
 El hermano y las hermanas restantes se vieron entre sí y tras unas cortas deliberaciones todos terminaron llegando a la misma conclusión…

El primero fue Salomón quien al unirse con Zadky tuvieron a su hijo Khronos, el cual fue concebido dentro de su madre como lo hacían los mortales y había nacido desde el principio con la forma de un Alicornio.
 Luego siguieron Chamuz y Razil, ellos dos juntos tuvieron una hija a la que llamaron Azral, quien también había nacido ya con la misma forma física de sus padres.

Posteriormente los cuatro guardianes continuaron copulando entre sí para generar más descendientes. Aun que la gran mayoría de sus hijos nacían con cuerpos de Alicornio, también se daba el caso en el que algunos nacían con forma de otras criaturas, como Dragones, Minotauros, Grifos o Lobos, entre otras.
 Esto marco la culminación de la que llegaría a ser conocida por sus descendientes como “La primera generación” y el inicio de la segunda generación, marcando también la segunda mitad de la primera era.



Año tresmil, de la Primera era.

Los cuatro hermanos se vieron forzados a cambiar para mejorar a medida que su descendencia iba en. Aumento las labores de los primeros cuatro guardianes comenzaron a subdividirse y se le asignaron roles específicos a cada integrante de la segunda generación.

A Khronos hijo de Salomón y Zadky, se le encargo la tarea de vigilar permanentemente la cuarta dimensión conocida como “Nexus”, su deber seria vigilar el tiempo, pasado, presente, futuro y todas las líneas temporales, asegurarse de que el tiempo mantuviera su curso y no hubiera anomalías, también se le dio el poder de viajar a cualquier punto de la historia o línea temporal a voluntad y la potestad para restringir cualquier magia mortal o divina relacionada con el tiempo.

Su hermana y a la vez prometida Magna, regía sobre la gravedad, bajo su capricho los campos gravitacionales de todo el universo cambiaban, jalaban o se retraían y miles de sistemas solares así como vastas galaxias se organizaron al compas de su batuta.

Azral, hija primogénita de Razil y Chamuz, fue nombrada como la “Colectora de Almas”. Dependía de ella cosechar las almas mortales y traerlas al mundo espiritual donde serian juzgadas y destinadas en función de sus vidas terrenales.

Era Uriel juez de las almas y hermano de Azral, quien debía encargarse de decidir el destino de los fallecidos en los distintos reinos espirituales y en cada reino habían otros de sus hermanos y hermanas asignados como guardianes.

De los encuentros entre Salomón y Chamuz nacieron las gemelas, Anifer y su hermana Cillias, encargadas de la luz y la oscuridad respectivamente. Una cualidad que volvía únicas a estas gemelas era su capacidad de fusionarse para volverse una entidad más poderosa y en esta forma también podían controlar los cuatro elementos.

Los de la primera generación estaban llenos de expectativas y esperanza hacia sus descendientes de que todos ellos fueran dignos herederos de su misión.
 Pero no todo podía ser como querían… Khronos, el primogénito de Salomón, era joven, rebelde y holgazán. Sus constantes desobediencias así como su descuido en sus obligaciones ocasionaron eventos caóticos que pusieron en riesgo a muchos planetas inocentes e incluso a sus compañeros. Estos desastres por supuesto no serian pasados por alto por las otras entidades superiores y decidido a castigarlo Salomón partió en busca de su hijo.



No se sabe realmente que pasó durante esa disputa entre Salomón y Khronos, lo único que los Alicornios de la primera y segunda generación supieron era que, el gran Salomón había dejado de existir y de él habían surgido los Noha, una nueva especie divina de los cuales solo uno terminó siendo un problema al representar toda la oscuridad en el buen corazón de Salomón, pero el Noha malvado fue detenido y apresado rápidamente por Khronos y los otros Nohas.
 Desde entonces Khronos fue más consciente de sus responsabilidades asumiendo su rol como debía hacerlo y reparando todo el daño que hizo, pero nunca pudo revertir lo que le ocurrió a su padre. Se dice que a modo de penitencia este asumió la apariencia de un Alicornio senil y anciano, con toda la fragilidad que eso implicaba.

Y así, termina la primera era y comienza la segunda era, llamada también la era de los tres hermanos.



Año Uno de la era de los Tres Hermanos.

Así como hicieron sus predecesores, los Alicornios de la segunda generación tuvieron que procrear, abriendo paso a la tercera generación y de entre ellos a los tres hijos de Khronos, su Primogénito Star Finish, “La estrella de la mañana” nacido de los encuentros de Khronos con Anifer y Cillias fusionadas, había nacido con un poder que igualaba al de su padre y había heredado el don sagrado de su abuelo “La sabiduría de Salomón”.

Mientras que de Magna, esposa legítima de Khronos nació Cosmos y posteriormente nacería Stella-tión, la más joven de los tres hermanos.
 El deber fundamental de esta tercera generación de entidades superiores consistiría en hacer el papel de moderadores para todas las funciones del universo, así como de vigilantes para los mortales y de la creación de la vida y de nuevas especies. Los Alicornios de la tercera generación se dividieron en cuatro credos.

Los Astrales, quienes vigilaban el funcionamiento de las estrellas, controlaban los movimientos de los planetas alrededor de sus soles y los movimientos de sus lunas. Se les consideraban de la jerarquía más alta en comparación a los demás credos.

Los Oníricos, eran aquellos que habitaban el plano de los sueños. Siempre vigilaban los sueños de los mortales haciendo frente a los espíritus de las pesadillas. También fueron ellos los que crearon las artes tales como el dibujo, la música y la escultura, legados que se hicieron presentes en cada cultura, en cada civilización de cada planeta del universo.

Los Liliths, quiénes eran los encargados de la naturaleza en cada planeta. Se encargaban de crear nuevas formas de vida, tanto animal como vegetal y en ocasiones hasta mineral, se encargaban de vigilar la evolución de las especies y si alguna comenzaba a desarrollarse mas rápido ya crear civilizaciones, éstos se encargaban de llamar a “Los Vigilantes” para que cumplieran su deber.

Los Vigilantes eran el credo de menor rango, su deber consistía en vigilar las civilizaciones mortales, asegurándose de que estas no cayeran en la decadencia o que progresaran demasiado a costa de hacerle daño a su propio mundo, algunos cumplían esta misión de forma encubierta y otros de forma más directa interactuando con ellos.

Los tres hermanos, los primeros Alicornios en nacer de la tercera generación no tenían ningún credo, ellos estaban por encima de los cuatro credos y a todos los efectos eran los últimos jueces en todas las disputas entre entidades superiores.

Muchos de la tercera generación, particularmente los del credo de “Los Vigilantes” se dejaron corromper por su sed de poder y forzaron a barias civilizaciones en diversos planetas a que les rindieran culto con tributos y sacrificios a sus nombres. Estos hechos acarrearon que tarde o temprano dicho Alicornio se corrompiera liberando al caos latente en su interior volviéndose versiones oscuras y retorcidas de lo que una vez fueron, a los Alicornios que sufrían esta trasformación se les llamaba “Shings” y la presencia de estos en algún planeta con el tiempo corrompía dicho planeta también.

Los tres hermanos sobretodo Star Finish no tardaron en hacer notar su indignación ante esta deplorable situación, por ende la sentencia para aquel Alicornio que cometiera estos actos no podía ser otra que su destrucción y de ser necesario la destrucción absoluta del planeta en cuestión.
 Otra función de los tres hermanos era la de lidiar con seres superiores que ya habían nacido como seres corruptos que solo traían caos y desesperación al universo, como lo eran los Draconequus.


Año diez mil de la era de los Tres Hermanos.

El universo prosperó con una vasta cantidad de galaxias, planetas y estrellas, los Alicornios tenían una vida tranquila siguiendo sus funciones e incluso era menos probable que se corrompieran. Pero entonces aparecieron ellos. La decadencia que surgió del vacío… Nacidos del seno del mismo Necrom tres aterradores vástagos, abominaciones tan retorcidas y deformes como de grandes eran sus poderes.

El primero, tenía la forma de un enorme dragón de cuerpo alargado como el de una serpiente, este sin embargo no era escamoso si no blando y viscoso y en barios sectores sobre salían ojos y pequeñas fauces adicionales, sus alas aun que imponentes y aterradoras presentaban algunos orificios en los bordes de sus membranas. Este descomunal ser era capaz de tragarse planetas y estrellas enteras solo abriendo su boca cuyo interior era descrito como un agujero negro, pero un millón de veces más poderoso y al lanzar un rugido dejaba escapar una poderosa ola de energía que desmaterializaba instantáneamente todo lo que estuviera en su camino. Los Alicornios bautizaron a esta abominación como “Ventrylus: el hambre Cósmica” y lo único que no podía devorar era a sus otros dos hermanos.

El otro, era descrito como una masa repulsiva de fauces y tentáculos los cuales segregaban un viscoso y espeso aceite tan oscuro como una noche sin luna, tan nocivo que incluso las entidades superiores se enfermaban al exponerse mucho a el, este ser no devoraba todo lo que le rodeaba como su hermano mayor, si no que se dedicaba a corromper toda forma de vida orgánica, convirtiéndolos en mutantes y abominaciones torcidas, la corrupción no solo degeneraba los cuerpos si no también la mente y el alma de sus víctimas, este ser fue bautizado como “Amoión: el profanador de la vida”. Solo sus hermanos eran inmunes a su nociva presencia, así como todo aquello que no estuviera vivo.

El tercero y último, era sin duda el más enigmático de todos, los Alicornios de la tercera generación lo describieron como una enorme figura encapuchada, su capa cambiaba de colores de manera muy inestable y donde debería haber un rostro asomándose por la capucha solo había una máscara, tan deforme y extraña que carecía de rasgos entendibles. Nadie había podido ver nunca que horrores se escondían tras ese disfraz, pero los abominables y viscosos tentáculos que se asomaban por los bordes de la capucha, cubiertos de ojos y fauces permitían a cualquiera imaginarse el tipo de horrores que este Titán escondía. Este ente fue bautizado con el nombre de “Layqa: el que trae la locura” y su poder era el de modificar y alterar la realidad de su entorno, podía rescribir todas las leyes preestablecidas de la física, la química, la vida e  incluso las leyes de la magia. Dicho efecto era algo que ocurría espontáneamente a su alrededor incluso sin que este lo deseara, solo sus hermanos eran inmunes a su poder.
 Se temía que tarde o temprano su presencia acarreara que el tejido mismo de la realidad se pudriera, convirtiéndolo así en uno de los titanes más temidos, pero no solo por sus poderes.
 Layqa era el único Titán capaz de entrar y salir a su antojo del mundo onírico, el último refugio que tendrían los Alicornios de ser necesario. También resalta por ser el Único de los tres titanes con inteligencia y voluntad propia, lo que lo hacía aun más peligroso que al resto de sus hermanos.

Para los tres hermanos y los demás guardianes de su generación, la existencia de estos seres era una amenaza contra todo lo que ellos representaban y no dudaron un segundo en oponer resistencia. Miles de planetas y estrellas sucumbieron al paso de los Titanes, siendo absorbidos hasta quedar estériles, siendo corrompidos hasta sus formas de vida más básicas o siendo alterados de maneras retorcidas y bizarras mas allá de lo posible.
 La naturaleza divina de las entidades superiores les protegió contra los vástagos de Necrom, pero incluso así no eran completamente invulnerables ante ellos y cientos de guardianes valientes lucharon en vano para frenar el avance de su maldad.

El primogénito de Khronos era un gran estratega y el más poderoso de su generación, aun así cada batalla contra los vástagos del caos terminaba en derrota. De uno de esos desastrosos encuentros Star Finish descubrió que el don heredado por su abuelo “La Sabiduría de Salomón” si podía hacerles daño, no obstante no era suficiente para detenerlos.
 La mayor parte de los guardianes de la tercera generación empezaron a dudar sobre el liderazgo y capacidad de su hermano mayor y se negaron a seguir peleando bajo sus órdenes, solo Cosmos y Stella permanecieron a su lado.
 Mas esto no desanimó al Alicornio, estaba decidido a derrotarlos fuera cual fuera el precio y sabía que solo había alguien que podía ayudarlo…

Con el destino de sus hermanos y de todo su universo en juego Star Finish optó por pedir ayuda a “La madre de todas las cosas”, la fuente misma de la Armonía Undine, pero llegar hasta ella no sería cosa fácil y lo sabía. Para poder tener una audiencia con ella primero debían acceder al “Plano Exterior”, pero con la ayuda de su padre Khronos, el y sus hermanas consiguieron entrar al plano de los dos entes primigenios…

La madre Etérea estaba exactamente donde había estado desde que entonó su canción mágica. Nunca se detuvo o desentonó una sola nota, aun a sabiendas de las monstruosidades que habían nacido del vientre del durmiente Necrom.

Solo habían escuchado de ella en relatos, tenerla en persona era una visión increíble e imponente. Star Finish por primera vez en toda su vida se sentía insignificante ante alguien más, mismo sentimiento que invadía el corazón de sus hermanas.
 Su figura era tan alta que su esbelto y brillante cuerpo parecía un torreón hecho de la vía láctea y el sonido de su voz entonando aquella milenaria canción, era melodioso y sublime opacando al de la Lyra más bella, la flauta más dulce y el violín más afinado. Ningún sonido natural o creado se comparaba con el de aquella voz que traía paz a todas las cosas. De repente y sin detener un instante su canto, la imponente figura bajo la cabeza para dirigir las dos enanas blancas que tenía en lugar de ojos hacia sus visitantes.
 Los tres Alicornios ante la vista de su gran creadora se sentían indefensos.

 – Se lo que buscan, hijo e hijas de Khronos… – fue lo que los tres Alicornios escucharon al unisonó en sus mentes.

Al oír esa voz en el interior de sus conciencias, las tres entidades superiores fueron invadidas por un sentimiento de paz interior y tranquilidad, incluso Cosmos y su hermano mayor derramaron lagrimas sin darse cuenta. Ninguno de ellos podía negar que ella fuera la fuente de la armonía.
 – Si conoces nuestra situación, entonces sabes que no hay tiempo que perder, por favor ayúdanos – dijo Star Finish inclinándose en el suelo con un sentimiento que era una mescla de devoción y respeto.

– No puedo intervenir abiertamente. Así como mi batalla es contra Necrom, su batalla es contra los Titanes… pero si están dispuestos a seguir luchando les daré las armas que necesitan – respondió Undine con una voz serena y maternal.
 Tras haber dado esa respuesta, frente a los hermanos se había materializado un pequeño cristal, no era más grande que un frijol, pero el poder que emanaba de su interior era abrumador y emanaba una luz tan blanca y pura que no dejaba una sola sombra en su camino.

El Alicornio mayor contempló la jema con asombro y dijo - ¿Qué es esto? –

 – Es una semilla de luz. Una materialización concentrada de mi propio ser, ábrele tu corazón y te dirá que hacer – esas fueron sus últimas palabras antes de que un resplandor segador envolviera a los tres hermanos trasportándolos de regreso a su plano original…

Star Finish no había recibido más instrucciones de Undine, pero de alguna manera sabía en su corazón lo que debía hacer.

El Alicornio Primogénito voló presuroso hacia un planeta cercano, al aterrizar en este sus cascos sintieron efímeras nubes de polvo alrededor suyo y un suelo duro y agrietado debajo, dando a entender que pisaba un suelo seco y estéril.
 Era un enorme desierto, carente de luz y calor sumido no en una noche eterna, si no en una absoluta oscuridad… sin embargo algo interrumpió ese siclo de tinieblas.
 La “Semilla de Luz” emanaba un resplandor tan pequeño como el de una estrella de quinta magnitud, pero tan potente y fuerte que traspasaba ese velo de oscuridad como si nada.

Instintivamente el Alicornio supo lo que tenía que hacer e invoco las llamas doradas de Salomón y estas fueron recibidas por el pequeño cristal. Posteriormente la semilla descendió para hundirse en las entrañas de la tierra… solo para que segundos después esta temblara y desde su interior se abriera paso un poderoso rayo de luz que traspasó los cielos, su luz fue tan intensa que el planeta entero fue iluminado.
 El enorme resplandor que antes parecía una torre infinita comenzó a cambiar de forma y a ramificarse de manera torcida pero armoniosa…
 La luz comenzó a disiparse revelando que era en realidad, se trataba de un árbol hecho de cristal, imponente y majestuoso. Su sola presencia llenaba el planeta con luz y vida, mientras que exuberante vegetación florecía cerca rindiéndole un silencioso tributo.

Star Finish se quedo contemplando aquel árbol sobre natural, verlo llenaba su alma de paz interior...

 – Si, entiendo lo que debo hacer ahora… - dijo el Alicornio antes de extender sus bellas alas color zafiro y salir volando una vez más hacia la oscuridad estrellada del espacio.

Al salir de aquel planeta se reencontró con Cosmos y Stella-tión a quienes les compartió su siguiente plan. Su hermano mayor les mencionó los nombres de otras cuatro de sus hermanas y les dijo que debían reunirlas a como diera lugar, ya que se necesitaban de siete para poder vencer a los Titanes.

Lux Solis “Resplandor de oro”, Orbis “El manto nocturno”, Gaia “La arquitecta de la vida”, Selasvati “La Princesa de las historias”, todas estaban luchando contra los Titanes a su manera y tratando de proteger lo que cada quien consideraba preciado, pero al escuchar el llamado de su hermano y hermanas mayores todas ellas acudieron sin dudar.

Una vez todas estuvieron reunidas Star Finish las guio hasta el árbol de cristal y una vez estuvieron en su presencia, pudieron sentir como les habló a todos en sus corazones.
  – De entre mis ramas nacerán Elementos en forma de jemas los que les darán el poder para vencer, pero estos elementos no serian gratis… - dijo el Árbol a las entidades superiores.
 El árbol de cristal se regía por un intercambio equivalente y para darles lo que necesitaban, ellos debían ofrecer algo de igual valor, su inmortalidad a cambio del poder para vencer, ese era el trato que ofreció el árbol y no habría ningún otro.

Al escuchar esto todas las hermanas quedaron angustiadas y dudosas, absortas en un silencio sepulcral. El hermano mayor solo cerró los ojos y guardo silencio él comprendía la situación, pero no iba a forzar a sus hermanas a aceptar el trato si no querían…

 Al final todas las hermanas llegaron a una misma conclusión, “Nuestra inmortalidad es un precio pequeño, en comparación con todo lo que podríamos perder” fue lo que todas decidieron.
 Cuando los siete votos fueron unánimes, el Árbol les disparo siete rayos de luz a cada uno de los presentes. Cada rayo era de un color diferente y traspasaban los corazones de cada uno ocasionándoles un profundo sufrimiento.
 El y las Guardianes que aceptaron el trato experimentaron barios minutos de sufrimiento que se sintieron como una eternidad de torturas, posteriormente los Alicornios fueron liberados de su martirio y en la copa del árbol se hicieron presentes siete luces nuevas de barios colores, esas esferas de luz rápidamente se convirtieron en llamas y al disiparse estas abrieron paso a unas bellísimas gemas cada una de un color y una forma diferente, generalmente asociados a su portador.
 El Árbol de cristal había buscado en lo más profundo de las Almas de cada uno de los guardianes y a partir de la virtud más dominante de sus almas se forjaron estos Elementos, Justicia, Integridad, Perseverancia, Paciencia, Simpatía, Unión y Determinación, eran las cualidades que se usaron para su creación.

Todos los Alicornios presentes solo se quedaron contemplando lo que había sido creado de su propia esencia vital, aun estaban cansados y débiles pero la luz del árbol y las jemas los reconfortaba como una madre mimando a su hijo.

El hermano mayor con dificultad se levantó y se dirigió al árbol
 – ya hemos pagado, yo y seis de mis hermanas hemos sacrificado nuestra inmortalidad, ahora te lo suplico ¡Árbol! ¡Permítenos usar tu poder! –
 Sus hermanas alrededor permanecieron en silencio expectantes, todas ellas deseaban en lo más profundo de sus corazones que las suplicas de su hermano mayor fueran escuchadas.
 El Árbol respondió y cada Elemento descendió de la copa cristalina para acercarse a su respectivo portador.

Mas sin embargo, solo con estos elementos no bastaría para hacerles frente a los Titanes, si querían tener una oportunidad debían tener un plan y Star Finish tenía un plan…

Primero que nada volaron a un rincón inhóspito del universo y una vez ahí El primogénito de la tercera generación impartió sus instrucciones.

Stella extendió sus patas delanteras junto con sus alas y con ellas empezó a dirigir las estrellas y generar una enorme supernova.
 Lux Solis y su gemela Orbis, tomaron el control de esa explosión y la comprimieron hasta darle la forma de una enorme y maciza estrella nueva.
 Gaia y Selasvati usaron sus poderes para llenar a esa estrella de fuerza viviente y de conciencia.

Habían creado un cebo perfecto para llamar la atención de los Titanes. Aun que fuera a millones de años luz, el resplandor viviente de esa estrella captó la atención de esos monstruos haciéndolos venir, incluso el más inteligente de ellos no pudo evitar ceder ante sus instintos.
 Los portadores permanecieron escondidos esperando a que las tres monstruosidades picaran el anzuelo, pero no pasó mucho tiempo antes de que se dieran cuenta de que funcionó pues incluso antes de verlos su degenerada presencia podía percibirse con facilidad.

Uno a uno fueron llegando y segados por sus instintos se acercaron a la estrella, incluso estaban dispuestos a pelearse entre sí por saber quien la tendría primero.
 Fue entonces cuando Star Finish dio la señal y Cosmos entro en acción, con su poder ella creó una barrera dimensional dónde encerró a los tres Titanes. Esto no los detendría seria solo cuestión de tiempo antes de que lograran salir por lo que no había tiempo que perder.

El Alicornio mayor convocó a sus llamas doradas y las moldeó en forma de cadenas las cuales traspasaron la pequeña dimensión de cosmos y traspasaron también los cuerpos de todos los Titanes conectándolos entre sí. La energía corrupta de todos los vástagos fluyo por la cadena yendo de uno hacia otro, como ninguno de sus poderes era efectivo contra sus hermanos entonces ninguno de ellos era afectado y a su vez esto les impedía usar sus poderes para liberarse de su encierro, sin embargo esta estratagema tenía su costo… así como la energía de los Titanes se trasmitía de uno a otro, la energía que corría por la cadena también llegaba al Primogénito de Khronos…

Star Finish sabía el precio que tendría que pagar para cumplir su objetivo así que con toda determinación soportó tanto como pudo, hasta que sus hermanas dieran “el golpe de gracia.”
 Las otras seis Alicornios tratando de hacer caso omiso del sufrimiento de su hermano empuñaron sus elementos y se dispusieron a usarlos. Aun que era la primera vez en todas sus vidas que lo hacían, para ellas activar esas reliquias parecía tan natural como respirar… cada una se concentró en las virtudes que las representaban y así estos comenzaron a reaccionar. Su hermano que soportaba un intenso dolor también fue capaz de activar el suyo…
 Por unos instantes un segador resplandor blanco inundó toda la escena bloqueando la vista y cuando este se desvaneció, las seis yeguas no dieron crédito a lo que vieron con sus ojos.

Frente a las entidades superiores había una enorme estructura flotando en medio del espacio, sus dimensiones superaban con creces al planeta más grande que alguna vez hubieran visto.
 Tenía una forma que recordaba a la de los antiguos templos o pirámides, pero era de color negro, con tallados muy complejos hechos profundamente sobre toda su superficie, similares a canales de irrigación que la recorrían toda de punta a punta. En una mirada más profunda se apreciaba que esta supuesta “pirámide” en realidad eran tres enormes estructuras ensambladas, dos en la base y una acoplada encima.
 Esto era todavía más evidente debido a una enorme cadena y candados dorados que mantenían las tres estructuras fuertemente unidas las unas contra las otras.

Las Alicornio no necesitaron mucho para entender que había pasado. Esas enormes estructuras eran la tumba y prisión de los Titanes y de donde no escaparían quizás por toda la eternidad…

El plan había funcionado, pero… lejos de celebrar la victoria, la saborearon amargamente con lágrimas y un minuto de silencio, porque todas ellas sabían lo que habían perdido.
 Su hermano había desaparecido y lo único que se encontró de él fue su Elemento, el de la “Determinación”.

Y así el primero de la tercera generación en nacer el más poderoso y sabio encontró su final, pero su sacrificio abriría otro capítulo en la historia de su raza.
 Con su muerte se selló el fin de la “Era de los Tres Hermanos” y comenzó la tercera Era, Bautizada como “La Era de las seis hermanas”.




Año mil quinientos de la Era de las Seis Hermanas;

Cosmos y sus otras cinco hermanas habían pasado a formar un consejo que en poco tiempo fue llamado como “La Cábala”, éste consejo pasaría a liderar en conjunto todas las actividades de todos los Guardianes de la tercera generación y cualquier otra que le siguiera después. También se ocuparían de lo que en un tiempo fue labor de Star Finish, evaluar y juzgar la corrupción presente tanto en Alicornios como en los planetas.
 Sin embargo en lugar de sentenciarlos a la destrucción cómo hacia su hermano mayor, ellas usaban el poder de los Elementos así como los de su árbol para purificar dicha corrupción, purgando los pecados y dando nuevas oportunidades.

Todas ellas habían entregado su inmortalidad a cambio de los Elementos, pero aun conservaban una longevidad y vitalidad fuera de lo natural, por lo cual pasarían millones de años antes de que murieran de vejés.

 El planeta en el que el árbol de cristal fue plantado se convirtió en la gran sede de La Cábala.
 Como era de su ponerse, Cosmos ocupó su lugar como líder del consejo y por ende líder de todos los credos de Guardianes de la tercera generación.
 Su hermana menor Stella fue ubicada a su derecha como segunda al mando.
 Las otras cuatro urdirían como líderes de sus respectivos credos, así como representantes de estos ante Cosmos para debatir y tomar decisiones importantes sobre estos.



Por mil quinientos años el justo y sabio gobierno de las seis hermanas embarcó a la tercera generación en una era de paz y prosperidad sin precedentes.
 Pero no fue más que la calma antes de otra tormenta.

… De confines desconocidos del universo llego algo más… Alguien más.
 Un Alicornio cuya presencia se tragaba la luz y solo dejaba oscuridad a su paso. Su verdadera identidad rara vez era vista más allá de esas tinieblas por lo que recibió el nombre de “Queldar, El caído”.

Su presencia era tan espeluznante como la de los tres Titanes juntos y también era más poderoso que todos los Guardianes de la tercera generación.
 Esto sumado a un gran intelecto y crueldad lo volvió un oponente que podría poner en jaque a las entidades superiores.

Ante esta amenaza las Seis hermanas no dudaron en entrar en acción, abandonaron su sede y empuñaron nuevamente los Elementos para hacer frente a este nuevo enemigo, pero para asombro y horrores de las Alicornios sus reliquias fueron insuficientes… por primera vez en más de un milenio los Elementos y sus portadoras habían fallado.

La presencia de Queldar lentamente fue corrompiendo a otros Alicornios de una manera en la que jamás se había visto antes, pronto todos los que fueron corrompidos recibieron el nombre de “caídos” y comenzaron a causar estragos al dejarse llevar por sus deseos e instintos.
 Si bien ninguno de ellos obedecía directamente a Queldar, evitaban entrometerse en sus planes, sabían que era un ser al que no les convenía tener de enemigo.

Usando sus Elementos Cosmos y los suyos protegieron a los Alicornios restantes de la nueva corrupción de Queldar, pero sabían que no podían darle carta abierta. Las hermanas declararon estado de emergencia para todas las entidades superiores y así la corta era de paz llego a su fin, anunciando el inicio de una larga y cruenta guerra.

Esto marco el fin de la Hera de la Seis Hermanas, abriéndole paso la cuarta Hera que con gran pesar fue bautizada como “los Tiempos Oscuros”.



Año tresmil de los Tiempos Oscuros.

La tercera generación fue casi extinta, la mitad de las guerreras de la Armonía perecieron, sacrificándose en nombre de la victoria como antaño hubiera hecho su querido hermano Star Finish…
 Queldar había sido vencido, su Alma fue separada de su cuerpo y este a su vez fue hecho pedazos y diseminado por todo el universo, mientras que su alma fue desterrada a lo más profundo de los reinos infernales.

Una vez más la victoria fue cara y amarga, pero la consiguieron…

Sin embargo el universo que por tanto tiempo habían cuidado Cosmos y todos sus hermanos y hermanas había sufrido incontables heridas, ya no había más Guardianes de la tercera generación para reconstruirlo y la primera y segunda generación, incluso los Noha se negaron a prestar ayuda.

Cosmos entendió en ese momento lo que tenía que hacer, pero antes impartió sus últimas órdenes a sus dos hermanas sobrevivientes.
 Selasvati recibió la orden de volver al plano onírico y resguardar ahí los siete Elementos divinos, hasta que fueran necesarios otra vez.
 Stella se mantendría en guardia, vigilando en caso de que Queldar y los Titanes despertaran de nuevo o que cualquier otro nuevo mal surgiera.
 Ambas hermanas sin protestar acataron las ordenes de su hermana mayor, sus últimas ordenes…

Cosmos conjuro las llamas doradas de la Sabiduría de Salomón y consumiendo hasta lo último de su fuerza vital le hizo una solicitud al Árbol de cristal.
 – Crea un nuevo universo… por favor – dijo solemnemente mientras cerraba los ojos con gran resolución en su semblante.
 Y así lo hizo…

El universo fue reiniciado, Cosmos dejó de existir y se fusionó con éste, lo único del viejo universo que prevaleció fueron las prisiones de los Titanes y poco más.
 Éste nuevo universo estaría sujeto al menos por ahora a nuevas leyes físicas, seria autónomo y sustentable por sí mismo sin interferencia de los Guardianes al menos hasta que surgieran nuevos.

Por esto mismo una de las leyes no escritas era que: “los mortales que lograran acciones trascendentes, serian elevados al estatus de Entidades superiores”.



Y así paso el tiempo…



 – ¡No! ¡¿...?! – grito una joven Alicornio que se encontraba en su cama, estaba sudando frio e incluso respiraba agitada llevándose un casco al pecho.

La Equina estaba con la mitad superior del cuerpo levantada, sus alas estaban extendidas y sus orbes violetas estaban abiertos como nunca. Respiraba agitadamente mientras sentía su corazón latir dentro de ella tan fuerte como un martillo, las gotas de sudor frio resbalaban de su rostro y se perdían en los tejidos de las cobijas.

 – Twilight ¿Qué fue eso? ¿Qué pasó? – dijo presuroso una pequeña cría de Dragón la cual entró corriendo al cuarto de la Equina.

La Alicornio empezó a calmarse una vez dándose cuenta que seguía en su cuarto, en su castillo y con su asistente Dragón, todo eso la calmó de inmediato y respiro profundamente acomodándose de nuevo en la cama.

 – si Spike, estoy bien fue un sueño extraño otra vez – responde la Alicornio tratando de calmar a su escamoso compañero.

El bebé Dragón se aproximó a la cama de la poni mostrándose muy preocupado.
 – es la onceaba noche que te despiertas así Twilight. Estos sueños no parecen normales – dijo Spike mientras acomodaba las sabanas y las almohadas de la cama.

 – Tampoco sé que pasa Spike, todo lo médico ya fue descartado, lo Psicológico también, la única explicación para mis sueños debe ser mística. Creo que solo la Princesa Luna podría ayudarme entonces – argumenta Twilight llevándose un casco al mentón.

 - espero que pueda ayudarte Twilight, me preocupa lo poco que estás descansando estas últimas noches – dijo Spike mientras le da la espalda para retirarse.

 – Ahora estoy bien Spike, gracias a ti – dijo Twilight esbozando una sonrisa de cariño.

 – Descansa Twilight – le dijo Spike mientras se retira del cuarto.

 – igual tu Spike… - le respondió la Alicornio mientras se acomoda y trae un libro con su magia.

Durante la siguiente hora la Alicornio se dedicó a leer en lo que espera recuperar el sueño, pero por más que intentara concentrarse en los textos no podía, la sensación que estos sueños siempre le causaban era algo que se quedaba con ella, incluso después de despertar. Por lo que ella siguió leyendo y antes de darse cuenta el sol ya estaba saliendo trayendo un nuevo día al reino de Equestria.

Pero, poco sabía Twilight que esto apenas era el preludio de algo mucho más grande…




Fin del Principio…
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
page
1
page
2
page
3
page
4
page
5
page
6
page
7
page
8
page
9
page
10
page
11
page
12
page
13
page
14
page
15
page
16
page
17
page
18
page
19
page
20
page
21
page
22
page
23
page
24
page
25
page
26
page
27
page
28
page
29
page
30
page
31
page
32
page
33
page
34
page
35
page
36
page
37
page
38
page
39
page
40
page
41
page
42
page
43
page
44
page
45
page
46
page
47
page
48
page
49
page
50
page
51
page
52
page
53
page
54
page
55
page
56
page
57
page
58
page
59
page
60
page
61
page
62
page
63
page
64
page
65
page
66
page
67
page
68
page
69
page
70
page
71
page
72
page
73
page
74
page
75
page
76
page
77
page
78
page
79
page
80
page
81
page
82
page
83
page
84
page
85
page
86
page
87
page
88
page
89
page
90
page
91
page
92
page
93
page
94
page
95
page
96
page
97
page
98
page
99
page
100
page
101
page
102
page
103
page
104
page
105
page
106
page
107
page
108
page
109
page
110
page
111
page
112
page
113
page
114
page
115
page
116
page
117
page
118
page
119
page
120
page
121
page
122
page
123
page
124
page
125
page
126
page
127
page
128
page
129
page
130
page
131
page
132
page
133
page
134
page
135
page
136
page
137
page
138
page
139
page
140
page
141
page
142
page
143
page
144
page
145
page
146
page
147
page
148
page
149
page
150
page
151
page
152
page
153
page
154
page
155
page
156
page
157
page
158
page
159
page
160
page
161
page
162
page
163
page
164
page
165
page
166
page
167
page
168
page
169
page
170
page
171
page
172
page
173
page
174
page
175
page
176
page
177
page
178
page
179
page
180
page
181
page
182
page
183
page
184
page
185
page
186
page
187
page
188
page
189
page
190
page
191
page
192
page
193
page
194
page
195
page
196
page
197
page
198
page
199
page
200
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
next
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
previous
page
 
 
page
1
page
2
page
3
page
4
page
5
page
6
page
7
page
8
page
9
page
10
page
11
page
12
page
13
page
14
page
15
page
16
page
17
page
18
page
19
page
20
page
21
page
22
page
23
page
24
page
25
page
26
page
27
page
28
page
29
page
30
page
31
page
32
page
33
page
34
page
35
page
36
page
37
page
38
page
39
page
40
page
41
page
42
page
43
page
44
page
45
page
46
page
47
page
48
page
49
page
50
page
51
page
52
page
53
page
54
page
55
page
56
page
57
page
58
page
59
page
60
page
61
page
62
page
63
page
64
page
65
page
66
page
67
page
68
page
69
page
70
page
71
page
72
page
73
page
74
page
75
page
76
page
77
page
78
page
79
page
80
page
81
page
82
page
83
page
84
page
85
page
86
page
87
page
88
page
89
page
90
page
91
page
92
page
93
page
94
page
95
page
96
page
97
page
98
page
99
page
100
page
101
page
102
page
103
page
104
page
105
page
106
page
107
page
108
page
109
page
110
page
111
page
112
page
113
page
114
page
115
page
116
page
117
page
118
page
119
page
120
page
121
page
122
page
123
page
124
page
125
page
126
page
127
page
128
page
129
page
130
page
131
page
132
page
133
page
134
page
135
page
136
page
137
page
138
page
139
page
140
page
141
page
142
page
143
page
144
page
145
page
146
page
147
page
148
page
149
page
150
page
151
page
152
page
153
page
154
page
155
page
156
page
157
page
158
page
159
page
160
page
161
page
162
page
163
page
164
page
165
page
166
page
167
page
168
page
169
page
170
page
171
page
172
page
173
page
174
page
175
page
176
page
177
page
178
page
179
page
180
page
181
page
182
page
183
page
184
page
185
page
186
page
187
page
188
page
189
page
190
page
191
page
192
page
193
page
194
page
195
page
196
page
197
page
198
page
199
page
200
by Lobezno
Este es el Prologo de mi Fan fición principal de MLP llamado “Tiempos Oscuros”.
En si está Narrado como una epopeya mitológica, relatando el origen del universo donde posteriormente tomara lugar la trama, así como relata de manera resumida las vivencias de un linaje de guardianes divinos y sus distintas generaciones.
 Sin embargo, todo esto no es más que una fracción de la enorme mitología que desarrolle para el universo de esta historia.

Keywords
assigned dragon 81,893, pony 69,021, oc 26,829, incest 20,248, alicorn 6,457, mlpfim 6,136, god 1,867, war 1,296, goddess 1,243, de 222, lovecraftian 79, divinity 47, historia 26, origen 5, epopeya 1, mitologia 1, creación 1
Details
Type: Writing - Document
Published: 9 months, 1 week ago
Rating: General

MD5 Hash for Page 1... Show Find Identical Posts [?]
Stats
62 views
0 favorites
1 comment

BBCode Tags Show [?]
 
PitonAlpha85
9 months, 1 week ago
Sin duda un gran prologo.

Un ser todopoderoso creando a dos entidades opuestas y luego se queda observando como un espectador, ah, los seres de la creación.

Undine representa la creación y Necron la destrucción, dos caras de la misma moneda,

Undine tratando de crear algo, pero Necron echándolo todo a perder por su insaciable apetito para devorarlo todo, así no hay manera de trabajar.

Una canción especial para dormir a Necron y así permitir a Undine trabajar, por desgracia eso no impedía que del dios oscuro surgiera aberraciones, desde luego, nada sale como uno quiere. Siempre tiene que surgir algo que lo complica todo.

Los cuatro hijos de Undine parece que habían logrado crear un universo, por desgracia la naturaleza de las criaturas conscientes, o al menos las negativas tienden a salir. Supongo que nada es perfecto. Sin duda es cierto el dicho de que la perfección no existe, ya que cuando crees que lo has alcanzado, te das cuenta que puedes ir aun más lejos y por tanto el termino de perfección cambia radicalmente, por tanto la perfección absoluta no existe.

Que los cuatro hermanos decidiera tener descendencia para así obtener ayuda para controlar el universo me parece razonable, aunque me sonó un poco raro que lo hicieran entre hermanos, pero bueno. Cada uno a su manera lo harán, supongo.

Vaya, pobre Khronos. Entiendo que se portara mal y cometiera algunos errores, pero el hecho de convertirse de por vida en un alicornio anciano fue pasarse un poco.

Al final no tuvo que ser perfecto, los tres hijos de Necron parecen de cuidado y temibles. No me imagino enfrentarse a ellos y no morir en el intento.

Renunciar su inmortalidad para dar poder al árbol, un gran sacrificio, pero como bien se dijo, un precio pequeño con tal de salvar a toda la creación.

Me alegro que por fin derrotasen a los titanes, aunque para ello Star Finish se tuviera que sacrificar para ello, una verdadera lastima.

Y cuando parece que por fin iba a haber una paz duradera, aparece ese tal Queldar que es sin duda terrorífico, la de muertes que ha causado antes de su caída.

Sin duda un gran prólogo. Espero verlo pronto en fanfiction para que todos lo puedan leer.


New Comment:
Move reply box to top
Log in or create an account to comment.